Compartir
Publicidad

La semana después del rallye. Naufragio doméstico.

La semana después del rallye. Naufragio doméstico.
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un podio en dos años. Si no fuera por el excepcional palmarés cosechado a lo largo de dos temporadas por Volkswagen en el Mundial de Rallyes, su trayectoria en el Rallye de Alemania, el de casa, merecería un estudio en profundidad, sobre todo por las similitudes entre lo protagonizado por Sébastien Ogier y Jari-Matti Latvala hace doce meses y este pasado fin de semana.

El primer accidente de Ogier puede llegar a ser comprensible pues los dos compañeros de equipo luchaban por el triunfo y, en cierto modo, por el Mundial pese a la gran ventaja del galo en la general del campeonato; el segundo accidente de Ogier, a una velocidad desproporcionada sin jugarse nada y el de Jari-Matti Latvala en la última etapa con un minuto de ventaja tienen menos justificación. Pero si el propio finlandés dice que no volverá a ocurrir, poco más podemos decir. 44 puntos de diferencia que bien podían haberse quedado en 16, suficiente castigo es ese.

Por cierto, de rebote, el gris Andreas Mikkelsen mantiene opciones matemáticas de título pese a no haber logrado ganar aún un rally al volante del mejor coche del Mundial. Al menos este año ha sabido minimizar los errores y en Alemania acabó tercero: tercer podio del año, a lo que hay que sumar cuatro cuartos puestos en lo que llevamos de temporada. ¿Será suficiente para que Volkswagen no decida mover banquillo?

hyundaisemanaalemania14.jpg
Lógicamente en este repaso del Rallye de Alemania debemos hablar de Hyundai, su doblete, el primer triunfo de Neuville y el segundo puesto de Sordo en su regreso al Mundial. Para empezar, que nadie se engañe: los coreanos siguen muy lejos de Volkswagen y el retraso en el estreno del i20 WRC en 2015 probablemente no ayude a recortar la diferencia con los actuales capos del Mundial de Rallyes.

La prueba de que el triunfo les ha pillado por sorpresa la encontramos en lo precipitado de la celebración: Volkswagen le tuvo que ceder el confeti que tenían reservado para celebrar el título de Constructores y los anuncios en prensa celebrando la victoria han brillado por su ausencia. Pero la victoria, para más inri en Alemania con lo que ello supone para un fabricante asiático buscando equiparar su imagen a lo mejor de Europa, servirá de zanahoria para que sigan invirtiendo en el proyecto. ¿Y si MINI hubiera logrado una victoria así de rebote...?

A nivel de pilotos, diría que Thierry Neuville ha dado un paso adelante en Alemania. No ya por la victoria, sino por cómo progresó desde el accidente y una jornada de viernes en la que pareció tan cómodo con el i20 WRC como en Finlandia (...) hasta el domingo, donde incluso se permitió el lujo de marcar un segundo scratch en la Power Stage pese a lo que se jugaba.

Dani Sordo este fin de semana se ganó a pulso el puesto para 2015. Aunque aún creo que Hänninen merecería algo más de margen, la presencia de Chris Atkinson puede tener los días contados con la presencia de otro oceánico como Hayden Paddon y Bryan Bouffier no dio buenas sensaciones en Alemania. Vale, pilotaba el tercer coche de Hyundai, no a la última, pero los dos accidentes no contribuyen a su causa.

En todo caso, los asientos calientes de cara a 2015 estarán indudablemente en Citroën y M-Sport. Kris Meeke parece estar agradando a Yves Matton pese al accidente de la última etapa, donde se le vieron las vergüenzas al colocarse en cabeza de la prueba. Pero claro, cuando no te estás jugando ya nada ni en el Mundial de Pilotos ni en el de Marcas, siempre será mejor dejarte ver por arriba que desaparecer en combate como Mads Ostberg: cuesta creerse que el noruego siga siendo el primer no-Volkswagen de la general.

Otro tanto ocurre con Mikko Hirvonen, quinto clasificado en el Mundial y más cerca de su casa que de un asiento para 2015, en especial después de que Elfyn Evans por fin espabilara este fin de semana y le batiera. Sería muy extraño que Malcolm Wilson no considerara repetir la jugada de Evans y montara a alguien de WRC-2 en el segundo coche oficial, en especial tras el triunfo de Pontus Tidemand en la categoría este fin de semana. Supongo que habrá que descartar un ascenso de Robert Kubica pese a que en Alemania dejó un sabor de boca mejor que en otros rallyes.

Por cierto, en WRC-2 el campeonato sigue estando muy interesante. La epidemia de pinchazos entre los favoritos permitió a Lorenzo Bertelli mantener el liderato de la categoría, quedándose a tres puntos de él Ott Tänak, quien ya cuenta con seis resultados. Habrá que vigilar de cerca a Nasser Al-Attiyah y Pontus Tidemand, quienes con sólo cuatro y dos resultados respectivamente pueden alcanzar al italiano a poco que las citas restantes se les den bien.

Menos emocionante apuntan a ser WRC-3 y JWRC. Con otra victoria en Alemania y el abandono de Martin Koci Stéphane Lefèbvre se escapa y podrá ser campeón de ambas categorías en casa, en el Rallye de Francia-Alsacia. También tiene todo muy de cara en el Trofeo Fiesta D-MACK Sander Pärn, quien llegará al Catalunya con 29 puntos de ventaja sobre Tom Cave, así que a poco que puntúe debería ser capaz de asegurarse el título.

Sobre los españoles en Alemania hay que destacar la actuación de Yeray Lemes, empañada por una avería en su Fiesta R2 más achacable a un fallo de mantenimiento que a un error de pilotaje pero que le obligará a buscarse otro programa de cara al futuro, esfumada la posibilidad de correr WRC-2 el año que viene gracias al premio en juego. Xevi Pons dio muchas mejores sensaciones con el Fiesta R5 de ACSM que en Ypres y tendrá mucho que decir en esa categoría en 2015 mientras que Nil Solans quizá deba empezar a demostrar su velocidad en el rallye de casa dentro de la monomarca de M-Sport

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos