Compartir
Publicidad
Publicidad

GP de Turquía F1 2011: Michael Schumacher y los coches de choque

GP de Turquía F1 2011: Michael Schumacher y los coches de choque
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Luces y sombras deja el Gran Premio de Turquía celebrado ayer. Algunos se van con buen sabor de boca. Otros preferirían hacer borrón y cuenta nueva. Michael Schumacher es uno de los que optará por olvidar la prueba celebrada en el trazado turco. El alemán tuvo una actuación penosa, diría que hasta indigna para todo un heptacampeón mundial.

Desde prácticamente el inicio Schumacher ya tuvo el primer incidente. En la vuelta 2, en la curva 12 de Istanbul Park, el Mercedes GP W02 se tocó con el Renault R31 de Vitaly Petrov. El ruso le hizo un interior nada ortodoxo al kaiser, todo hay que decirlo. El Renault entró a cuchillo y un poco colado, a lo que Schumacher, ya sea porque no le vio o por pecar de duro, respondió cerrando la puerta de forma sorprendente. Resultado, toque y pérdida del alerón delantero del Mercedes. Ahí no iban a acabar las andanzas del alemán en su odisea turca.

Schumacher también se las vio tiesas con varios de sus rivales. En la carrera fue sobrepasado el Toro Rosso de Sébastien Buemi, el Ferrari de Felipe Massa, el Sauber de Kamui Kobayashi y los Renault de Nick Heidfeld y el anteriormente mentado Vitaly Petrov. Todos ellos pudieron dar buena cuenta del heptacampeón mundial en el trazado turco.

Especialmente llamativa fue la maniobra con Felipe Massa. En su intento de adelantamiento, la jugada le salió mal y su ex-compañero recuperó la posición, aunque Buemi, pillo él, también le sobrepasó. Cualquier tiempo pasado siempre fue mejor tendría que estar pensando el alemán.

Lo que sí me sorprendió negativamente fue la dureza con la que se empleó durante prácticamente toda la prueba. El heptacampeón mundial no facilitó nada las cosas a sus rivales, con maniobras al límite. La peor de todas, el toque con Petrov. Me pareció ver otra similar, aunque por desgracia no recuerdo al otro protagonista. Quizá fue Massa, quizá fue Buemi, quizá fue cualquiera de los anteriormente mencionados.

Si el retorno de Michael Schumacher va a ser recordado por la horrible encerrona a Rubens Barrichello y por maniobras como la de hoy con Vitaly Petrov, mejor que no hubiera regresado. Sería mejor para todos que se hubiera quedado practicando con los coches de choque. Las defensas numantinas de Schumacher nada tienen que ver con la limpieza que muestran casi todos sus rivales. Valga de ejemplo la bonita lucha entre Hamilton y Button, en la que ambos siempre se dejaron margen para evitar peligros innecesarios.

En Motorpasión F1 | Gran Premio Turquía Fórmula 1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos