Compartir
Publicidad

Análisis técnico del circuito de Hockenheim

Análisis técnico del circuito de Hockenheim
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El trazado alemán de Hockenheim podría ser catalogado como una de las mayores desgracias que ha hecho Hermann Tilke en los últimos años. Por muy interesante que resulte el trazado actual, siempre veré a Tilke como el mutilador de uno de los circuitos más rápidos e interesantes del calendario de tiempos pasados.

Lo que eran interminables rectas entre los frondosos bosques alemanes, que incluso hacían que los monoplazas perdieran las comunicaciones con los boxes, se ha convertido en un circuito moderno de carga aerodinámica media, que combina una parte veloz en el inicio de su trazado con una mucho más lenta en la conocida zona del estadio que da fin a la vuelta.

Como sucede en todos los circuitos con dos zonas tan claramente diferenciadas en cuanto a velocidad y requerimientos del monoplaza, el compromiso en los reglajes es una de las claves del rendimiento. En general, los pilotos prefieren tener una buena velocidad punta en las rectas para adelantar o no ser adelantados, por lo que las manos del piloto en las lentas curvas del estadio, sobre todo este año que no disponen de control de tracción, serán más importantes que de costumbre con los monoplazas más descargados de ala.

Esto era Hockenheim antes

El trazado alemán de Hockenheim presenta buenas posibilidades de adelantamiento, ya que las rectas del inicio de la vuelta están generalmente seguidas por fuertes frenadas. Especialmente interesante será la frenada para la horquilla de la curva 6, a la que se llega tras la “recta” más larga del cicuito, y donde será esencial tener un coche estable en frenada. La exigencia de los frenos es similar a la de Bahrein, por lo que no debe obviarse este aspecto.

Hockenheim también es una pista exigente para las gomas, y es por ello que Bridgestone suministrará este fin de semana sus compuestos medio y duro. El principal problema que sufren las gomas no se deriva de un desgaste excesivo (salvo que el calor sea exagerado), sino que viene dado por las zonas lentas de tracción y las fuertes frenadas. Será la primera vez que las nuevas gomas Bridgestone monomarca pisen el trazado alemán para un fin de semana de Gran Premio.

La estrategia habitual en este Gran Premio será a 2 paradas, y como sucede siempre que nos encontramos con un circuito que no tiene ninguna curva rápida a destacar, el efecto de la carga de combustible sobre el tiempo por vuelta no es de los más elevados, valorándose en 3 décimas por cada 10 kg adicionales de carga.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio