Compartir
Publicidad

Honda y los coches de Fórmula 1 que nunca compitieron

Honda y los coches de Fórmula 1 que nunca compitieron
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A principios de verano analizamos el último coche de Fórmula 1 de Honda que jamás compitió; el RA109 que pudo haber disputado la temporada de 2009 si la marca japonesa no se hubiera ido de la categoría reina, dando paso a Brawn GP y su BGP001. Pero Honda tiene una larga historia de coches de Fórmula 1 que nunca compitieron.

Desde sus inicios en las carreras de cuatro ruedas en los años 60 hasta los siempre entretenidos años 90, Honda diseño y construyó monoplazas con orígenes y funciones muy distintas. Desde coches para preparar su entrada (o vuelta) a la Fórmula 1 hasta máquinas diseñadas en el tiempo libre de los ingenieros para mantenerles "entretenidos" y motivados.

Honda RA270

Honda RA270

El primer proyecto de Honda para la Fórmula 1 se completó a finales de 1963, cuando la marca se estaba preparando para su desembarco en la categoría reina. La idea era desarrollar el motor utilizando un Cooper T53 como "mula" de pruebas pero el motor V12 montado de forma transversal no cabía y Honda se veía obligada a fabricar su propio coche de pruebas.

Inicialmente, Honda tenía que ser proveedor de motores exclusivo para el Team Lotus de Colin Chapman pero el equipo británico se desentendió del trato y Honda se quedaba sola. Por lo tanto, el RA270 (RA por Racing Automobile, 270 por la velocidad punta objetivo) sería el coche que les prepararía para competir en la Fórmula 1. El propulsor, un V12 de 1500 centímetros cúbicos con doce escapes, dando un aspecto singular.

El RA270 sería simplemente un coche diseñado para poder probar el motor mientras que paralelamente se trabajaba en el sucesor, el RA271 que acabaría debutando en la Fórmula 1 en el mismo 1964. Tras el shakedown en el circuito de pruebas de Honda en Arakawa, las pruebas se llevaron a Suzuka. Allí, Jack Brabham fue el encargado de probar el coche. Para Honda, era el inicio de un proyecto que culminó en una victoria tan solo un año después.

Honda RC101

Honda RC101

Si el Honda RA270 era un coche para preparar su entrada en la Fórmula 1, el proyecto RC101 tiene un origen completamente distinto. Una de las costumbres de Honda es mantener parte del presupuesto para que los ingenieros tengan proyectos propios en pos de mantener la moral y la motivación. Cuando Honda terminó su programa de motores en la Fórmula en 1992, varios ingenieros decidieron llevar a cabo un proyecto mediante el cual se prepararía un coche de Fórmula 1 completo.

Aún así, al no ser un proyecto oficial Honda, este tuvo que desarrollarse en el tiempo privado de los empleados, que pusieron toda la carne en el asador. Dicho coche llevaría el nombre de Honda y debería estar completamente acorde con las normativas de la Fórmula 1 para 1993. El primero de estos coches, el RC101, partió de la base mecánica que utilizó el McLaren MP4/7 en 1992 aunque con una caja de cambios semiautomática fabricada a propósito de este coche.

El coche fue probado por Keinosuke Taki y Satoru Nakajima antes de utilizarse el chasis para pasar los "crash test" de la FIA. Irónicamente, se finalizaba el proyecto que certificaba el RC101 como un coche completamente legal para competir en el campeonato del mundo de Fórmula 1 a través de un crash test que destruyó el chasis lo suficiente como para que no pudiera volver a ser usado en pruebas. Más adelante se construyó una nueva unidad del chasis que ahora se muestra en el museo de Honda.

Honda RC101B

Honda RC101B

El proyecto de Honda pudo haber finalizado con el RC101 pero si por algo son conocidos los ingenieros de la marca japonesa es por ser altamente ambiciosos y competitivos. El primer proyecto (del cual no hay datos de rendimiento públicos) había sido un éxito pero entre los ingenieros de Honda existía la certeza de poder superar lo conseguido. El RC101B es a nivel práctico una evolución del coche original, completado en 1993.

Aún así, en Honda se llevaron a cabo las suficientes mejoras y cambios en el monoplaza para que fuera esencialmente un modelo distinto. Y es que viéndolos, cualquiera diría que ambos comparten origen. El proyecto del RC101B se inició ya en 1994 y aunque en un principio se basó en el RC101, pronto empezó a evolucionar por su propio camino. Con el paso de los meses e incluso más de un año, el Honda V12 de 1992 se convirtió en el Mugen-Honda V10 de 1995 que montó el equipo Ligier.

También la aerodinámica del coche sufrió cambios, adoptando el morro alto que empezaba a popularizarse en la época y que podía verse en coches como los Williams, Benetton y Ligier. Tras pruebas con Keinosuke Taki y Ryo Michigami al volante, el proyecto acabó tocando a su fín en 1996 cuando Honda se centró de lleno en su andadura en la CART norteamericana. Tanto el RC101B como el RC101 se habrían destruido tras una demostración en pista en 2001 pero finalmente se decidió conservar este pedazo de historia.

Honda RA099

Honda RA099

Cuando Honda finalmente se decidió a entrar en la Fórmula 1 de nuevo como equipo por primera vez desde los años 60, emuló su propio proceso diseñando un coche de pruebas para preparar su (nuevo) desembarco en la categoría reina. Nada de proyectos para motivar a los empleados ni nada por el estilo. Curiosamente, Honda no fue la encargada de diseñar el monoplaza como tal, que fue construido por Dallara con la firma de Harvey Postlethwaite.

Una estructura de pruebas organizada de forma muy similar a la que se vio en Toyota dos años más tarde probó durante la temporada de 1999 en España, empezando en Jerez antes de moverse hacia Barcelona. Con Jos Verstappen al volante, el proyecto parecía ser solvente con unos primeros tiempos de mitad de parrilla, lo cual era muy bueno teniendo en cuenta que era un coche subdesarrollado aún. Naturalmente, se esperaba incluso algo mejor para el año 2000, cuando el equipo habría podido volver a la Fórmula 1.

El equipo empezó probando con el Mugen-Honda que usaba Jordan pero acabó montando el Honda V10 que acabaría en manos de BAR al año siguiente. El motivo, el triste fallecimiento de Harvey Postlethwaite, que sufrió un ataque al corazón durante unas pruebas en el Circuit de Catalunya. El proyecto se canceló y Honda tuvo que conformarse con volver "solo" como proveedor de motores de BAR, aunque gracias al trabajo de 1999 se creó una sinergía con el equipo de Craig Pollock que terminó con la compra de Honda en 2006.

Desde que Honda dejó la Fórmula 1 antes de comenzar la temporada 2009, no ha habido más máquinas de pruebas "secretas" para la marca japonesa. Sí es cierto que se trabajó de forma conceptual en lo que habría sido el RA109 pero jamás existió nada más allá de modelos de túnel de viento. Y aunque se rumoreó que Honda podía construir un coche para probar su motor de Fórmula 1 para 2015, al final no ha sido así. Que nosotros sepamos, claro...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos