Compartir
Publicidad

Las patronales del automóvil piden suprimir el Impuesto de Matriculación en España

Las patronales del automóvil piden suprimir el Impuesto de Matriculación en España
86 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los representantes del sector de la automoción en España han hecho hoy una piña. Su reivindicación esta vez es la de eliminar el impuesto de matriculación, que grava a los automóviles en función de las emisiones de dióxido de carbono por kilómetro en ciclo homologado, del 0% al 14,75% ó 16,75% en un par de CCAA.

Anteriormente el IM se calculaba a partir de la cilindrada del motor. El IM actual beneficia sobre todo a los turismos diesel, que muchos están exentos, y penaliza a los 4×4, deportivos y coches de gran consumo por lo general. Los coches del cliente medio tienen un gravamen más bien entre el 0% y el 9,75%.

Los peticionarios han sido FACONAUTO (patronal de concesionarios), ANFAC (patronal de fabricantes), ANIACAM (patronal de importadores) y GANVAM (patronal de vendedores). Todos han pedido con una voz común esta supresión como otro recurso para intentar animar las ventas de coches en nuestro país, muy maltrechas.

Hyundai i30

Sin duda menos impuestos significan más ventas, pero hay que aclarar que esta propuesta cojea un poco. Desde que el IM es como es, se han incentivado las ventas de coches más eficientes que no pagan este IM (casi todos son diesel) y todos ellos no han tributado por este hecho.

En un coche de 20.000 euros (PFF sin impuestos), si tenemos la “mala suerte” de que tributa al 9,75% del IM, pagamos de impuesto de matriculación 1.950 euros. Si tributa al 4,75% el ahorro es menor, 950 euros. Si nos vamos a la gama alta, el panorama cambia un poquito.

Por ejemplo, en un coche cuyo precio sin impuestos es de 120.000 euros y paga un 14,75% de IM, se le va a gravar al propietario la suma de 17.700 euros. Dicho en castellano, se van a incentivar así más las ventas de coches de lujo, que sorprendentemente, no están tan mal como las de coches de la clase media.

Porsche 911

A las reiteradas peticiones de que vuelva el Plan 2000E o similar el Gobierno ya ha dicho que no. Por lo tanto, el sector tira hacia otra solución más imaginativa, pero tengo la sensación de que no llegará tampoco a ningún lado. El pastel de la recaudación del IM es demasiado jugoso como para eliminarlo.

Según esta propuesta, el que quiera comprarse un coche híbrido, o un diesel de gama media (segmentos B, C, D) o un gasolina muy austero, no habrá diferencia alguna. Quienes más se beneficiarán son los aspirantes a tener coches de altos consumos, y esta gente no compra mucho en términos absolutos.

Lo que hace falta es incentivar las ventas de los coches sencillos, dado que el presupuesto disponible para comprar es menor al haber más restricciones crediticias y a la coyuntura económica. Esos son los que hacen volumen y esos son los que pueden ayudar a salvar los trastos. Aquí huele a desesperación.

Honda Insight

Una posibilidad bastante más realista sería reducir el IVA para aquellos vehículos que sean más eficientes, como una forma de compensar que por IM ya no se pueden beneficiar más. Ahí va un dato: en 2009 se recaudaron 24.000 millones de euros gracias al IM. Lo dicho, es un pastel muy jugoso.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio