La semana después del rally. La última oportunidad

La semana después del rally. La última oportunidad
Sin comentarios

Cuando todo parecía dispuesto para que Sébastien Ogier y Julien Ingrassia celebrasen el título en Francia, en casa del gran ausente, Sébastien Loeb, todo se desmoronó en la primera etapa y brindó una gran oportunidad a sus compañeros Jari-Matti Latvala y Miikka Anttila, puede que la última de ser campeones. El favoritismo sigue del bando francés de Volkswagen, pero nunca lo habían tenido tan a huevo los finlandeses.

Cierto es que la oportunidad se la han ganado a pulso, logrando su primera victoria sobre asfalto en el Mundial de Rallyes, borrando tramo a tramo cualquier esperanza que tuviera Andreas Mikkelsen de ponerles las cosas difíciles en Alsacia y, sobre todo, evitando el escandaloso error cometido en Alemania. Eso sí, esos 28 puntos potenciales en Alemania bien podrían haberles hecho líderes a día de hoy...

Las opciones de Latvala desde el punto de vista matemático pasan por sumar, como mínimo, tantos puntos como Sébastien Ogier en el Catalunya, pues si el francés suma un punto más se asegurará la corona sin necesidad de llegar a Gales. Sin embargo, siendo realistas, el finlandés deberá salir a muerte en nuestro país para tratar de forzar el error de Ogier: sólo así podrá recortar 27 puntos en un campeonato monopolizado por Volkswagen. Por algo son ya campeones del mundo de marcas.

Si hubiera algo de justicia divina en este deporte el primer no-Volkswagen al final del Mundial debería ser Kris Meeke. El norirlandés volvió a cumplir con crecer y sumó el cuarto podio de la temporada para situarse a once puntos del cuarto puesto ocupado actualmente por Mikko Hirvonen. Esperemos que no trate de ir más allá de lo que le permite el DS3 WRC y se limite a puntuar en el Catalunya y en Gales: pese a la regularidad de Hirvonen y la victoria en Alemania de Neuville nadie se merece más que él tal premio de consolación.

Meekealemaniasemana14
Otro que cumplió en Alsacia y justificó un asiento a tiempo completo en 2015 fue Dani Sordo. Tan cierto es que la actuación no fue la de Alemania como que a Hyundai se le atragantaron los nuevos neumáticos Michelin y que los rápidos y secos tramos franceses probablemente pusieron también de relieve las carencias del motor del i20 WRC, por lo que superar a Thierry Neuville es motivo suficiente para aprobar al cántabro por su cuarto puesto.

Eso sí, pocos negarán que hubieran preferido ver a otro en esa posición. Me refiero a Robert Kubica, que salió a por todas en asfalto y llegó al último tramo con una decena de segundos de ventaja sobre Sordo para terminar tirando todo el trabajo por la borda en un accidente marca de la casa. Francamente uno ya no sabe qué decir. Sigo creyendo que el polaco no está en los rallyes para ser campeón, ni para optar a ser oficial, pero cuando te devuelve las esperanzas la bofetada (metafórica) termina siendo peor, como ocurrió este domingo.

La última actuación destacable dentro de los pilotos de World Rally Cars fue obra de Elfyn Evans, muy bien en la jornada del viernes y sexto finalmente pese a perder 1:40 empujando su Fiesta WRC averiado camino de las asistencias. El galés es sin lugar a dudas la mejor noticia de la temporada para M-Sport, pese a que aún le falte bastante para demostrar que es merecedor de un asiento de primera fila (no creo que ser oficial de M-Sport cuente...).

Más allá de los World Rally Cars Kevin Abbring se marcó un rallye espectacular con el Peugeot 208 T16 R5, que parece romperse sólo en el Europeo. El neerlandés endosó cuarenta segundos al vencedor en WRC-2, Quentin Gilbert, y corroboró las buenas sensaciones del ERC donde pese a estar a años luz de Craig Breen en la general sus tiempos indican todo lo contrario. Si Citroën está tan desesperada a la hora de buscar pilotos yo lo tendría muy claro... más incluso que con Chardonnet, muy discreto al volante del DS3 R5.

Entre Chardonnet y Xevi Pons, que estuvo algo peor que en Alemania, se situó Romain Dumas al volante de su propio Porsche R-GT. Fue un rallye muy favorable para él y para François Delecour, que se retrasó, pero aún así los R-GT dejaron muy buenas sensaciones rodando entre los R5. Aún falta definir un reglamento algo más cerrado (por el momento cada preparador homologa un coche como puede y la FIA le impone un tamaño de brida y un peso mínimo distinto a cada uno), pero la recién anunciada Copa FIA R-GT puede ser la gran revelación de 2015.

Lefebvrealemaniasemana14
Finalmente en el Mundial Junior Alastair Fisher logró batir a los tres franceses en casa con una gran actuación, pero esta fue insuficiente para evitar que un cuarto puesto le diera el título a Stéphane Lefebvre a falta de la disputa de la última cita en Gales. El protegido de Sébastien Loeb es campeón Junior y de WRC-3 dado que aunque también cuenta para esta última categoría el Catalunya, ninguno de los inscritos puede alcanzarle ya. Impecable doblete pues en su debut mundialista y a disfrutar de un programa con un DS3 R5 a buen seguro plagado de carreras en 2015.

La última reflexión va para el propio rallye. Su primera edición sin Loeb se desinfló, como cabía esperar, y no son pocas las voces en Francia que reclaman el regreso de la cita mundialista a Córcega o, si no es posible, que tome su relevo alguna otra prueba nacional basada en el sur del país, zona de mayor tradición que Alsacia. Para 2015 parece complicado, pero a dos años vista, que nadie lo descarte.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio