Compartir
Publicidad
Publicidad

La semana después del rally. México se convirtió en un desguace

La semana después del rally. México se convirtió en un desguace
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si a una prueba que tiene una lista de inscritos de tan solo 25 coches le sumamos un recorrido completamente demoledor para unos coches que solo tienen unos meses de vida, obtenemos un numero de problemas como los que pudimos ver en México. También podemos destacar el bajo rendimiento de la escuadra de Ford frente a los tres Citroën.

De nuevo la altura, esta vez en menor medida, ha pasado factura a los motores de la marca del ovalo y sobre todo, tener que abrir pista durante el primer día, en el caso de Mikko Hirvonen, hicieron el resto. Tanto Loeb, como Ogier volaron durante los dos primeros días y marcaron la diferencia.

Sin embargo, las ganas de vencer hicieron que Ogier cometiera un error en el primer tramo del domingo. De nuevo vemos a la joven estrella gala fallando en el momento que debía echar el resto. Está claro que con él, Olivier Quesnel no tiene los puntos que le aseguraba Dani Sordo.

“Y sigo siendo el rey”. Eso es lo que debía estar tarareando Sébastien Loeb cuando llegó al final de la Power Stage tras haber acallado los rumores de que los nuevos 1.600cc Turbo no se amoldaban a su estilo de pilotaje. Sin embargo seguro que lo que mejor le supo fue superar a Sébastien Ogier en el primer duelo directo que tenían ambos pilotos.

En cuanto a lo de Olivier Quesnel poco más podemos comentar de lo que ya he dicho en anteriores artículos. El director del equipo francés tiene unas formas de dirigir sus equipos un tanto peculiares y pretender que todo el mundo las entienda es complicado. Sobre todo si lo único que se te ocurre es querer hacer parar a Loeb, siete veces Campeón del Mundo de Rallyes, cuando se encontraba en su mejor momento.

El regreso de Evgeny Novikov fue menos espectacular de lo que esperábamos. El ruso ha vuelto mucho más sosegado que como termino hace dos años la temporada. Los buenos tiempos marcados durante el primer día, al menos respetables, se terminaron estropeando debido a los problemas mecánicos, fuga de aceite, y los pinchazos.

Por su parte también deberíamos destacar de nuevo el buen comienzo de Petter Solberg. Al noruego solo le hace falta un poco más de suerte y poder llegar al domingo con opciones de victoria. Además de su rendimiento, también ha vuelto a demostrar el porqué de su sobrenombre, Hollywood, durante la segunda etapa. Ese trompo, en pleno vuelo da claras muestras de lo difícil que se hace llevar al límite estos coches.

El que tampoco tuvo su rally deseado fue Ken Block. El americano corría el Rally que más cerca le quedaba de su pais y desde la especial nocturna ya empezó a tener problemas. Es más, no llegó ni tan siquiera a disputarla por unos problemas eléctricos que se manifestaron ya en la ceremonia de salida.

Aunque sin duda el que más disgustado puede estar es Federico Villagra. El argentino, disputaba la que es su “otra” prueba de casa y en el primer tramo sobre tierra, el del viernes por la mañana, arrancaba una rueda de su nuevo Ford Fiesta RS WRC. Del “Coyote” depende que esta sea una temporada más o menos buena o que simplemente pase desapercibido como ha hecho estos años...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos