Compartir
Publicidad
Publicidad

Dale Earnhardt, a la 77ª va la vencida

Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Nada más y nada menos que setenta y seis carreras han tenido que pasar para que, el hijo de uno de los pilotos más grandes de la historia de la NASCAR y uno de los pilotos con más fans en esta categoría, vuelva a ganar una carrera. Demasiado tiempo para alguien con el carisma de Dale Earnhard Jr.

La racha llegó a su fin en la Lifelock 400 disputada en el oval del Michigan International Speedway. Hasta ahora el piloto de Hendrick Motorsports sólo había podido dedicar la victoria a su nuevo equipo en The Bud Shootout, una de las carreras previas a la Daytona 500, carrera sin más valor que calentar el comienzo de la temporada. A pesar de su mala racha el piloto en 2008, Earnhardt es uno de los candidatos claros ha hacerse con el título final.

La victoria de Earnhardt Jr. se fraguó en las últimas vueltas con un deposito casi vacio, que se vio beneficiado por varias situaciones de peligro que requirieron la presencia del Safety Car. La aparición de éste permitio al 88 llegar hasta el final manteniendo la situación de privilegio. Tan poco gasolina tenía que ni pudo realizar los famosos donuts con los que nos suelen deleitar los pilotos de la NASCAR tras su victoria.

Vía | Autoblog

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos