El increíble caso de la V8 Supercars

El increíble caso de la V8 Supercars
Sin comentarios

La temporada 2013 de las V8 Supercars ha marcado un punto de inflexión en la categoría. Tras más de 20 años de rivalidad entre Holden y Ford, esta temporada la llegada del COTF (Car of the Future) ha permitido que a las marcas australianas se le sumen Nissan y Mercedes-Benz, esta última de forma privada. Aunque es "romper" una tradición, este paso se convierte en fundamental de cara a abrir las V8 Supercars al resto del mundo.

A pesar del mercado tan reducido de las V8 Supercars, no podemos negar que su foco de atención se concentra en Australia y Nueva Zelanda, el éxito del campeonato en su zona de influencia total e incluso podemos lanzarnos a afirmar, sin lugar a dudas, que Australia es un país amante del automovilismo. A pesar de contar únicamente con 22 millones de habitantes, en la primera cita de la temporada, la Clipsal 500, contó con 82.000 espectadores el sábado y 95.000 (lleno total) el domingo. Cifras que hoy por hoy, países con muchos más habitantes y mucha más tradición, es difícil que consigan. Incluso con la Fórmula 1 como protagonista.

V8 Supercars

En 2013, la V8 Supercars cuenta con 14 citas a celebrar en Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Esta última es una de las grandes novedades ya que será la primera vez que el campeonato pise suelo estadounidense, concretamente el COTA (Circuit of the Americas) en Austin. Esta visita no será la primera vez que el campeonato salga de Oceanía, ya que en el pasado contaron con pruebas en Abu Dhabi, pero lo cierto es que la experiencia no tuvo demasiado éxito. La máquina de la promoción hace el resto ya que para promocionar la cita yanqui, a celebrar en tres semanas, han tirado de la NASCAR y de una de sus estrellas, Kurt Busch, para la promoción.

Su llegada a USA tendría mucho que ver con la importancia de un país en el que las marcas madres, Ford y en el caso de Holden, Chevrolet, son buques insignia de la competición y de la economía. Es más, en 2013, el nuevo Chevrolet SS, presentado en la Daytona 500 y que está presente en la NASCAR es un desarrollo del Holden Commodore australiano.

Además, una de las citas, la segunda de la temporada, sirve de carrera soporte para la Fórmula 1 con motivo del Gran Premio de Australia, el primero de la temporada para la máxima categoría. Pero haciendo honor a la verdad, podríamos decir que el evento funciona por sí mismo y no necesita de la Fórmula 1. El propio Bernie Ecclestone quiere ver a los V8 Supercars rodando durante el mismo fin de semana. Una cita que además cuenta con la peculiaridad de que no es puntuable y que en años anteriores era de exhibición para apoyar al gran circo.

V8 SUpercars

Pero los éxitos de la V8 Supercars no acaban ahí. La Bathurst 1000 es la gran cita de la temporada y consigue la atención desde todas los rincones del planeta. Además, desde hace unos años, cuentan con una cita muy especial. El trazado de Surfers Paradise acoge la carrera de las estrellas, en la que a los pilotos nativos se les une un buen puñado de pilotos internacionales.

Una forma más de vender la competición al exterior y que ha servido para que en los últimos dos años ya sean dos los pilotos europeos que disputan el campeonato al completo. Alexandre Premat aterrizó el pasado año mientras que en 2013, Maro Engel, ha llegado de la mano de Mercedes-Benz.

Más detalles que convierten a las V8 Supercars en un campeonato increíble. La página web, actualizada en 2013, es un claro ejemplo de lo que se debe hacer para que el aficionado tenga completa información e incluso incluye las carreras completas por si por alguna razón te las has perdido. Digno de alabar y de copiar. Pequeñas cosas que van sumando y que convierten a la V8 Supercars en un campeonato con mayúsculas a pesar de los desconocido que sigue siendo. Espero que ahora lo sea un poco menos.

Más información en V8 Supercars

Temas
Comentarios cerrados
Inicio