Publicidad

Ford tiene un mes para recuperar el ritmo

Ford tiene un mes para recuperar el ritmo
Sin comentarios

Aprovechando el parón de un mes del Mundial de rallyes comenzaremos una serie de post para desgranar la actual situación del campeonato. Y es que se las prometían muy felices los chicos de Ford al principio de esta temporada. Tenían delante de ellos un año con muchos proyectos abiertos y sobre todo con mucha ilusión. Muestra de ello fue el gran comienzo de la competición en las diferentes categorías en las que se encuentra involucrada la marca del ovalo.

Mikko Hirvonen tenía delante de él la oportunidad de ganar su primer Rally de Montecarlo, en esta ocasión en el IRC, y Ford su oportunidad de hacer debutar su nuevo producto, el Ford Fiesta S2000, con un buen resultado. El ritmo mundialista del finlandés fue imparable y ni tan siquiera la actual estrella de la categoría, Sébastien Ogier, pudo frenarle en unos tramos que el galo conoce muy bien. Esa demostración de poderío hizo que los teléfonos de M-Sport no dejaran de sonar durante meses recibiendo numerosos encargos del nuevo S2000 de la firma americana. He de reconocer que tras más de una hora intentando hacer recuento de las unidades vendidas de este modelo por campeonatos británicos, europeos, asiáticos… me he rendido sin poder terminar dicho intento de enumerarlos a todos.

Sin tiempo para nada Ford se desplazaba a la primera prueba del Mundial de Rallyes de 2010. Suecia siempre ha sido tierra de pilotos escandinavos, por lo tanto Ford, con dos conductores de esas tierras como de costumbre en sus filas, se mostraba como el principal favorito. Ni Loeb ni nadie paraba en esta ocasión a Hirvonen. Solo se podía aplaudir un Ford Focus WRC que empezaba de la mejor manera la temporada.

México iba a ser la segunda prueba de fuego y el principio de la debacle de los Focus. La altura a la que se disputa la prueba suele ser sinónimo de perdida de potencia de los motores 2.0. A pesar de ello la falta de rendimiento de las dos unidades de Ford era alarmante y únicamente asistían a la lucha por la victoria entre los Citroën. Desde los despachos de Malcolm Wilson llegaban numerosas excusas, entre ellas la ayuda recibida por los franceses de la mano de Petter Solberg, que al ser piloto privado sí podía realizar entrenamientos en la zona del rally.

Sin embargo el mal momento de los chicos “azules” no hacia más que confirmarse en Jordania donde los problemas se veían acrecentados por el accidente de Mikko Hirvonen que le dejaba fuera de carrera. A partir de ahí hasta la lucha por el tercer lugar del podio se ha puesto muy difícil para los dos fineses, llegando únicamente la victoria de Jari-Matti Latvala tras el regalo de los tres Citroën C4 WRC.

Las malas lenguas atribuyen esta bajada de prestaciones al exceso de trabajo que tienen en la sede de M-Sport. No debemos olvidar que tienen nada más y nada menos que tres frentes abiertos. El primero sigue siendo el WRC en el que lucharan probablemente hasta el final por el titulo de constructores. Segundo esta el mantenimiento y construcción de los S2000 para equipos privados involucrados en los campeonatos más variopintos posibles y tercero, el desarrollo del nuevo Fiesta con motor 1.6 Turbo que deberá estar listo para finales de este año. Demasiado trabajo para poder evolucionar un coche que bata a los intocables C4 WRC.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio