Compartir
Publicidad

Los coches de competición más bellos de la historia: Spice

Los coches de competición más bellos de la historia: Spice
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Spice es una de esas marcas que se nutren de las carreras de resistencia a ambos lados del Atlántico. A pesar de provenir de la vieja Europa y en particular del Reino Unido, Spice fue una marca con participación importante tanto en Estados Unidos como en su continente de origen. Fundada por Gordon Spice junto con su hermano Derek, fue una de las principales animadoras de las carreras de resistencia en los años 80, llegando a dominar la categoría C2.

Se da el caso, además, que Spice es una marca que nos trae recuerdos de uno de nuestros pilotos más internacionales, el tristemente desaparecido Fermín Vélez, que es el segundo hombre en número de participaciones con un Spice en toda su historia. Fueron 53, las carreras que disputó a bordo de uno de estos coches, que le dieron el título de campeón del mundo de la categoría C2 en resistencia dos veces; 1987 y 1989. Spice, por lo tanto, es un constructor que tuvo sus días de gloria.

Spice SE86C - Sport-Prototipo

Spice SE86C

El Spice SE86C fue el primer coche con el que Spice se lanzaba a la "conquista" del campeonato de resistencia. Habría que empezar desde abajo, con la segunda categoría. Esta, llamada C2, tenía prototipos algo más pequeños que los grandes C1. El primer año del coche, tal y como su nombre indica, fue 1986, con pocos resultados interesantes. En ese momento aún estaba Gordon Spice al volante y lo mejor del año fue una quinta posición en los 360km de Jerez. Quizás esa relación con España presagiaba lo que estaba por venir.

La llegada de Fermín Vélez coincidió con un momento dulce del equipo y de la marca, que había evolucionado los SE86C e iban mucho mejor. Esto les ayudó a, entre otras cosas, a ganar en su categoría en las 24 horas de Le Mans en 1987, carrera que terminaron en una más que honorable sexta posición de la general. Las demás carreras no llegaron a tener grandes resultados en clasificaciones generales pero sí en su categoría. Al final, siete victorias les valieron el título de pilotos con Fermín Vélez y el de equipos; siempre en su categoría.

El SE86C siguió compitiendo a pesar de la presencia de su sucesor e incluso llegó a marcar algún resultado correcto en 1988, aunque no llegarían a ver otra vez la bandera de cuadros en Le Mans. Esto es, a pesar de estar presentes en la prueba francesa en 1988, 1989 e incluso 1990. De hecho, esta fue la última vez que uno de estos ya vetustos coches tomaría la salida en una carrera. Se trataba ya de un coche para equipos privados, y su vida ya se había terminado.

Spice SE88C - Sport-Prototipo

Spice SE88C

El Spice SE88C era claramente más rápido que su predecesor y lo cierto es dominó su temporada de debut, la de 1988, aún más que la anterior. Después de ganarlo todo en 1987, Fermín Vélez dejaba el equipo y se iba a probar suerte en la Fórmula 3000. Spice se quedaba sin uno de sus pilotos más fuertes, pero parecía no molestarles. Aunque hubo algunos resultados poco destacados en carreras importantes como las 24 horas de Le Mans, donde solamente terminó uno de sus coches, el campeonato era nuevamente suyo.

Solo en una de las once carreras del año, no hubo un Spice en primera posición de la clasificación reservada a los coches de la categoría C2. Era el tercer año consecutivo de títulos para Spice, que parecía estar lista ya para el último desafío. Mientras tanto, los SE88C seguirían compitiendo también en 1989 en manos de equipos privados. El Spice SE88C seguía usando, al igual que el SE86C, los motores Cosworth DFL V8 de 3300 centímetros cúbicos que tan bien funcionaban en los ligeros prototipos británicos.

Curiosamente, el Spice SE88C fue bastante longevo, como el SE86C, participando hasta cuatro años después de su creación. En 1990 estuvo solo compitiendo en Gran Bretaña y la aislada prueba de las 24 horas de Le Mans, mientras que se pasó 1991 encerrado antes de volver a pista para realizar su despedida en 1992, esta vez en el campeonato Interserie, donde llegó a obtener un mejor resultado de dos quintos puestos en Brands Hatch y en Most (República Checa).

Spice SE89C - Sport-Prototipo

Spice SE89C

De cara a 1989, Spice recuperaba a Fermín Vélez, cuya aventura en la Fórmula 3000 no había sido muy fructífera a causa de haber contado con un coche poco competitivo en una época donde hasta los mejores podían hundirse en una categoría extremadamente igualada. El Spice SE89C debutó sin éxito en los 480km de Suzuka, con abandonos de todas excepto una de las nuevas unidades. La victoria en su clase era para Fermín Vélez junto con Nick Adams con el antiguo SE88C.

Esta pareja de pilotos, compitiendo ahora para Chamberlain Engineering, repetirían victorias ya con el SE89C en las tres siguientes pruebas del campeonato en Dijon, Jarama y Brands Hatch. Fue esta primera mitad de temporada la que salvó el año, con cuatro victorias sobre ocho pruebas en total, ya que Spice no logró volver a ganar ninguna carrera. Pero por cuarta vez consecutiva, un equipo Spice y un piloto Spice se llevaban el título y nuestro Fermín Vélez ya era bicampeón del mundo.

El coche siguió compitiendo en el mismo campeonato durante los siguientes años aunque con resultados en declive hasta su última temporada más o menos completa en 1993, donde aún cruzó la línea de meta en vigésima posición en Le Mans. Al cabo de tres años, en 1996 aún habría un SE89C muy modificado inscrito en las 24 horas de Daytona pero finalmente el plan se vino abajo y el coche no llegó a presentarse en el circuito. Su vida de éxitos llegaba a su fin de una forma increiblemente parecida a sus también gloriosos predecesores.

Spice AK93 - IMSA

Spice AK93

A medida que el campeonato del mundo de resistencia se venía abajo, también lo hacía Spice, puesto que su programa dependía casi exclusivamente de este campeonato. Aunque sus coches compitieran a menudo adaptados en Estados Unidos, la mayoría de sus pedidos y por lo tanto de sus ganancias venían de Europa. Ello era lo que financiaba la existencia de un equipo al que se le complicaba la vida. A pesar de todo, Gordon Spice mandó seguir con lo que tocaba; competir.

El AK93 debutó en 1993 en el IMSA norteamericano, donde se batía el cobre con los mejores coches de resistencia de Estados Unidos y Canadá. Los resultados no fueron espectaculares en general, aunque tampoco estaban del todo mal. Alrededor del top ten a principios de año, solo quedaban fuera de él cuando había algún problema técnico. Con una mejora visible a medida que avanzaba el año, tras encadenar tres sextas posiciones seguidas y una quinta plaza, lo mejor de la temporada fue el cuarto puesto de la última carrera, las 2 horas de Phoenix.

El coche había tenido una historia corta y complicada y no había dinero para seguir con fuerza en 1994. A pesar de todo, el equipo Brix Racing, que era quien lo había utilizado en 1993, adaptaró el AK93 a las nuevas normativas y seguiría en pista durante algunas carreras antes de vender la unidad a Power Macintosh Racing, que lo utilizaría una última temporada en 1995. Spice como tal ya no fabricaba más coches, con el último siendo el WSC94 completado a finales de 1993 de cara a 1994.

Spice WSC94 - IMSA

Spice WSC94

Este último Spice, el WSC94, fue utilizado por Scandia Racing, equipo en el que encontramos de nuevo a un viejo conocido de la marca, Fermín Vélez. Las primeras pruebas en Daytona fueron muy halagüeñas, con el segundo mejor tiempo. Desafortunadamente la carrera fue otra historia y a pesar de marcar la vuelta rápida de la carrera, los problemas técnicos dejaron al equipo en una decepcionante 46ª posición final, oficialmente. No era un buen comienzo.

Siguió un resultado algo mejor en las 12 horas de Sebring, y es que un cuarto puesto no estaba nada mal para un equipo con un coche que recibiría muy pocas evoluciones. A pesar de ello, los chicos de Scandia supieron mantenerse en la cresta de la ola y ser sextos en Road Atlanta, antes de tener que ceder ante el implacable avance de los otros equipos durante la temporada. Solo hubo tres carreras más para el WSC94, dos de ellas con Vélez al volante y con asociaciones con otras escuadras.

Los resultados ya no estaban a la altura dado que los equipos rivales habían podido seguir mejorando sus máquinas, al contrario que este Spice combativo que nadaba contra corriente. La última carrera de este modelo fue en las 2 horas de Phoenix, donde aunque la décimoctava posición final no era positiva, por lo menos pudo llegar a cruzar la línea de meta. Varios modelos de Spice siguieron siendo remozados y alterados hasta el punto que en 1999 aún competía alguno por Estados Unidos. Pero el sueño se terminaba.

Al final, el destino de Spice fue parecido al de tantos otros pequeños equipos que viven un momento dorado. Una vez la capacidad técnica se desvanece y dejan de ganar carreras, los patrocinadores van desapareciendo hasta el punto en que la situación económica es insostenible. Spice preparó un proyecto para reflotar el equipo que le habría visto estar en la Fórmula 1 con una base en ¡Australia! El plan no llegó nunca a buen puerto y Spice desapareció de las parrillas de salida.

En Motorpasión F1 | Los coches de competición más bellos de la historia: Ferrari, McLaren, Lotus, Porsche, Lancia, Ford, Toyota, Nissan, Alfa Romeo, Williams, Extra I, Audi, Mitsubishi, Renault, Alpine, BMW, Ligier, Chevrolet, Jaguar, Mercedes-Benz, Mazda, Extra II, Lamborghini, Dodge / Chrysler, Aston Martin, Subaru, Seat, Citroën, Honda, Volkswagen, Opel, Peugeot, Extra III, BRM, Fiat, Abarth, Brabham, Maserati, Matra, Arrows, Volvo, Tyrrell, Bentley, Extra IV, Wolf, Sauber, Dome, March

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos