Compartir
Publicidad
Publicidad

Giovanna Amati, una mujer con un paso breve por la Fórmula 1

Giovanna Amati, una mujer con un paso breve por la Fórmula 1
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mucho se ha hablado de Giovanna Amati estos días. Con la presencia de Susie Wolff en los entrenamientos libres del pasado Gran Premio de Gran Bretaña y de la próxima carrera en Alemania, se convertía en la primera mujer en pilotar un Fórmula 1 durante un fin de semana de gran premio, 22 años después de una italiana que lo hizo con Brabham. Aunque el caso de Susie Wolff es distinto por no haber intentado realmente tomar parte en ningún gran premio... aún. Giovanna Amati sí lo intentó, aunque tuvo un paso muy breve por la Fórmula 1.

La llegada de Amati a la Fórmula 1 es fácil de entender y tiene poco misterio. La piloto italiana, que no había destacado tras tres temporadas en la Fórmula 3000 internacional, tenía dinero. Brabham, por su parte, no. Se juntaron el hambre y las ganas de comer y Amati fue la elegida para compartir box con Eric van de Poele. En realidad, Brabham había intentado fichar a Akihiko Nakaya, campeón de la Fórmula 3000 japonesa y que tenía también el dinero, pero la FIA no reconocía la categoría nipona como de suficiente nivel como para darle la superlicencia y los planes de Brabham se vinieron abajo.

Tras Maria Theresa de Fillipis, Lella Lombardi, Divina Galica y Desire Wilson, Amati sería la quinta mujer en intentar disputar un gran premio de Fórmula 1 así que naturalmente, pasó a llamar la atención. La firma del contrato se produjo apenas dos semanas antes de la primera carrera y Amati no tuvo tiempo de aclimatarse a la Fórmula 1 ni al coche. De hecho, hasta seis trompos realizó en los primeros entrenamientos libres en Kyalami, con un tiempo mucho más lento que el de los rivales.

Giovanna Amati Brabham-Judd 1992

Al final, su tiempo en la sesión clasificatoria terminó en trigésima y última posición, quedándose a prácticamente nueve segundos de la pole position de Nigel Mansell y a tres segundos del penúltimo clasificado. En cuanto a su compañero de equipo, fue vigésmosexto, el último coche en clasificarse para la carrera y cuatro segundos más rápido que Giovanna Amati. No había nada que hacer y el sueño de debutar en la Fórmula 1 quedaba pospuesto por el momento.

El segundo evento de la temporada sería en México, en el circuito Hermanos Rodríguez. Allí, Giovanna Amati se encontraría otro enemigo en forma de la diferencia de altura y la polución del entorno complicando la respiración al realizar esfuerzo físico. Aunque la piloto de Brabham afirmaba que lo notaba más haciendo ejercicio fuera del coche, lo cierto es que los resultados no mejoraron. Su mejor resultado en la sesión clasificatoria volvió a ser trigésima y última, a ocho segundos y siete décimas de la pole.

Una vez más se quedó a tres segundos del coche más cercano (esta vez el de su compañero de equipo, demostrando que el coche tampoco ayudaba) y a cuatro de clasificarse para la carrera. Por segunda vez consecutiva, su mejor tiempo se daba en sesiones libres aunque ni con él habría cambiado su posición. Para Brabham, era una situación única; la primera vez en su historia donde ninguno de los dos coches de clasificó para un gran premio. La siguiente parada tendría que ser Brasil, la que al final sería la última de Amati en la Fórmula 1.

Giovanna Amati Brabham-Judd 1992

El equipo Brabham apenas tenía dinero para viajar a las carreras, así que preparar sesiones privadas de pruebas era algo imposible. Brabham trabajaba en 1992 como trabajaría un equipo pequeño en 2014, sin probar. El inconveniente es que prácticamente todos los demás sí probaban. Esto, que puede ser tan importante para un equipo, aún lo era más para una piloto debutante que necesitaba la experiencia desesperadamente si quería llegar a optar a clasificarse.

En Brasil, las cosas fueron a peor aún y en el trazado de Interlagos su mejor tiempo en las sesiones clasificatorias se quedó a la friolera de prácticamente once segundos de la pole y a cinco del penúltimo clasificado, una vez más su compañero de equipo. La clasificación estaba a seis segundos de distancia. Brabham volvía a quedarse fuera de la carrera con sus dos coches y peor aún, el dinero de Amati no estaba llegando. Sin resultados y sin dinero, su tiempo en el equipo tenía los días contados.

En efecto, con la situación del momento la presencia de Amati en la Fórmula 1 no duró lo suficiente para intentar clasificarse para el cuarto gran premio de la temporada, el de España disputado en el Circuit de Catalunya. Su reemplazo sería Damon Hill, quien en un principio sufriría pero al final conseguiría clasificar el coche en un par de carreras. En cuanto a la ya ex-piloto de Brabham, seguiría por otros derroteros fuera de la Fórmula 1. No sería hasta 22 años después, cuando se vería a una mujer en un fin de semana de gran premio...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos