Compartir
Publicidad

El problema del consumo de los motores en la Fórmula 1 en 2010

El problema del consumo de los motores en la Fórmula 1 en 2010
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los continuos tira y afloja entre la FIA y la FOTA, parece existir cierto consenso en la supresión de los repostajes en la Fórmula 1 para 2010. La mayoría de los equipos están de acuerdo con esta norma, aunque todavía es un tema que tienen que tratar entre todos. Se cree que en las próximas semanas todo estará más claro.

Los beneficios para todas las escuderías son evidentes, se ahorrarían los costes derivados de tener que transportar todo el material alrededor del globo, que no es pecata minuta. Pueden parecer pocos, pero en un contexto de crisis mundial y de recurrentes fórmulas de recorte de gastos, es una medida que sería bienvenida en la Fórmula 1. En lo que casi nadie ha caído es que habrá algunos equipos más beneficiados que otros. La razón no es otra que el consumo de gasolina de los motores, que obviamente no es el mismo en todos.

Actualmente esta cuestión no tiene tanta importancia. Con los dos repostajes de media que suelen producirse por monoplaza en cada carrera, las diferencias no son tan notorias entre ellos. Este año, gracias a la publicación de los pesos de los coches después de la clasificación, hemos podido comprobar como el consumo de los motores difiere. Hay unos más ecológicos que otros.

En las carreras en las que varios monoplazas parten con el mismo peso, se puede comprobar que motor gasta más y cual menos. No de una forma fiable, pero sí bastante aproximada y ajustada a la realidad. Bien es cierto que el mapa motor empleado también influye. Obviamente si un piloto se encuentra con un monoplaza que le tapona, trata de ahorrar gasolina cambiando el mapa motor o incluso limitando revoluciones. Con lo complicado que resulta adelantar en algunos circuitos, ésta es una práctica frecuente. De esta forma pueden entrar más tarde a la hora de repostar, aunque esto último no quita que unos motores sean más tragones que otros.

El año próximo, si prospera la medida de suprimir los repostajes, las diferencias sí serían algo a tener en cuenta. A día de hoy es menor por la simple razón de que se producen paradas para cargar combustible. Explicado de una forma sencilla. Si un monoplaza gasta 5kg de gasolina más que un rival por cada 20 vueltas, y tiene que parar dos veces en un gran premio de 60 vueltas, se verá penalizado con 5kg en cada stint. En cambio, si ese mismo monoplaza tiene que empezar la carrera cargado para llegar hasta el final de la misma, necesitará 15kg extras respecto a su rival. Los 5kg de más en cada stint se han triplicado para poder concluir la prueba.

Seguro que las escuderías están trabajando este aspecto en sus motores de cara a la temporada venidera, tratando de apurar al máximo su consumo y optimizando sus mapas motores. A diferencia del KERS, este desarollo no sería una inversión a fondo perdido si finalmente la supresión de los repostajes no entra en vigor. Sus investigaciones seguirían valiéndoles de todos modos. No tendría tanto impacto como si siguieran existiendo las paradas para cargar gasolina, pero saldrían igualmente beneficiados al poseer un motor más eficiente que sus rivales.

En una competición donde los pequeños detalles son los que marcan la diferencia, los equipos no habrán pasado por alto esta nimiedad. Lo que está claro es que el año que viene no me sorprendería nada ver espertentos como el de Felipe Massa en Montmeló, viéndoselas y deseándoselas para poder completar la prueba debido a un error de cálculo en su carga de gasolina. En las motos ya ha pasado alguna que otra vez, y si no que se lo digan a Sete Gibernau que se quedó tirado en plena recta de meta al quedarse su depósito seco a más no poder...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio