Compartir
Publicidad

¿Debacle en 250cc? Tampoco tanto...

¿Debacle en 250cc? Tampoco tanto...
Guardar
4 Comentarios
Publicidad


A ver, que los españoles no hayan dominado en la categoría de 250cc no quiere decir que este sea un Gran Premio para olvidar. Más bien es un GP para aprender, sobre todo para aprender de lo mal que alguno ha hecho las cosas. El niño del Chupa-chup la ha cagado, pero bien, este fin de semana. Ya no sólo ha tenido que disculparse públicamente por las no declaraciones del GP de China, sino que en el de Francia intenta una de sus maniobras (mejor sería decir artistada) imposibles, de cuando era aún más imberbe que ahora, y se cae por los suelos. Reacción del aspirante al título: encerrarse en su cuarto.

Poco queda de ese invencible piloto que tanto decían que había madurado y que arrasó al principio de temporada. Para mi ha vuelto el Lorenzo de verdad, el bocazas (aunque ahora no dice ni pio), y el niñato que todos conocimos. Lo primero que debe tener un piloto es la humildad suficiente para saber cuándo hace el ridículo, y por si no lo sabe, tiene unas obligaciones contractuales que cumplir, y dejarse de tonterías como las que está protagonizando esta temporada. Que de estrella sí que se luce, pero cuando lo hace mal, bien que se esconde.

Lo demás, el caso de Barberá es una simple elección de neumáticos errónea, lo mismo le pasó a Pedrosa. Eso si, espero que este chaval tenga un pelín más de suerte, y consiga los resultados que sí que se merece. Y los demás que arreen y maduren un poquito. A Barberá le queda un poco lejos el título, pero por lo que parece a Lorenzo se le escapa aquello que parecía asequible hace un mes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos