Compartir
Publicidad
Publicidad

Descubriendo Brackley, la sede de Mercedes AMG F1: Race Bay e inspección

Descubriendo Brackley, la sede de Mercedes AMG F1: Race Bay e inspección
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras ver cómo funciona la sección de construcción de piezas de la base de Mercedes AMG, nos desplazamos a otro edificio. Se trata del llamado "Race Bay", donde se reciben los coches después de disputar las carreras, en el caso que no se dirijan directamente hacia su siguiente destinación en caso de carreras en semanas consecutivas. Se trata de una sección apasionante de Brackley ya que allí se trabaja directamente en los coches que están ganando carreras este año.

Mientras andábamos bajo un cielo apropiadamente gris (¿o será color plateado?), nos cruzamos con un mecánico que anda con un carrito. En la distancia no se veía bien lo que transportaba pero pronto nos damos cuenta que se trata de un monocasco de un Mercedes W05 Hybrid. Es uno de los monocascos que el equipo tuvo en Montreal para el Gran Premio de Canadá. Buen inicio para una parte de nuestra visita que se presentaba espectacular.

El lugar donde descansan los ganadores

Acercándonos al edificio, vemos la gran cantidad de camiones de transporte, todos con los colores y las calcas del equipo, radiantes incluso en un día que no es precisamente soleado. Tras entrar en el "Race Bay", nos esperan los mismos colores y logos pero quienes los llevan son los grandes ganadores de este año. No, no se trata de Nico Rosberg y Lewis Hamilton, los pilotos de la escudería que se ha llevado seis de las siete carreras disputadas hasta el momento, sino de sus máquinas.

En efecto, una de las primeras cosas que vemos al llegar a esta zona de "reposo" es la pareja de chasis que Mercedes emplea en las carreras. Dos unidades del W05 Hybrid completamente desnudas. Para quienes estamos allí, nos resulta casi imposible apartar la mirada de tales obras de arte. Los dos monoplazas, apoyados en una "mesa de trabajo" (tipo carrito, para que haya acceso también por debajo) están reducidos a apenas un monocasco con cuatro cables sueltos y poco más.

Las cajas de cambios reposan sobre mesas más convencionales, mientras que los motores están en otras salas en las que sus componentes son inspeccionados. Pero la imagen es espectacular. Ante nosotros, bajo el mismo techo y en la misma sala, tenemos a los principales sospechosos de ser campeones del mundo de 2014. No solo eso, sino que les tenemos sin ocultarnos ningún secreto. Solo nuestra falta de experiencia en el campo tecnológico nos impide entender en un vistazo rápido el motivo por el que estos coches vuelan como lo hacen.

En realidad y siendo justos, el secreto de Mercedes está más en la unidad de potencia pero ello no quita que el monoplaza en sí es un excelente paquete que les permite explotar al máximo el rendimiento de un motor y una caja de cambios que parecen haber nacido con una simbiosis totalmente natural entre ellos. Nos acercamos hasta el punto en que casi podríamos tocar el interior de los anclajes del coche con el motor que debería estar allí. Las mesas albergan todo tipo de herramientas, piezas y demás utilizades. Cualquier diseñador de otro equipo de Fórmula 1 se pondría las botas con solo pasar cinco minutos allí.

Mantener las piezas en buen estado es vital

Mercedes Brackley

Antes de seguir hacia el siguiente destino de nuestra visita por el "Race Bay", tenemos la oportunidad de revisar con nuestras propias manos algunas piezas de fibra de carbono de la zona de los frenos. Ligero, resistente y con muchísima atención al detalle. Así es una parte poco visible de un Fórmula 1. Aunque esto apenas sorprende, ya que en la categoría reina a veces lo más elaborado es aquello que se oculta a la simple vista del espectador. También podemos comparar al detalle los dos alerones traseros usados por Mercedes este año.

A la derecha tenemos la versión "estándar", mientras que a la izquierda se nos muestra la versión que utiliza el "monkey seat". Interesante comparación entre ambos como también lo fue la visión en la sección de pintura de dos capós motor con distinta forma. El hecho que los pintaran ahora implica que la marca tiene dos especificaciones listas para varias carreras. Lo mismo debería ocurrir con los alerones traseros y, evidentemente, con otras piezas que no llegamos a ver esta vez.

En las salas que hay al lado vemos a técnicos trabajando en los motores, en las cajas de cambios, en piezas de todo tipo e incluso en partes aerodinámicas. Nos cuentan que esta es la sección de inspección. Cuando los coches vuelven a casa después de una carrera, inmediatamente son desensamblados y todas sus piezas pasan por inspección para asegurarse que su estado es correcto y pueden seguir siendo usadas en el monoplaza. En caso de que no sea así, las piezas son reemplazadas, siempre y cuando se trate de cosas que la FIA permita cambiar, claro.

Desafortunadamente (aunque lógico por otra parte), no podemos entrar a estas salas que de nuevo están protegidas contra el polvo, y la visita por el pasillo que lleva a las salas de inspección se termina pronto. Nos cuentan entonces, a la vista de tantos tráilers preparándose, que el equipo de Fórmula 1 se lleva en total 27 camiones al circuito para cada gran premio. Dos de ellos están destinados a los monoplazas, mientras que nueve se utilizan para todo lo que es el garaje, las piezas de recambio, herramientas y demás utillajes. En cuanto a los restantes dieciséis, llevan todo lo necesario para montar el enorme hospitality del equipo.

Con estos camiones viajan, según nos cuentan, entre 60 y 100 trabajadores del equipo. Un número poco específico, aunque sabemos que el número real se acerca a los 100. Sobre todo porque de entre todo el personal de Mercedes AMG F1, 45 de ellos se dedican al mantenimiento del coche. Según estipula la FIA, hasta 45 personas pueden tener acceso al coche y "tocarlo", por así decirlo. Así que si se suma todo el personal que realiza otro trabajo... queda claro. Algunos dicen que un equipo de Fórmula 1 que viaja por todo el mundo es como una familia. Casi hay que imaginárselo más como un pequeño pueblo que se convierte en un pequeño país cuando se suma el personal de otros equipos y los periodistas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos