Compartir
Publicidad
Publicidad

La semana después del Rally. Dos finales de record

La semana después del Rally. Dos finales de record
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por primera vez esta temporada el Mundial de Rallyes y el Intercontinental Rally Challenge coincidían en un fin de semana con dos pruebas tan diferentes como son el Rally de Jordania y el Islas Canarias. Sin embargo han tenido mucho más en común de lo que en un principio parecía. Los dos tan solo duraron dos jornadas, viernes y sábado, y ambos terminaron con el final más apretado de su historia.

Eso si, entre la cita de Medio Oriente y la española hay ciertas diferencias en cuanto a la organización. Y es que quién se iba a imaginar que se le fuera a romper dos veces el motor al barco, les pillara una tormenta en pleno viaje por mar y que finalmente los pilotos tuvieran que alquilar coches para realizar los reconocimientos del Rally de Jordania.

En cuanto a la competición nada que reprochar. Impresionante final, con Latvala y Ogier separados por tan solo dos decimas en un rally que se decidió en la power stage donde un desfogado Jari-Matti perdió más tiempo del que ganó con su conducción agresiva. La cara del finlandés al ver el tiempo, y que por tanto había perdido, fue todo un poema. Debe doler perder una carrera por un suspiro y en el último tramo.

Aunque el que aun estaba más enfadado era Sébastien Loeb. El alsaciano mostro los dientes durante el viernes, pero el sábado se quedó sin opciones tras un error. Lo más llamativo es que el heptacampeón ha dejado entrever una mano negra que hacia que su Citroën DS3 WRC fuera rápido en las zonas rápidas, pero muy lento en las zonas de baja velocidad. ¿Será él el próximo Dani Sordo?

Pero sin duda el protagonista del sábado volvía a ser Petter Solberg. Durante el viernes comentaba en tono de broma que Petter todavía podía decepcionarme teniendo una salida en uno de los últimos tramos. Dicho y hecho. El noruego se volvía a salir en un cambio de rasante, pro segunda vez en la temporada, y se llevaba de nuevo un cero en su casillero que complica aun más sus posibilidades por el campeonato.

En el IRC las cosas fueron distintas en cuanto a lo que a la competición se refiere. Los Skoda fueron dominadores, solo viéndose amenazados en alguna ocasión por el Peugeot 207 S2000 del joven Neuville. El belga muy habituado a buscarse “parcelas” cuando ataca, supo calmarse esta vez y coger un buen podio por detrás de los Fabia oficiales.

En está ocasión Juho Hänninen conseguía batir a su compañero Jan Kopecky en su terreno y por una ventaja mínima de 1,5 segundos. Tal vez si no se llega a cancelar el último tramo de la etapa del viernes las cosas habrían cambiado ya que el checo estaba encontrándose más como que el finlandés en la noche canaria.

Muy bonito ver también a Jonathan Pérez que aceptó el desafío de que su 207 cumpliera con las normas del IRC con 50 kg más de peso. De esta manera decía prácticamente adiós a la posibilidad de un buen resultado en el Nacional, pero no evitaba luchar contra los gallitos internacionales.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos