Compartir
Publicidad
Publicidad

La NASCAR endurece el castigo por manipular las restricciones

La NASCAR endurece el castigo por manipular las restricciones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Menudo ojo tendrán que tener al otro lado del charco los equipos valientes que se atrevan a intentar sacar ventaja saltándose las partes selladas por la organización de un motor o cualquier otro detalle mecánico. Para disuadir esta idea que se le suele pasar por la cabeza a alguno que otro, cuando en una competición la igualdad mecánica es tan destacada, la NASCAR va a endurecer el castigo por hacer trampas.

Los castigos - que pueden ir por cierto combinados entre sí a gusto del consumidor - van desde 100 puntos de penalización al piloto, pasando por misma penalización en el campeonato de constructores o equipos. Si la trampa es de mayor gravedad, la penalización puede ir desde la sencilla descalificación de los puntos o resultados obtenidos en la carrera, hasta el embargo el equipo y escudería al completo. Lo que llevaría a la expulsión automática del campeonato de los pillen habiendo metido las manos en la masa.

Esta medida es propuesta para apoyar la solución de rebaja costes que esta temporada han llevado a cabo en la Nascar, que consiste en la compra del motor ganador en una carrera por otro equipo. La clave es que un motor nuevo, no podrá ser usado en cuatro eventos consecutivos, por lo que hay que alternar con uno de los que se vayan reutilizando.

Con el endurecimiento del castigo por manipular el motor sellado por la organización, se busca evitar que un equipo obtenga un motor mejorado respecto al de la competencia competencia por un remozado del mismo excesivo, pero a muy bajo coste de adquisición para el equipo. Se promueve la rebaja de costes, pero no para hacerse un misil que arrase a los demás aprovechando la medida de la organización. Pues el precio de venta de ese motor es, económico comparando con el del motor nuevo, y con sus garantías de que está en óptimas condiciones de uso.

Los óvalos de Talladega y Daytona serán los dos únicos escenarios en los que la medida de no poder usar un motor nuevo si no procede no contarán, por las propias características de esos óvalos y las carreras que allí se acontecen. Aunque en el aspecto del castigo en caso de saltarse a la torera las restricciones de la organización, son los mismos. Según SceneDaily a los equipos permiten en un motor sellado el cambio de aceite del motor, y muy poco más.

Vía | SceneDaily

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos