Compartir
Publicidad
Publicidad

Previo Fórmula 1: Toro Rosso, el hermano menor tiene que seguir creciendo

Previo Fórmula 1: Toro Rosso, el hermano menor tiene que seguir creciendo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de una prometedora y a todas luces espectacular temporada 2008, con la irrupción de un talento como Sebastian Vettel, los años que le siguieron no fueron nada buenos. En 2009 acabaron a la cola y en 2010 fueron el cuarto peor equipo, poco consuelo teniendo en cuenta la otra liga en la que competían Hispania Racing F1 Team, Team Lotus y Virgin Racing.

El principal rol de Toro Rosso es el de servir como formación a futuribles de Red Bull. Bien es cierto que de todos los pilotos que han pasado por allí, sólo Vettel ha logrado dar el salto al hermano mayor. Es más, incluso dos de ellos han abandonado la Fórmula 1, caso de Scott Speed y Sébastien Bourdais. Datos que dan, cuanto menos, que pensar.

Previo Fórmula 1: Toro Rosso

La escudería italiana tomó el lugar de Minardi a finales de 2005. Creada por Red Bull Racing, su objetivo era ser una cantera de pilotos para ésta. Toro Rosso tiene que hacer de trampolín hacia Red Bull, aunque los resultados no parecen tan satisfactorios a la vista de los resultados. Hasta ahora sólo un piloto ha dado el paso de una a otra.

En el hecho anterior influye bastante que en estos momentos los dos asientos del hermano mayor se encuentran ocupados por pilotos más que contrastados, Sebastian Vettel y Mark Webber. Ambos están haciendo tapón a las jóvenes promesas de su hermano menor.

Ahora bien, tampoco voy a negar que dudo mucho que Jaime Alguersuari y Sébastien Buemi estén preparados para luchar por el mundial. No seré yo el que diga que carecen de talento; son pilotos con una prometedora carrera por delante, pero en estos momentos les falta, como poco, algo de rodaje y experiencia. Una formación que pueden adquirir a los mandos del monoplaza italiano, y, quién sabe, quizá en un futuro puedan relevar a los Vettel y Webber.

Previo Fórmula 1: Toro Rosso

También es cierto que una estrella como el vigente campeón mundial aparece cada cierto tiempo. No nos vayamos a creer que Toro Rosso debe ser una fábrica de campeones en serie, que los saque como churros cada año o cada dos años. Es algo imposible. En estos últimos años los mejores ejemplos son el propio Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, y antes de ellos Fernando Alonso. Y ya estamos hablando de tres súper-clase en prácticamente una década.

Es difícil aventurarse a realizar una predicción acerca del rendimiento de la escudería este año. No son un equipo puntero que continuamente va evolucionando su monoplaza, sino más bien una parada intermedia para que sus jóvenes pilotos vayan adquiriendo la más que necesaria experiencia en la Fórmula 1, para, quizás en el futuro, dar el salto a Red Bull. O si las cosas se tuercen, a otra escudería más competitiva.

Lo que sí es cierto es que tanto Alguersuari como Buemi deben andarse con ojo con Daniel Ricciardo. Si alguno de los pilotos titulares flojea más de la cuenta, los responsables de Toro Rosso no se lo pensarán dos veces y le darán la alternativa al australiano.

En Motorpasión F1 | Previo Fórmula 1 2011 Fotos | Xavier Puente – Fotospro para Motorpasión F1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos