Los coches de competición más bellos de la historia: Extra VI

Los coches de competición más bellos de la historia: Extra VI
Sin comentarios

Después del sexto grupo de diez marcas que hemos comentado hasta la semana y con vuestras sugerencias, presentamos el sexto "pack" de coches extra que no tuvieron presencia en su momento pero que merecían tenerla. Por ello, estos coches tienen hoy su momento de gloria para que los repasemos y disfrutemos tanto de sus historias como de sus formas y decoraciones que también les hicieron pasar a tener su importancia histórica.

Puesto que la votación acepta coches de distintas marcas, no es tematizada como lo son estos artículos habitualmente y respetando nuestro formato "Extra", mezclamos coches de distintas marcas. Todos ellos tienen algo que les hace especiales, que les hace destacar de otros coches tanto de sus mismas marcas como de otras de la competencia. La elección ha sido realizada por los lectores y esta vez parece centrarse bastante en tres marcas de renombre.

Lola T298 - Varios

Lola T298

El Lola T298 fue el coche diseñado por la marca de Eric Broadley a finales de los años 70 para competir en competiciones reservadas a coches con motores de 2000 centímetros cúbicos. Por ello, el T298 aceptaba motores de cuatro cilindros y esta cilindrada de dos litros. Entre los propulsores que montaron los T298 a lo largo de su historia encontramos a marcas conocidas como Cosworth o BMW.

Por su carácter de coche ligero pero con potencia más que aceptable, el Lola T298 acabó siendo particularmente popular en subidas de montaña a lo largo de todo el continente europeo. En España, con su tradición de este tipo de competiciones, era común verles compitiendo (¡y ganando!) a menudo. Aún así, sobre todo en sus primeros años, el T298 también compitió en circuitos.

De hecho, llegó a disputar las 24 horas de Le Mans entres ocasiones, desde 1979 hasta 1981. Aunque el coche nunca tuvo opciones reales de terminar muy arriba en la clasificación general (el mejor resultado fue un décimoséptimo en 1980), sí consiguieron imponerse en la categoría reservada a coches de 2000 centímetros cúbicos en su último intento. Era la culminación de un proyecto que vio a varios equipos franceses tomar parte en la carrera con estos coches.

Benetton B188 - Fórmula 1

Benetton B188

El Benetton B188 tomaba mucho de su predecesor, con el que la marca italiana había competido en el mundial de Fórmula 1 de 1987. Para la temporada 1988, Ford decidió parar el desarrollo de su motor turbo para centrarse en el motor aspirado que sería obligatorio en 1989. Puesto que Benetton estaba cómoda con la marca americana como proveedora de motores, tuvo que "aceptar" esta decisión y evolucionar el B187 para que fuera, esencialmente, un coche compatible a nivel de refrigeración con un motor atmosférico.

Por lo menos, en Benetton podían consolarse sabiendo que eran el equipo de fábrica de Ford y por lo tanto los únicos en contar con el nuevo propulsor de la marca, mientras los demás equipos se conformaban con una mera evolución del de 1987. Rory Byrne, diseñador del monoplaza, ideó una solución parecida a la del coche del año anterior para refrigerar el motor. Las tomas de aire laterales aumentaban de tamaño y la aerodinámica de 1987 se mantenía en términos generales.

El B188 resultó ser un coche áltamente competitivo y el mejor de los monoplazas con motor atmosférico. Siete podios en total fueron una recompensa más que justa en una temporada donde nadie pudo con McLaren y donde la segunda posición de Ferrari era casi indiscutible. Para Benetton, los siete terceros puestos (cinco de Thierry Boutsen y dos de Alessandro Nannini) fueron el billete hacia la cuarta posición en el campeonato de constructores. El B188 aún se usó durante parte de la temporada 1989 con un podio más como mejor resultado.

Benetton B193 - Fórmula 1

Benetton B193

Tras una temporada en la que el B192 había sido competitivo en 1992, Benetton decidió seguir la máxima de "si funciona, ¿para qué cambiarlo?" para diseñar el B193. El coche era poco más que una adaptación del B192 a la nueva normativa técnica para 1993. Aunque eso sí, con las mejoras tecnológicas de la época, incluyendo un control de tracción y suspensión activa. Michael Schumacher fue el encargado de dar los mejores resultados al equipo y al coche, con un Riccardo Patrese que estaba en su última temporada como compañero de equipo y falto de velocidad.

A pesar de todo y a juzgar por los resultados de un Schumacher que estuvo en el podio en todas las carreras que terminó en 1993 (una victoria, cinco segundos puestos y tres terceros), el B193 era un paso adelante clarísimo. Al equipo se le escapó el subcampeonato de constructores a causa del pobre rendimiento de Patrese. Pero Benetton era ya una fuerza reconocible y Williams y McLaren eran conscientes de ello. A fin de cuentas, el equipo había firmado su quinto año consecutivo con por lo menos una victoria.

Como anécdota, Benetton probó una versión "C" del coche en Estoril y más adelante en los entrenamientos libres del viernes del Gran Premio de Japón que tenía una mejora tecnológica muy curiosa. Se trataba de un sistema de dirección en las cuatro ruedas que hacía que las ruedas del eje trasero giraran también, supuestamente haciendo el coche más estable. Aún así, Schumacher aseguró que no sentía demasiadas diferencias en velocidad y que el coche era más lento en curvas de baja velocidad. A Patrese no le gustó el sistema por las extrañas sensaciones que le producía al girar y el sistema fue deshechado.

Reynbard 98i - CART

Reynard 98i

El Reynard 98i fue el coche fabricado por la marca para competir en la CART en la temporada de 1998. Esta máquina fue utilizada por varios de los equipos que tradicionalmente utilizaban Reynard en el campeonato como lo son Chip Ganassi Racing, PacWest Racing o Forsythe Racing. Aunque en realidad, la gran mayoría de pilotos del campeonato usaron el coche ya que era el más popular con un precio asequible y un gran rendimiento.

De hecho, tanto era así que Reynard se impuso en dieciocho de las diecinueve carreras de la temporada, coronando a Alex Zanardi como campeón de la CART por segundo año consecutivo. Reynard copó así las seis primeras posiciones del campeonato, con nueve de entre los diez primeros clasificados pilotando un 98i. Era un dominio aclaparador sobre los otros fabricantes; Penske, Swift y Eagle, que habían decepcionado. El Reynard 98i fue un coche versátil que equipó cuatro motores distintos entre los distintos equipos del campeonato.

De entre estos cuatro, tres consiguieron ganar carreras y situar a sus pilotos en la parte alta del campeonato. Se trata de Honda (campeón con Zanardi), Ford (cuarto con Adrián Fernández) y Mercedes (quinto con Greg Moore). El cuarto fabricante era Toyota, cuyos esfuerzos se centraban en apoyar al equipo All American Racing pero que contaban con un cliente privado. Para 1999, Reynard reemplazó los 98i con el nuevo modelo aunque aún se vio al 98i en alguna carrera en manos privadas.

Lola B12/80 - Sport-Prototipo

Lola B12/80

El Lola B12/80 es la evolución natural de la serie de Lola y sus prototipos de LMP2 en años recientes. Empezando en 2008 con los B08/80, cada año recibieron algunos cambios hasta convertirs en su última evolución, estrenada en 2012. Estos coches participaron en varios campeonatos de resistencia a lo largo y a lo ancho del mundo. Desde el WEC hasta la Asian Le Mans Series, pasando por la European Le Mans Series y la American Le Mans Series.

Está claro que, viniendo de una fábrica de renombre como Lola, sus coches serían lo suficientemente populares, asequibles y competitivos. Como versión de LMP2 del coche utilizado en la categoría de LMP1, el coche es un prototipo cubierto con la capacidad de montar una gran variedad de propulsores. Los coches fueron bastante populares durante la temporada 2012 antes de sufrir los problemas derivados de la bancarrota de Lola, lo que creó una gran incerteza sobre la posibilidad de recibir recambios.

Esto obligó a todos los equipos a retirar los B12/80, que quedaron en el olvido hasta que los nuevos propietarios de los coches de Lola (así como de sus planos) fabricados en estos últimos años llegaron a un acuerdo con Mazda. Junto con el equipo Speedsource, se firmó un contrato que hizo que esta escuadra alineara dos unidades del Lola B12/80 con los nuevos motores SkyActiv-D de Mazda en el United Sports Car Championship norteamericano este 2014, aunque hasta el momento los resultados han sido flojos.

Con el fin de las vacaciones de verano a la vuelta de la esquina y con un grupo de diez marcas más (junto con los "invitados" extra), llega el momento de tomarnos un nuevo descanso. Para el futuro quedan aún más marcas cuyos coches pueden ser revisados junto con su historia. Y aunque la mayoría de marcas que vemos en la calle ya han sido repasadas, quedan muchas otras que centraron su actividad en la competición. Cuando llegue el momento adecuado, los coches de competición más bellos de la historia del automovilismo volverán a tomar protagonismo.

En Motorpasión F1 | Los coches de competición más bellos de la historia: Ferrari, McLaren, Lotus, Porsche, Lancia, Ford, Toyota, Nissan, Alfa Romeo, Williams, Extra I, Audi, Mitsubishi, Renault, Alpine, BMW, Ligier, Chevrolet, Jaguar, Mercedes-Benz, Mazda, Extra II, Lamborghini, Dodge / Chrysler, Aston Martin, Subaru, Seat, Citroën, Honda, Volkswagen, Opel, Peugeot, Extra III, BRM, Fiat, Abarth, Brabham, Maserati, Matra, Arrows, Volvo, Tyrrell, Bentley, Extra IV, Wolf, Sauber, Dome, March, Spice, Bugatti, Minardi, Jordan, All American Racers / Eagle, Dallara, Extra V, Cooper, Benetton, Reynard, Spyker, Shadow, Courage, Osella, Ralt, Lola, Red Bull / Toro Rosso

Temas
Comentarios cerrados
Inicio