Compartir
Publicidad

El trasfondo automovilístico de los Juegos Olímpicos de Rio 2016

El trasfondo automovilístico de los Juegos Olímpicos de Rio 2016
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya no se habla de otra cosa en el mundo. Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro han comenzado y todos los países miran ya al país sudamericano a la espera de que sus estrellas nacionales se hagan con el mayor número de medallas posibles. Como todo evento internacional de esta envergadura, requiere que el país de origen realice algunos sacrificios para equipar la ciudad antes de la llegada de los deportistas.

En el caso de Brasil, la instalación del anillo olímpico donde ya se celebra la mayor competición deportiva a nivel mundial se ha cobrado la existencia del Circuito Jacarepaguá, renombrado como Nelson Piquet, donde se celebró en el pasado el GP de Brasil de Fórmula 1 y el GP de Rio de Janeiro de MotoGP.

Con 5,031 km de largo y once curvas el Circuito de Jacarepaguá fue construido en el lugar del autódromo Barra da Tijuca. Se inauguró en 1977 y los Fórmula 1 llegaron a alcanzar allí los 300 km/h. La vuelta rápida del trazado es de 1:32.507 y fue marcada por Ricardo Patrese con el primer Williams con motor Renault en 1989.

Alain Prost sabe bien es subir a lo más alto del podio en el barrio de Jacarepaguá, en Rio. El francés es el piloto que más victorias ostenta, cinco, en el Circuito Nelson Piquet y que ya nadie le podrá arrebatar. Las autoridades brasileñas demolieron este legendario trazado que la Fórmula 1 visitó en diez ocasiones -1978 y entre 1983 y 1989- antes de trasladarse a Interlagos.

El escenario central de los Juegos Olímpicos guarda ahora un poco del espíritu de las carreras que abrían el calendario de la máxima categoría de los monoplazas en los ochenta. Allí precisamente Nigel Mansell logró su primera victoria en Ferrari con un monoplaza diseñado por John Barnard con una caja de cambios con los mandos en el volante. Nelson Piquet -héroe local- consiguió dos victorias en su Gran Premio de casa que terminó por ponerle su nombre al trazado.

Circuito Rio Jjoo

MotoGP, por su parte, siguió visitando el trazado del sur de Río de Janeiro hasta el año 2004. Jorge Lorenzo consiguió, de hecho, allí su primera victoria en el mundial y Alex Crivillé se hizo en Jacarepaguá con su primer título de 500 cc en 1999.

También en Motorpasión | Especial historia del GP de Brasil: Interlagos y Jacarepaguá (Parte 1)

Especial historia del GP de Brasil: Interlagos y Jacarepaguá (Parte 2)

Especial historia del GP de Brasil: Interlagos y Jacarepaguá (última parte)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos