Compartir
Publicidad
Publicidad

Base, carretera y circuito: la pequeña aventura de los Porsche 956 oficiales en Sandown

Base, carretera y circuito: la pequeña aventura de los Porsche 956 oficiales en Sandown
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la película de Michel Vaillant, hay un momento en que los coches del equipo de la familia protagonista tiene a sus dos coches, prototipos de las 24 horas de Le Mans, dirigiéndose a toda velocidad hasta el circuito de La Sarthe. Esa escena es considerada por muchos como completamente imposible de creer y algo que nunca sucedería. Pero, cosas de la vida, Porsche tuvo a sus coches en carretera abierta cerca de Sandown en su día, y de la misma forma que los Vaillante de la película, se dirigían a una carrera.

Sucedió durante la última ronda del campeonato del mundo de resistencia de 1984. Era la primera vez que el mundial competiría en el circuito de Sandown, en Australia, y Porsche llegaba a la última de 1984 con todo ganado tanto en lo que se refiere a la clasificación reservada a los pilotos como a la de constructores. Con todo decidido, la audiencia no fue muy grande y la carrera en sí causó pérdidas a la organización con una asistencia de público de unas diez mil personas.

Porsche 956 Sandown 1984

Pero esa carrera sirivió para dar lugar a una de las imágenes más curiosas de la época en cuanto a automovilismo se refiere. La famosa foto de tres Porsche 956 en carretera abierta en Australia. ¿Cual era la historia detrás de esa foto? ¿Por qué razón tenía Porsche a sus tres coches oficiales circulando por carretera abierta? La respuesta es muy simple una vez se sabe el motivo. Los coches simplemente circulaban entre el lugar donde estaban guardados y el propio circuito de Sandown.

Los coches del equipo de Rothmans se guardaban en el Noble Park, situado a unos 4km del circuito de Sandown Raceway. Para mover los coches de la base de Porsche allí hasta el autódromo donde se competía habría sido una tontería traer o alquilar camiones de transportes cuando los propios coches de competición podían circular... ¿o no? Así lo creyeron los chicos de Porsche, que por lo tanto fueron a lo sencillo y decidieron mover las máquinas por carretera abierta.

Desde Noble Park, los coches oficiales con nombres tan elocuentes como Stefan Bellof, Derek Bell, Jochen Mass, Jacky Ickx, Vern Schuppan o Alan Jones, tomaban calles menores hasta llegar a Prince Highway, donde la famosa foto fue tomada. Eso sí, siempre respetando los límites de velocidad. ¿Nos imaginamos lo que debe ser ir circulando con el propio coche y que de golpe te adelante un grupo de tres Porsche 956 oficiales que van a competir en el circuito local en un evento del mundial de resistencia?

Al final, Porsche acabaría obteniendo un doblete, ganando la que sería la última carrera antes de la llegada del sucesor, el 962 que tantos éxitos le daría a la marca de la misma forma que el ya veterano 956 lo había hecho. Y lo hizo con anécdota incluida. Una anécdota que ha pasado desapercibida para muchos pero que trajo de cabeza a unos pocos que buscaban descubrir el origen de tan curiosa imagen como es ver a un coche del grupo C por carretera (que no sea el Dauer, claro).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos