Compartir
Publicidad
Publicidad

Ferrari no está tan mal como parecía, ¿o sí?

Ferrari no está tan mal como parecía, ¿o sí?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La sesión de clasificación de ayer no creo que dejara demasiado contenta a Ferrari. Fernando Alonso acabó decimosegundo después de cometer un error impropio en él, y Felipe Massa acabó aún más hundido en la decimocuarta posición. La carrera de hoy domingo se presentaba con poco margen para la esperanza. Entre los pilotos de Ferrari y los puestos de honor había muchos rivales en la parrilla de salida.

Cuando se apagó el semáforo, tanto el español como el brasileño protagonizaron excelentes arrancadas. Ambos remontaron el mismo número de posiciones, cuatro, lo que le valió a Fernando Alonso para colocarse octavo y a Felipe Massa para avanzar hasta la décima plaza. Ahora bien, no siempre lo que bien empieza, bien acaba. Los resultados finales que cosecharon poco tienen que ver el uno con el otro.

El bicampeón mundial español consiguió escalar posiciones hasta una más que meritoria quinta plaza. Felipe Massa en cambio tuvo que abandonar después de enzarzarse en peleas innecesarias en medio del pelotón que a la postre condenaron sus abandono. Mientras uno, Fernando Alonso, lo da todo con su monoplaza, el otro, el brasileño, está inmerso en una apatía crónica y preocupante. Los logros de uno no tienen nada que ver con los del otro.

Ferrari no está tan mal como parecía, ¿o sí?

En 2011 la diferencia de rendimiento entre ambos fue abismal. Fernando Alonso fue un serio aspirante al subcampeonato hasta las últimas carreras. Felipe Massa, en cambio, se conformó con merodear en tierra de nadie, sin aspirar a nada. Mientras el español se abonó al podio, el brasileño firmó una quinta posición como mejor resultado el año pasado.

El Ferrari F2012 obviamente no puede competir con el McLaren MP4-27 o el Red Bull RB8. Por lo menos no por ahora. Algo falla en el monoplaza. Fernando Alonso no da el verdadero nivel del monoplaza, pero lo que tampoco es cierto es que Felipe Massa lo dé. El primero saca partido de lo que hay y más, el segundo pilota por debajo de las posibilidades de su coche. Para valorar el monoplaza, habría que sacar una media entre los dos.

A la vista de la gran carrera protagonizada por el español en Albert Park, muy sobria y regular, sin ningún error, en la Scuderia deberían mostrarse esperanzados. No están tan lejos de la cabeza como pensaban ayer. Bien distinto es confiar en el brasileño. Mejor no pensar que pasaría con Ferrari si de él dependiera su destino…

En Motorpasión F1 | Gran Premio de Australia de Fórmula 1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos