Compartir
Publicidad
Publicidad

En 2015, el Safety Car será el protagonista de la Fórmula 1

En 2015, el Safety Car será el protagonista de la Fórmula 1
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Los "genios" de la FIA continúan ideando una Fórmula 1 que solo es emocionante en sus mentes. Una federación deportiva que cada año estipula reglas absurdas no puede ser considerada seria y más que eso, es causa directa del escandaloso descenso de audiencia. Puntos dobles al final de la temporada, paradas en boxes obligatorias para utilizar neumáticos cuyo rendimiento ha sido preestablecido, castigos por consumir más combustible, penalizaciones para pilotos y equipos sin tener un criterio uniforme, estrictas indicaciones para diseñar un monoplaza, chispas y sonidos artificiales...

Como si fuera poco, en 2015 se aplicará una norma para que, luego de salir un safety car, el reinicio de la carrera se haga con los monoplazas detenidos. ¿Entonces para qué tantas estrategias? Se perderán todas las ventajas y se les darán más oportunidades a quienes no las necesitan. Cada piloto entrará a boxes a montar un juego de neumáticos nuevos e igual tendrá a sus adversarios a unos cuantos metros de distancia. ¿Qué hay de emocionante en ello? ¿ Quiénes proponen todas estas reglas?

Michael Schmidt, columnista de la publicación Auto Motor und Sport, reflexiona al respecto y opina que tantas reglas estúpidas le roba el espíritu a las carreras obligando a los fanáticos a voltear la mirada hacia otra parte. Las soluciones fáciles y rápidas para crear momentos artificiales de tensión y emoción, no han resultado nada favorables; y en vez de dar marcha atrás a sus planteamientos, y volver sobre sus pasos, los organizadores del show se empeñan en proseguir. Parece que ninguno de los responsables de la FIA está observando este campeonato porque cada modificación que se realiza sobre la marcha es un manifiesto tácito de que la actual Fórmula 1 no sirve.

La regla del coche de seguridad y el reinicio estático castiga a todo piloto que haya tenido un buen comienzo o esté en zona de puntos con un coche de segunda. Es un premio para los equipos más poderosos porque sus coches recuperarán la distancia perdida en instantes y con ello sus oportunidades de ganar. Lo de ingresar a boxes para montar neumáticos nuevos, antes del reinicio, es previsible, con lo cual se echa por tierra las horas diseñando estrategias de carrera según el neumático suministrado en cada Gran Premio. Sí, por absurdo que parezca, en 2015 será el Safety Car el auténtico protagonista de la Fórmula 1.

Vía | auto motor und sportf1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos