Compartir
Publicidad

El clandestino minuto de silencio por María de Villota

El clandestino minuto de silencio por María de Villota
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En la jornada de ayer informábamos sobre el minuto de silencio que se iba a guardar en los prolegómenos del Gran Premio de Japón en honor a María de Villota. El trabajo de la GPDA, con Pedro de la Rosa al frente, había surtido efecto y a pesar a algunas piedras en el camino, se iba a poder llevar a cabo. La Fórmula 1 iba a tener un bonito homenaje con De Villota, una piloto que formó parte del paddock, y sería en el lugar donde la categoría tiene su máxima expresión, un Gran Premio.

Pero esta mañana, el minuto de silencio se celebraba dentro de un box de la FIA. Un minuto de silencio clandestino y lejos de las miradas del público asistente que no pudo sumarse a este sencillo acto. A la salida, las palabras de De la Rosa nos dejaban claro que los pilotos habían hecho todo lo que estaba en su mano para realizar el homenaje y que habían contado con el apoyo de las escuderías y de la FIA. Incluso el presidente del máximo organismo, Jean Todt, había dedicado unas palabras.

Sí los pilotos, las escuderías y la FIA habían mostrado su apoyo, entonces ¿quién había puesto la zancadilla a este acto? La respuesta es clara, la FOM de Bernie Ecclestone. Es curioso que Mr E diga por activa y por pasiva que quiere a una mujer en la Fórmula 1 pero cuando fallece una de las últimas en formar parte se quiera mirar hacía otro lado. Quizás quiera ocultar que, les guste o no, María de Villota se ha convertido en el último piloto en fallecer en "acto de servicio".

Las consecuencias de su accidente en Duxford, en un test aerodinámico de Marussia, han sido las causas del fallecimiento de María de Villota, así que, a la lista que hasta ahora culminaba con Ayrton Senna, por desgracia debemos sumarle un nuevo nombre. Si algo hemos aprendido hoy es que cuando las cosas no van bien, a algunos les gusta mirar para otra parte. Bernie Ecclestone no has dado otra de sus lecciones. En su bonita competición no hay espacio para la tragedia.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos