Compartir
Publicidad
Publicidad

Los problemas del Red Bull RB10 podrían ser más graves de lo esperado

Los problemas del Red Bull RB10 podrían ser más graves de lo esperado
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La pretemporada de la Fórmula 1 ha comenzado y no lo ha hecho de la forma esperada para algunos. Tanto en 2010 como en 2011, Red Bull se perdía el primer test de pretemporada porque querían contar con más tiempo en fábrica para pulir el diseño de su monoplaza. Una decisión, que visto el dominio posterior, fue la adecuada. Pero esa decisión es muy distinta a tener el monoplaza listo y que te ocurra lo vivido por la escudería anglo-austriaca durante los primeros test de pretemporada de la semana pasada. ¿De las 21 vueltas que fueron capaces de dar en el circuito de Jerez, realmente cuantas sirvieron para algo? A priori, ninguna.

Pero ya no sólo es que el Energy F1, el nuevo motor V6 Turbo de Renault, tenga problemas. Quizás el problema más grave es que de nuevo, el diseño de Adrian Newey vuelve a buscar la excelencia a costa de sacrificar algún otro aspecto. En 2014, la refrigeración es el punto en el que más han tenido que trabajar los equipos y parece que en el Red Bull RB10 es el talón de Aquiles. Tanto es así que durante el último día de pruebas, en Red Bull recurrió a un "apaño" para tratar de mejorar la refrigeración del monoplaza.

Pero como bien sabemos, la Fórmula 1 y los apaños de última hora no se llevan demasiado bien y en Milton Keynes ahora mismo podrían estar en modo "tirarse de los pelos". Y la razón es sencilla ya que ante los problemas congénitos de su RB10, la solución pasaría por rediseñar la trasera del monoplaza. Una medida que a mes y medio del comienzo del mundial sería algo así como comenzar desde cero.

Vía | Marca

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos