Compartir
Publicidad
Publicidad

Los coches de competición más bellos de la historia: Tyrrell

Los coches de competición más bellos de la historia: Tyrrell
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tyrrell es uno de los equipos históricos de Fórmula 1. Fundado por el legendario Ken Tyrrell, "el leñador", el equipo fue parte esencial del éxito de Jackie Stewart en la categoría reina, y a lo largo de su historia resultó especialmente conocido por la cantidad de jóvenes talentos que tuvo en sus filas. Desde François Cevert hasta Mika Salo, pasando por Patrick Depailler, Didier Pironi, Stefan Bellof o Jean Alesi. A bordo de los Tyrrell empezaron a destacar.

Aunque el equipo sufrió una caída de rendimiento a mediados de los años 80 de la que ya no consiguió recuperarse, hasta su desaparición en 1998 siguió construyendo coches con la misma pasión de siempre, a la vez que trabajaba para cultivar talento. Esa fue la gran aportación de Tyrrell en sus tiempos modernos, demostrando que no es necesario ganar multitud de campeonatos para recibir el cariño de los aficionados del mundo del automovilismo. Irónicamente, solo en su primera temporada completa Tyrrell se llevó los títulos de pilotos y constructores.

Tyrrell 006 - Fórmula 1

Tyrrell 006 Mónaco 1973

El Tyrrell 006 tiene el honor de ser el primer modelo de la marca en tener más de una unidad. A diferencia del 006, los coches anteriores eran unidades únicas. Dada la calidad y el talento de sus pilotos, Ken Tyrrell decidió que podía construir un solo coche por cada modelo. Esto ayudaría a gastar menos y tener un ritmo de evolución algo mejor, aunque pudiera ser arriesgado en términos generales. El 006 es el primero en romper esta tendencia, con tres unidades fabricadas.

Precisamente por estos motivos, el 006 fue inicialmente construido para reemplazar un chasis destruido por François Cevert. El coche debutó en el Gran Premio de Canadá de 1972 y al año siguiente se construyó una segunda unidad para Jackie Stewart, que obtuvo cinco victorias y un segundo puesto con él tras un debut victorioso en Kyalami. El coche es conocido por ser, entre otras cosas, el que llevó al último título a Jackie Stewart, pero también por ser el coche que pilotaba Cevert cuando sufrió su accidente en Estados Unidos en el que perdió la vida.

Stewart volvió a salir a pista tras el accidente de su amigo y compañero, en un intento de entender lo que pudo pasarle al francés, y tras volver a boxes, se despidió de la Fórmula 1. La unidad de Stewart fue usada aún en 1974, durante unas pocas carreras, con una sexta y última victoria en Suecia, cortesía de Jody Scheckter. Tras el Gran Premio de Francia, el equipo pasó a utilizar el Tyrrell 007 y actualmente el propio Stewart es propietario del coche que él mismo pilotó en su día; un coche que le trae recuerdos felices pero también dolorosos.

Tyrrell P34 - Fórmula 1

Patrick Depailler Tyrrell P34 Jarama 1976

El Tyrrell P34 (de Project 34) es probablemente el coche más conocido de la historia de Tyrrell y sin duda uno de los más populares de la Fórmula 1 por lo radical de su diseño. Es el único coche de seis ruedas que llegó a participar en un gran premio de Fórmula 1, y además consiguió llegar a triunfar. Las cuatro ruedas delanteras, más pequeñas de lo normal, mejoraban el agarre. También daban una mayor superficie de contacto con el asfalto y mejoraban la frenada, al tener cada una de las ruedas su propio disco de freno. Aunque solo se utilizó durante poco menos de dos años, pasó a la fama inmediatamente.

El debut se produjo en el circuito del Jarama con motivo del Gran Premio de España de 1976 y aunque ninguno de los dos coches terminó la carrera, los resultados fueron buenos. Pronto empezaron a llegar los buenos resultados. Un doble podio en Mónaco precedió al momento glorioso del P34; un doblete en Suecia, con Jody Scheckter por delante de Patrick Depailler. Al final, Tyrrell terminó en tercera posición del campeonato de constructores. Pero mientras Depailler estaba encantado con el coche, Scheckter entendió el principal problema. Mientras los neumáticos convencionales iban mejorando, los pequeños neumáticos frontales del P34 sufrían de falta de desarrollo.

De cara a 1977, el P34 recibió un lavado de cara con nueva aerodinámica más pulida y un sistema de suspensión nuevo. Aunque debía ser más competitivo, el peso extra era un problema y la falta de desarrollo de neumáticos acabó por condenar el P34 al olvido. Patrick Depailler, que conocía el coche del año anterior, consiguió tres podios por uno solo de Ronnie Peterson, que ocupaba el lugar de Scheckter. Al terminarse el año, se abandonó el proyecto y terminó la andadura de los coches de seis ruedas en la Fórmula 1, ya que ni los intentos de March o Williams llegaron a competir en la categoría reina.

Tyrrell 012 - Varios

Stefan Belloff Tyrrell 012 Mónaco 1984

El Tyrrell 012 es uno de los coches de la historia de la marca que más carreras disputadas tiene en su haber, aunque por varios motivos. Este coche, diseñado por Maurice Philippe, debutó en Fórmula 1 en 1983. Como sucesor del 011 que ganó en Detroit con Michele Alboreto, se esperaban buenos resultados del 012, pero a pesar de obtener un punto pronto, en 1983 no se llegaría a más. Con el patrocinio de una conocida marca de ropa que más adelante tendría su propio equipo en Fórmula 1; Benetton, el equipo pudo desarrollar el coche para 1984.

Pero de cara a esa temporada, ya sin Alboreto pero con el debutante Martin Brundle en su lugar, el equipo había preparado algo más que simples mejoras aerodinámicas. Aunque ligero y ágil, el 012 con motor Ford Cosworth DFV, no era rival para los motores turbo que dominaban la Fórmula 1, y en Tyrrell tomaron otro camino algo más polémico. El coche fue declarado ilegal a mediados de temporada y se les excluyó del campeonato, además de retroactivamente excluirles también de las carreras que ya habían disputado, dando lugar a un cambio importante de puntos y posiciones como resultado.

Tyrrell se quedó sin el dinero correspondiente a los viajes, lo que les complicaría la temporada siguiente, además de no poder vetar unos cambios que favorecían a los equipos que usaban motores turbo. Afortunadamente para ellos, el 014 con motor Renault turbo estaba ya previsto, aunque el 012 fue utilizado en algunas carreras en 1985, con un cuarto puesto en Detroit como mejor resultado. Se trata además del último coche que usó el DFV original en un gran premio de Fórmula 1. Una anécdota curiosa es que el Tyrrell 012 fue utilizado en la Fórmula 3000 en 1985 por el equipo holandés Barron Racing. Roberto Moreno llegó a puntuar un par de veces con él.

Tyrrell 019 - Fórmula 1

Jean Alesi Tyrrell 019 Paul Ricard 1990

Cuando Harvey Postlethwaite llegó a Tyrrell, proveniente de Ferrari, Ken Tyrrell esperaba que fuera el inicio del resurgimiento de su equipo. Este tipo de cosas lleva su tiempo, pero lo cierto es que se llegó a conseguir, aunque fuera a medias. Con el Tyrrell 018, en 1989 se obtuvieron resultados correctos, culminando en un segundo puesto de Jean Alesi en Phoenix, primera carrera de 1990, en la que el joven francés llegó a luchar por la victoria con Ayrton Senna. En la tercera carrera de 1990, en San Marino, debutaría su sucesor, el 019, que cambiaría la Fórmula 1 para siempre.

Este coche tiene una importancia histórica tremenda, ya que se trata del primer coche de Fórmula 1 con frontal elevado. Poco a poco los equipos irían experimentando con frontales elevados y estos acabarían convirtiéndose en lo habitual en la categoría reina. El Tyrrell 019 superó en cierta forma lo que había hecho el 018. Pero solo en cierta forma. Tanto en 1989 como en 1990 se consiguieron los mismos puntos. Pero siete de los de 1990 se consiguieron con el 018. El nuevo coche era más rápido pero no era del todo fiable. Además, la fogosidad de un Jean Alesi que ganaba confianza a marchas forzadas hizo que se perdieran puntos en algunos casos.

De hecho, curiosamente, Alesi siempre ha asegurado que el Tyrrell 019 es el mejor coche que ha pilotado en su carrera en la Fórmula 1, en términos de competitividad con respecto a los rivales. Incluso por encima de los relativamente competitivos Ferrari de 1991, 1994 y 1995, con los que marcó varios puntos e incluso una victoria en este último año. El 019 fue un coche altamente competitivo que aprovechó los nuevos conceptos y los neumáticos Pirelli que tan bien iban en los circuitos urbanos. En 1991, con un motor Honda V10 en lugar del Cosworth V8, conseguiría un podio más. El coche era quizás más competitivo pero ni Stefano Modena ni Satoru Nakajima estaban a la altura de Jean Alesi en 1990.

Tyrrell 025 - Fórmula 1

Mika Salo Tyrrell 025 Mónaco 1997

El Tyrrell 025 tiene el honor de ser el último coche de la marca en conseguir puntos en el cameponato del mundo de Fórmula 1. Diseñado por Harvey Postlethwaite, que volvió al equipo en 1994 tras un breve periodo de tiempo en Sauber durante la época en la que estos se preparaban para desembarcar en la Fórmula 1, el coche resultó más competitivo que el 024 de 1996, pero por varios motivos los resultados fueron bastante peores. Ante todo, no contaron con la suerte que les acompañó en las primeras carreras de 1996, pero hubo razones técnicas de peso.

La primera y quizás más importante fue el cambio de motores Yamaha V10 en 1996 a los Cosworth V8 para 1997. El motor nipón era potente pero poco fiable, mientras que el Cosworth era la idea opuesta. Lo cierto es que esto no les ayudó tanto como parecía, y con los motores V10 dominando la Fórmula 1, Tyrrell se encontraba a menudo luchando solo con Minardi, el otro equipo que usaba motores V8. Condenados a estar detrás, los Tyrrell estaban más cerca de la cabeza pero más abajo en términos de posiciones. Un motor más potente habría podido ayudar, pero había que trabajar con lo que tenían. A pesar de contar con pilotos relativamente competitivos como Mika Salo y Jos Verstappen, solo el primero puntuó, en una sola carrera.

Se trata de los últimos puntos de Tyrrell, gracias a una estrategia bastante creativa en el Gran Premio de Mónaco. En Tyrrell cargaron el coche de gasolina al máximo y gracias a la lluvia el ritmo de carrera fue menor y se paró la carrera tras dos horas y "solo" 200km recorridos. Mika Salo no tuvo necesidad de parar a boxes y situó el Tyrrell-Ford en quinta posición. A decir verdad, el finlandés había hecho ya unos buenos entrenamientos en seco. Fue precisamente el 025 de 1997, el que estrenó los famosos apéndices aerodinámicos montados sobre los pontones laterales que le ganaron los sobrenombres de "Batmóvil" y "X-Wing". Desde luego, un look espectacular.

El equipo Tyrrell fue vendido a British American Racing, que a su vez acabó pasando a ser Honda. Cuando la marca japonesa se fue de la Fórmula 1, el equipo estuvo a punto de desaparecer, pero fue rescatado por Ross Brawn, que lo convirtió en Brawn GP y venció los títulos de pilotos y de constructores de 2009. El equipo estuvo a punto de llamarse Tyrrell, como homenaje a su historia. Habría podido ser un buen homenaje y despedida al equipo fundado por Ken Tyrrell, aunque al final no fue así. Pero en cierta forma, Mercedes es hoy en día el equipo heredero de Tyrrell y continuará con la misma pasión, participando en la Fórmula 1.

En Motorpasión F1 | Los coches de competición más bellos de la historia: Ferrari, McLaren, Lotus, Porsche, Lancia, Ford, Toyota, Nissan, Alfa Romeo, Williams, Extra I, Audi, Mitsubishi, Renault, Alpine, BMW, Ligier, Chevrolet, Jaguar, Mercedes-Benz, Mazda, Extra II, Lamborghini, Dodge / Chrysler, Aston Martin, Subaru, Seat, Citroën, Honda, Volkswagen, Opel, Peugeot, Extra III, BRM, Fiat, Abarth, Brabham, Maserati, Matra, Arrows, Volvo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos