Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Debería Toyota llevar un tercer coche a Le Mans?

¿Debería Toyota llevar un tercer coche a Le Mans?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para ganar en Le Mans hay que llevar tres coches. Uno romperá, el otro se accidentará y el otro ganará. Esta frase es casi un proverbio en el mundo de las carreras en general y en las 24 horas de Le Mans en particular. Toyota debería tomársela en serio, ya que los ejemplos hablan por si solos. Audi ha llevado siempre tres coches (excepto en 2012, cuando llevó cuatro), Peugeot llevó tres coches y hasta cuatro en el caso de un coche privado para Pescarolo un año y Oreca otros dos y Nissan el año que viene seguramente lleve también tres coches a la carrera más importante del año.

Todo esto, hablando de tiempos recientes, claro. En el pasado las marcas habían llegado a llevar hasta cuatro o cinco unidades a las 24 horas de Le Mans, aunque también era en una época donde la fiabilidad era menor. Lo que está claro es que en incluso en tiempos recientes, es relativamente normal que por lo menos uno de los coches de un equipo sufra un problema técnico. Lógicamente esto deja a la otra unidad desprotegida ante cualquier accidente y dejar al equipo sin un buen resultado incluso aunque el coche fuera el más veloz.

Por lo tanto, no nos andemos con rodeos. La pregunta es retórica. Toyota debe llevar un tercer coche a las 24 horas de Le Mans si quiere optar a ganar en igualdad de condiciones con Audi, Porsche (aunque por ahora vayan con dos coches) y Nissan el año que viene. De hecho, Toyota en sus proyectos previos sí a finales de los años 80 y principios de los 90 por una parte y finales de los años 90 por otra parte, llevó como mínimo tres unidades de sus coches, aunque no llegaron a ganar.

Toyota TS010 TOM

Para el primer proyecto serio de Toyota en Le Mans con el TS010, la estructura elegida fue la de TOM'S. Proveniente también desde Japón, es el equipo más oficial de la marca fuera del propio equipo de la marca y aún hoy en día compite y vence en Japón tanto en las competiciones del Super GT y Super Taikyu como en la Super Fórmula y en la Fórmula 3. Precisamente TOM'S podría (y debería) ser la clave de Toyota para llevar un tercer coche a las 24 horas de Le Mans.

Toyota es actualmente el mayor fabricante de automóviles del mundo con el mayor número de ventas. Está claro que ingresos no le faltan, pero por la propia mentalidad japonesa se da el caso que le falta la pasión necesaria para tomar decisiones con el corazón en lugar de hacerlo solo con la cabeza. Por ello dejaron la Fórmula 1 en su día; por considerar que era más importante mantener una fábrica antes que un equipo de la categoría reina. Una de las dos da más publicidad pero no entraría en su mentalidad el dejar a tanta gente sin trabajo.

Es lo mismo que llevó a la marca a no tener siempre dos coches en el WEC en el pasado, en el proyecto más reciente a pesar de lo estúpido que puede parecer hoy en día. Pero, como suele decirse, lo barato a veces sale caro. Una inversión fuerte por parte de Toyota podría reportar una victoria en Le Mans cuyo precio de tal publicidad es difícil de valorar. Sin ganar, esta inversión es "vacía" (incluso si ganan el campeonato) y técnicamente "sale más cara" si lo valoramos desde el punto de vista de gasto y recompensa.

Está claro que para Toyota, llevar un tercer coche implica pagar por la inscripción, por la preparación y puesta a punto del coche así como pagar al personal a cargo de la gestión técnica y deportiva del que sería el tercero TS040. En estos momentos, este es un gasto que el equipo parece no estar dispuesto a asumir. Por ello, la decisión sobre qué hacer debería ser una asociación con su partner histórico; el equipo TOM'S que sigue encargándose de Toyota en las categorás nacionales.

Toyota TS030 Le Mans

Para Toyota, asociarse con TOM'S le daría la posibilidad de disponer de un tercer coche con gastos compartidos y con un equipo técnico y deportivo solvente, además de asegurarse una "obediencia" completa. Aunque desde el punto de vista oficial, Toyota tendría dos coches con los números 7 y 8 y TOM'S un tercer coche (hipotéticamente con el 36), la realidad es que la marca podría tener un cierto poder de decisión sobre hipotéticas órdenes de equipo de forma similar a como Peugeot las tenía sobre Oreca.

Con gastos compartidos, TOM'S podría plantearse volver a una categoría a la que no ha vuelto en más de dos décadas por un precio relativamente reducido, disponiendo con una máquina ganadora. Mientras tanto, Toyota tendría la oportunidad perfecta de justificar el tener tres coches gastando menos de lo que se esperaría, aumentando así sus posibilidades más de lo que que aumentarían los costes. Siendo como sería una carrera sola, es un esfuerzo que merecería la pena.

En 2014, habría podido ganar las 24 horas de Le Mans este hipotético tercer coche en caso de tener los pilotos adecuados. En Japón, a TOM'S no le faltan pilotos de calidad como pueden ser James Rossiter o Ryo Hirakawa, que serían perfectamente capaces de competir en Le Mans, ya que se puede asumir que Kazuki Nakajima seguiría en uno de los coches oficiales de Toyota. Aquí es donde vendría el por otra parte interesante problema, puesto que uno de los principales pilotos de TOM'S en Japón es... André Lotterer. Cosas más raras se han visto, ¿no?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos