27 años después, una mujer sube al podio

27 años después, una mujer sube al podio
Sin comentarios

Seguro que a muchos os ha sorprendido ver como una mujer del equipo Red Bull subía al podio y recogía el trofeo entregado a la escudería que gana el gran premio. Ni Christian Horner, ni Adrian Newey. La mujer encargada de tener ese honor ha sido una ingeniera de electrónica, Gill Jones, con 177 grandes premios en la Fórmula 1 a sus espaldas.

Si tiramos de historia, se trata de la primera vez que vemos a una mujer recoger un trofeo desde hace 27 años. La última en hacerlo fue Ginnie Williams, la recientemente fallecida esposa de Frank Williams y a la que se pudo ver en el podio del Gran Premio de Gran Bretaña de 1986 celebrado en el circuito de Brands Hatch.

Puede que sea una mera anécdota sin mayor vuelta de hoja pero también podríamos pensar que hay algo detrás de la elección de una mujer para recoger el trofeo por parte de Red Bull. Quizás podría servir como contestación a Stirling Moss y sus polémicas declaraciones de la pasada semana en las que afirmaba que las mujeres no tenían la aptitud mental para correr duro, rueda a rueda, en la Fórmula 1.

Si seguimos elucubrando, podríamos pensar que la decisión sirve de crítica al trato que las mujeres reciben en los países árabes aunque en el caso de Baréin es todo un "ejemplo" para sus vecinos ya que las muejres pueden votar desde 2002 y en los últimos años han formado parte de la cámara de representantes.

Sea cual fuere la razón de Red Bull, es bueno que la mujer rompa una nueva barrera en la máxima categoría. Tenemos grandes ejemplos con Monisha Kaltenborn o Claire Williams y seguro que la presencia femenina en la Fórmula 1 seguirá aumentando. El último salto sería ver de nuevo a una mujer piloto en la parrilla. Algo de lo que se lleva hablando desde hace tiempo y que no acaba de confirmarse.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio