Compartir
Publicidad

1.300.000 euros por ganar la Indy 500

1.300.000 euros por ganar la Indy 500
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Un poco más, en realidad, se ha llevado Sam Hornish Jr. por proclamarse vencedor de las 500 milas de Indianápolis de este fin de semana pasado. En concreto, 1.355.105 euros (1.744.855 dólares) se ha embolsado, un buen pellizco del premio total a repartir entre los participantes, que ascendía a 8.172.000 euros (más de 10.500.000 dólares).

Hornish venció en las 500 millas la primera vez que es capaz de terminar, y lo hizo batiendo por 0.0635 segundos al rookie (debutante) Marco Andretti, hijo de Michael y nieto de Mario. Tanto el abuelo como el padre obtuvieron los honores de ser rookie del año en 1965 (Mario, 3º en la general) y en 1984 (Michael, 5º empatado con Roberto Moreno). El joven Marco, de 19 años, va camino de lograr también ese honor, algo que sin duda, y en sus palabras, le añade presión extra en cada carrera. Y terminar segundo en sus primeras 500 millas de Indianápolis no está nada mal.

carrera lanzada

Es curioso, porque el tercer clasificado fue precisamente Michael Andretti, que lideró la prueba entre las vueltas 194 y 197, antes de ser adelantado por su hijo. Qué ironía, en Fórmula Uno nunca se ha visto a padre e hijo correr a la vez. Y porque el abuelo es ya demasiado mayor, que si no…

Los Andretti se embolsaron 540.000 euros por parte de Marco más 372.000 euros el padre. Menudas ganancias. Lo comento tanto porque el menor premio que se ha llevado un piloto pasa de 147.000 euros. Y no fue el último clasificado, el último se llevó más…

pitstop

Danica Patrick, cuarta el año pasado, quedó esta vez octava, y bueno, según ella, ni frio ni calor, las cosas no fueron del todo bien el fin de semana, pero tampoco del todo mal. Quizás algún error en la estrategia de repostajes impidió que Danica subiese posiciones. De hecho, entró en boxes con bandera verde (o sea, en plena carrera), y dos vueltas más tarde salió bandera amarilla por un incidente. La bandera amarilla significa Safety Car, reducción de la velocidad, y todos los equipos aprovechan para repostar y cambiar neumáticos. Ella ya lo había hecho, así que perdió astantes posiciones por ello.

La verdad, una carrera movida, con hasta siete líderes a lo largo de la prueba, de duración 200 vueltas. Algo que es raro ver en Europa, pero claro, allí corren en óvalos, con planteamientos de carrera diferentes, y como tanta gente anota, no es lo mismo. En eso estoy de acuerdo. Pero los premios… muy competentes.

con_el_trofeo

Vía | indycar.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos