Compartir
Publicidad
Publicidad

Dos ejemplos de cómo no celebrar una victoria

Dos ejemplos de cómo no celebrar una victoria
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Muchos estaréis de acuerdo conmigo en que lo mejor de una competición es esa sensación de trabajo bien hecho y sobre todo el sabor de la victoria después de la carrera. En la Nascar queman rueda como locos e incluso suben al podio con guitarras eléctricas, Valentino Rossi y Jorge Lorenzo han mostrado que el espectáculo puede continuar después de finalizar la carrera, mientras que en la Fórmula 1 y los rallyes la tradicional celebración del Champagne y los himnos es la predominante.

Pero esta vez os traemos dos ejemplos de lo que puede salir mal en una celebración de ese tipo. La verdad es que lo vamos a mirar con un poco de humor, pero sin duda en los dos se podrían haber hecho mucho daño. Desde luego en Europa del Este tienen muy claro como se hace una celebración espectacular. Prometedme que no lo haréis en vuestras casas.
Alexander Sailuk, el mismo que hizo el espectacular salto del Rally de Turquía:

No se el nombre del siguiente ejemplo, pero lo que esta claro es que la frase de no corras con cosas afiladas en la mano tiene su razón:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos