Compartir
Publicidad

Felipe Massa: Otra vez, a la sombra de los grandes

Felipe Massa: Otra vez, a la sombra de los grandes
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La renovación de Felipe Massa por Ferrari a pocas horas del inicio del GP de Brasil, la última carrera de la temporada 2007, fue una jugada maestra más de los responsables de Ferrari, que se aseguraron de esa forma que el brasileño seguiría siendo un piloto de equipo, el perfecto escudero, y que no pondría en peligro el título que finalmente consiguió contra todo pronóstico su compañero Kimi Raikkonen.

Pues bien, si de evaluar la temporada de Felipe Massa se trata, creo que lo sucedido en Interlagos lo ejemplifica muy bien. El brasileño es un piloto rápido, con talento, intuitivo y por eso está en Ferrari, pero en cambio no creo que vaya a pasar nunca a la historia de la Scuderia, como no lo ha hecho este año, cuando ha finalizado cuarto en un Mundial en el que cuatro coches han sido claramente superiores, los dos Ferrari y los dos McLaren. Massa ha sido cuarto de cuatro, una vez más, a la sombra de los mejores.

Felipe Massa es de esos pilotos capaces de lo mejor y lo peor. Es un rival temible a una sola carrera, tal y como demostró este año en Bahrein, en Barcelona o en Estambul, sus tres victorias en 2007, pero en cambio no es un piloto fiable. No es un corredor de largo recorrido y le falta la calculadora que llevan instalada en la cabeza de nacimiento pilotos como Fernando Alonso o Michael Schumacher.

Es un piloto formidable a una vuelta. Esta temporada ha conseguido nada menos que seis poles, el que más este año, pero sólo en tres ocasiones ha logrado convertir esa pole en victoria. Y precisamente ahí está la principal carencia de este piloto. Cuando Massa sale primero y no tiene problemas para mantener su liderato en la primera curva, sí que es un piloto capaz de marcar un buen ritmo en cabeza, y de hecho así ha ganado sus tres carreras este año, primero en Bahrein, después en el GP de España en Montmeló, y la tercera y última, en Estambul.

Pero cuando Massa se ve acosado por otro piloto, el brasileño acostumbra a perder los papeles. O no, simplemente no es un piloto de un nivel suficiente para estar entre los elegidos. Y lo primero que me viene a la cabeza para ilustrar lo que digo es el prodigioso adelantamiento que le hacía Fernando Alonso este año en el GP de Europa a falta de cinco vueltas para el final arrebatándole la victoria. El brasileño no fue capaz de soportar el acoso del español y acabó cediendo.

Lógicamente mientras siga corriendo para Ferrari y disponga de uno de los mejores, si no el mejor coche de la parrilla, Massa tiene capacidad suficiente para ir sumando poles y alguna que otra victoria, pero no creo que nunca pueda llegar a convertirse en el heredero natural de Senna que desde hace años buscan en Brasil.

En Racingpasion| Resumen Temporada 2007

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio