Compartir
Publicidad

Max Verstappen y Carlos Sainz, ¡vaya pareja de pilotos!

Max Verstappen y Carlos Sainz, ¡vaya pareja de pilotos!
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya desde la pretemporada el dúo de pilotos de Toro Rosso prometía ser uno de los focos de atención de este 2015, pero a medida que pasan las carreras, y sobre todo por el importante factor añadido de tener un coche competitivo, la evolución de esta pareja de pilotos está siendo uno de los grandes alicientes carrera tras carrera.

Tienen muy poco que ver en pista. Mientras Max Verstappen es agresividad pura y ataque incesante, Carlos Sainz le pone a todas sus decisiones un punto de sensatez y trata de minimizar los riesgos. La noche y el día, vamos. ¿Quién es mejor de los dos? Esa es una pregunta que a día de hoy me temo que no tiene respuesta. Son tan diferentes, que hay que esperar a ver cómo evoluciona cada uno para no meter la pata con la respuesta.

La clave probablemente estará en ser capaz de evolucionar en la parte que cada uno de los dos tiene menos desarrollada. A veces la Fórmula 1 no solo consiste en maximizar virtudes. En una parrilla en la que hay un nivel de talento tan elevado, a menudo destaca sobre el resto no el que posee las mejores habilidades, sino el que es capaz de minimizar sus puntos débiles.

Sainz y Verstappen, carreras contrapuestas en Mónaco

¿Cuántos pilotos con un talento descomunal hemos visto fracasar en Fórmula 1? Demasiados. ¿Por qué? Básicamente porque siempre han tenido el contrapeso de sus defectos ahí, sin capacidad para disimularlos en toda su carrera.

De momento, el que mejor de los dos está compatibilizando sus pros y sus contras es Carlos Sainz, sin lugar a dudas. La carrera del pasado domingo en Mónaco así lo atestigua: de salir del pit lane a finalizar en 10ª posición. Una remontada de nota cuando parecía que puntuar iba a ser misión imposible. Cimentada a base de estrategia, ritmo y de cuidar los neumáticos cuando tocaba. Sin tomar riesgos y teniendo todo bajo control.

Max Verstappen Monaco Gp

El contrapunto a la carrera de Carlos Sainz lo puso Max Verstappen. Una carrera agresiva, incluso parando dos veces para montar superblandos en un último stint al ataque que le dieron más armas aún por si no tenía suficiente. Adelantamientos, inteligencia y velocidad. Y sí, lo de inteligencia va por cómo se quitaba a coches de encima poniéndose a la estela de Vettel, que los iba doblando.

Cuando llegó a Grosjean, en vez de conformarse hizo lo que todos esperamos de Verstappen: intentar adelantar a la más mínima oportunidad que tuviera. Esta vez no salió bien, pero de un chaval de 17 años que debuta en Mónaco me gusta ver esta actitud.

De momento, la general dice que la estrategia y pilotaje de Carlos Sainz es más efectiva que la de Max Verstappen, pues mientras el español tiene 9 puntos, Max sólo tiene 6. Pero la igualdad dentro de la diversidad de estilos es máxima, y creo que esta pareja aún tienen mucho más que aportarnos en lo queda de temporada.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio