Compartir
Publicidad

La semana después del rally. La nieve de Suecia calienta el campeonato

La semana después del rally. La nieve de Suecia calienta el campeonato
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Rally de Suecia se ha convertido desde hace dos años en la prueba con la que se da el pistoletazo a la temporada del WRC. Además la gran cantidad de nieve ha permitido que veamos los preciosos paisajes que caracterizan a este bello país escandinavo, añadidos claro está, a sus preciosas mujeres. El blanco elemento también animó la prueba haciendo que los mejores pilotos del 2010 se vieran muy retrasados durante la primera jornada.

Esto permitió que pilotos como Henning Solberg, Per Gunnar Andersson o Mads Ostberg dieran alguna que otra sorpresa. ¿Por qué nombro a estos pilotos? Pues básicamente porque ellos contaban con una cierta ventaja. Y es que haber rodado anteriormente con los S2000 fue algo que estos pilotos apreciaron, y de gran manera.

Aunque con esto no quiero llevaros a confusión, porque los pilotos oficiales han utilizado la pretemporada como un verdadero banco de pruebas rodando varios miles de kilómetros con los nuevos coches de motor 1.600cc con turbo. Curiosamente los que peor llegaban a la prueba eran nombres como el de Kimi Raikkonen o Ken Block.

El finlandés tan solo ha corrido dos carreras sobre nieve y las dos a los mandos de un Citroën C4 WRC. Sin embargo, Iceman no había probado más que un solo día el nuevo DS3 WRC. A pesar de ello Kimi demostró estar mucho más a tono que el año pasado y marcó algunos tiempos que llegaron a superar incluso a Sébastien Loeb en algún tramo suelto. Finalmente una octava posición que le dará ánimos para comenzar la temporada.

Por su parte Ken Block también había disputado alguna prueba sobre nieve en el Nacional americano, no conocía nada ni los neumáticos con clavos, ni su nuevo Ford Fiesta RS WRC. Si a esto le sumamos que Block no ha dado muestras, al menos de momento, de ser un superclase hacia que no entrar dentro del Top Ten no fuera una gran sorpresa.

Aunque sin duda lo más llamativo para mi fue ver a Sébastien Loeb en la novena posición. Está claro que un piloto como el alsaciano, que siempre se ha hecho los coches a su gusto, y que ha conducido durante los últimos ocho años monturas bajo la misma reglamentación, un cambio tan radical le va a obligar a una adaptación. Por lo visto durante la segunda jornada no creo que le haga falta mucho para estar de nuevo en la lucha por la victoria.

Destacar también la prueba realizada por Mads Ostberg. Tras las opiniones iniciales de que se había visto claramente beneficiado por la posición de salida del viernes, el noruego calló bocas durante los dos días siguientes y terminó en una magnifica segunda posición que seguro le permitirá entrar en las quinielas del podio para las pruebas siguientes.

En cuanto a las imágenes curiosas que siempre nos deja el Mundial de Rallyes, podemos recordar dos que seguro aparecen en los resúmenes del final de la temporada. La primera es la de Chris Patterson conduciendo el coche de su piloto, Petter Solberg, tras perder este la licencia de conducir por exceso de velocidad, ir a 112 en un tramo limitado a 80 kilómetros por hora.

La otra es la de Sébastien Loeb necesitando la ayuda del propio Patterson para poder arrancar su DS3 WRC después de que este se parará al finalizar la primera Power Stage del año. El reglamento específica que esta prohibida dicha acción, pero al estar en mitad del camino, impidiendo el paso del resto de los participantes, se permitía que se le empujara para retirarlo del camino.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio