Compartir
Publicidad
Publicidad

Lewis Hamilton, un pecado de juventud

Lewis Hamilton, un pecado de juventud
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Lewis Hamilton no será el primer piloto en convertirse en Campeón del Mundo en su primera temporada en la Fórmula Uno. El británico lo ha tenido en la mano, pero su exceso de ambición, su inexperiencia y quizás su soberbia se lo han impedido.

A Hamilton le bastaba con ser conservador en las dos últimas carreras de la temporada para alzarse con el título y convertirse en el Campeón del Mundo más joven de la historia, pero dos errores, dos graves errores, uno en Shanghai y otro en Interlagos, le han dejado compuesto y sin novia mientras Raikkonen celebraba su primer título mundial.

Hoy en Interlagos, una vez más, Hamilton ha demostrado que a su enorme talento tiene que sumarle aún una buena dosis de experiencia para poder optar a convertirse en el mejor piloto de la Fórmula Uno. Hoy le bastaba con dejar pasar a Alonso y seguirle para ser Campeón. Pero no, tenía que ganar también esa pequeña batallita y eso le ha hecho perder la guerra.

A buen seguro que lo que le ha sucedido en las dos últimas carreras le servirá de mucho en el futuro, ya que talento, capacidad y cualidades le sobran. Eso sí, tendría que plantearse decirle a 'papá Hamilton' que se quede los domingos en casa y a su segundo 'papá Dennis', que no le proteja tanto, ya que este año de nada le ha servido.

Bueno sí, para desaprovechar la oportunidad de aprender de un dos veces Campeón del Mundo, que después de lo sucedido este año, a buen seguro que la próxima temporada le seguirá dando lecciones, pero ya no en su mismo equipo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos