Compartir
Publicidad

Pastor Maldonado: destellos en la noche de Singapur

Pastor Maldonado: destellos en la noche de Singapur
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Luego de una brillante clasificación, la cual le hizo acreedor de largar desde la primera fila, detrás de Lewis Hamilton, Pastor Maldonado volvía a exhibir destellos de gran piloto; y es que vistos los tiempos que era capaz de lograr el Williams en un circuito trabado (y en una carrera nocturna), los pronósticos tenían que ser optimistas. Todo dependía de mantenerse alejado de los incidentes y de no forzar los errores.

Apagados los semáforos, Pastor Maldonado se colocaba a la estela de Lewis Hamilton, sin embargo, en la segunda curva, era rebasado por Sebastian Vettel y unos metros después por Jenson Button. Las maniobras fueron limpias y el piloto venezolano evitó cualquier tipo de contacto que pudiera dejar secuelas negativas, sobre todo porque ha sido el que más sanciones ha tenido esta temporada y por ello la mira de los comisarios permanece sobre él.

En el inicio, se evidenció que el McLaren de Lewis Hamilton corría en otra liga, Maldonado se mantuvo en el grupo de punta pero sin opciones de comprometer el accionar del piloto inglés y tampoco el de Vettel, sin embargo había que esperar el comportamiento de los autos avanzada la competencia. En la vuelta 15, en una atrevida maniobra, Maldonado adelantó a Nico Hulkenberg, dejando que el polvo de carbono formara una nubarrón debido a la frenada tan extrema.

Todo parecía indicar que el piloto venezolano tenía chance de subir al podio, inclusive se distinguía que el reglaje del Williams era tan bueno que podía contener al Ferrari de Alonso, pero la gestión de las paradas y la selección de los neumáticos no resultaron las más adecuadas. Tanto Maldonado como Alonso entraron a pits en la vuelta 30, el venezolano cambió de neumáticos blandos a súper blandas y salió por detrás de Roman Grosjean, en tanto detrás de Maldonado, Alonso le acechaba pero con neumáticos blandos.

En teoría, la selección del compuesto le daría la ventaja a Pastor Maldonado, sin embargo, el venezolano no pudo, cuando era el momento, adelantar al Lotus de Grosjean que a su vez intentaba adelantar al Mercedes de Rosberg. Los cuatro pilotos estaban dando un buen espectáculo. Inclusive, desde la vuelta 32, Maldonado y Alonso peleaban su posición en cada tramo del circuito. Todo hacía presagiar esos memorables accionares a altas velocidades, pasándose y repasándose metro a metro, rueda a rueda. Todas las miradas estaban sobre ellos…pero…

Justamente en el clímax del episodio, en la vuelta 33, Narain Karthikeyan se estampó contra las defensas del circuito y se interrumpió la carrera, salió el Safety Car y se acabó la emoción. El venezolano y el español nos dejaron con las emociones en grado de frustración.

De nuevo la estrategia de Williams dejaba a propios y a extraños viéndose las caras, sólo cuatro vueltas Maldonado usó los neumáticos súper blandos, cuando fue nuevamente llamado a pits para cambiárselos por blandos, el piloto venezolano perdió innumerables posiciones y, en ese momento, todo chance de permanecer en los lugares de vanguardia.

El auto estaba a la altura, el piloto estaba cumpliendo, pero el resultado no fue el esperado. Para la vuelta 37 le comunican a Maldonado que su monoplaza padecía serios problemas hidraúlicos y que debía retirarse. El Williams tenía nivel para disputar el podio, tenía mucho y terminó en nada. Este abandono no fue su culpa, hoy no propició incidentes, hoy no fue imprudente, hoy no fue impaciente, pero igual no sumó puntos. Otra vez luces, otra vez sombras.

En Motorpasión F1 | Gran Premio Singapur Fórmula 1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio