Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Toyota Yaris Cross Electric Hybrid: degustamos el sabor de su tracción a las cuatro estaciones

Toyota Yaris Cross Electric Hybrid: degustamos el sabor de su tracción a las cuatro estaciones
1 comentario

El linaje del actual coche del año en Europa crece con rotundidad. El Toyota Yaris Cross Electric Hybrid apuesta por romper moldes y escapar de la dinámica urbana del Toyota Yaris original. Hasta aquí llegan sus intenciones, por eso, nosotros hemos querido saber hasta qué punto llega el vigor que promete.

La curiosidad nos corroe antes de recoger el modelo. No es para menos. Estamos ante una tendencia que la industria abraza con fuerza y de la que los fabricantes esperan sacar buen partido.

Hablamos del empuje de los llamados B-SUV o crossover compactos. Hay quien pueda aprovechar tal terminología para calificar al Toyota Yaris Cross Electric Hybrid de Baby SUV. La etiqueta encaja para otros modelos recientes, con mucha pompa y pobres circunstancias. Sin embargo, el nuevo todocamino de Toyota tiene poco de bebé o de infantil.

Tras recorrer pocos kilómetros, notamos que la marca nipona ha transmitido una dosis de portento equilibrado a su utilitario. Nos brinda una nueva identidad, más polivalente, ágil y con algo más de habitabilidad.

Toyota Yaris Cross trasera

Al Toyota Yaris Electric Hybrid que probamos en su momento le ha salido un hermano "mayor" con el que comparte genética, pero al que el gimnasio parece sentarle bien. Esta sensación se encuentra reforzada en nuestro caso, porque el fabricante nos dejó las llaves de la versión tope de gama, la Premiere Edition.

Esta enseña el color más característico que Toyota ha logrado para el SUV, un comedido bi-tono en ámbar y negro. Puede que nos acusen de exagerar si afirmamos que su calidez nos resultó hipnótica, aunque el gran público coincidirá en que este cromatismo invita, cuanto menos, a que se le admire durante un buen rato.

La riqueza en detalles y prestaciones top, como las llantas de aleación de 18'', nos seduce. Es innegable. No obstante, por pura deformación profesional, nos sirve de acicate para limpiar con más ahínco la lente de la lupa que usaremos para dar con la verdadera personalidad cross de este nuevo híbrido eléctrico.

Desmontando al Toyota Yaris Cross Electric Hybrid

Toyota Yaris Cross Suv

Toyota partía con ventaja para crear un coche como el Toyota Yaris Cross Electric Hybrid. Mientras sus competidores exploran las posibilidades de los B-SUV improvisando motorizaciones con añadido microhíbridos o semihíbridos, la tecnología híbrida eléctrica de Toyota se adapta al crossover.

Nos permite una conducción más que eficiente en vía urbana y, al mismo tiempo, ampliar miras hacia espacios más agrestes o climas agresivos para la conducción.

De lo segundo, daremos cuenta pronto. Lo primero que toca es perdernos en vía urbana y encontrar la retención más soporífera que podamos. Para ello, tratándose de Madrid, no hay más que pensar en nombres de políticos decimonónicos: José Abascal, Emilio Castelar, Martínez Campos o Serrano nos ayudan sobremanera.

Toyota Yaris Cross en Madrid

Entre semáforo y semáforo, comprobamos lo que sospechábamos. El alma de eficiencia del Toyota Yaris original pervive en el crossover, dotándolo de la respuesta eficaz que lo caracteriza. Nos parece una solución adecuada para quien busque un modelo que se conduzca con soltura y sencillez. Nos movemos en modo ECO en un consumo algo por encima de unos 4,5 l/100 km.

Por cierto, su cifra de potencia no varía. Presenta un motor de tres cilindros 1.5 de gasolina y los 116 CV que ya conocíamos del Toyota Yaris. Ahora bien, el caballaje se reparte de forma diferente en las versiones con tracción AWD-i, algo que tendremos oportunidad de experimentar. ¿Para qué engañarnos?, estamos locos por escapar de la capital y pisar primero autopista y después pista.

Tracción a las cuatro estaciones

Toyota Yaris Cross 14 en la sierra

Vamos de camino a una naturaleza que sintoniza bien con la silueta angulosa del Toyota Yaris Cross Electric Hybrid en días tan claros de otoño como los que nos encontramos. En autovía, cambiamos a modo Normal, para pasar a Sport una vez abandonamos la vía rápida.

Sus tecnologías de seguridad, conocidas ahora como T-Mate, nos ayudan por las carreteras reviradas de la sierra de la comunidad, con tramos que a estas alturas del año han dejado de catar la luz del sol y acumulan tanta humedad como hielo. Es hora de probar los modos del sistema AWD-i, con uno dedicado a los firmes más gélidos. Las bondades de la cuádruple tracción son imperceptibles en ciudad, pero no aquí.

Toyota Yaris Cross head up

Notamos el trabajo en conjunto del bloque original del Toyota Yaris (que ruge en su empeño por satisfacer nuestra demanda de energía) y el propulsor eléctrico añadido en el eje trasero. Ambas mecánicas trabajan de forma independiente.

Como se puede comprobar, exprimimos las posibilidades del Toyota Yaris Cross Electric Hybrid sin remilgos de conservar el consumo. Destaca su capacidad para recuperar la velocidad tras curvas más cerradas. Se trata de una virtud de su sistema de tracción total, que está diseñado para situaciones como estas o las arrancadas.

En el paso por curva, conseguimos sujetar sin problema la trayectoria en el carril, sin pisar siquiera la línea central. De hacerlo, el asistente de mantenimiento de carril nos avisa rápidamente con una señal lumínica permanente en el panel de instrumentos.

Ya con la adrenalina agotada...

Toyota Yaris Cross en invierno

"Vamos a relajarnos un poco", pensamos antes de hacer la primera parada. No es complicado. Pese a que su despliegue de potencia en autovía no es comparable con el que vemos en segmentos superiores, la comodidad y estabilidad de su conducción no tiene nada que envidiar a la de todocaminos más voluminosos que alardean de ello.

Con este pensamiento presente, exploramos con detenimiento el interior. Nos llama la atención al volante el cuidado por integrar al Toyota Yaris Cross Electric Hybrid en la línea actual del infoentretenimiento de Toyota.

Toyota Yaris Cross pantalla

Esto se traslada en la fusión entre lo analógico y digital del panel de instrumentos, al igual que en la pantalla táctil central de 9 pulgadas. Su presencia monopoliza la atención y es una de las grandes claves por las que este habitáculo quiere identificarse con el de un SUV.

Como es lógico, no podemos olvidar que partimos de la base del utilitario original con el que comparte plataforma. Ahora bien, el crossover crece 24 centímetros de largo. La anchura la mantiene, subiendo de talla tan solo 2 centímetros.

La prueba definitiva del maletero de un utilitario: ¿cabe una MTB?

Todo ello se traduce en un habitáculo un poco más amplio. Al llegar a casa, nos da por acometer la prueba de definitiva: MTB con ruedas de 29'' (talla M, para más detalles) al maletero con plegado de fila de asientos. ¿Cabrá?

Lo que primero cabe es recordar que bicicletas y segmento B traen consigo amistades difíciles e, incluso, imposibles a veces. Aunque la altura SUV juega en nuestra contra en el acceso al maletero, desmontando la rueda delantera el velocípedo encaja como un guante y deja bastante espacio libre.

Toyota Yaris Cross 11 maletero

Es así como nos convencemos de que los 397 litros del Toyota Yaris Cross Electric Hybrid (127 más que el Toyota Yaris Electric Hybrid) cumplen el propósito previsto por el fabricante. No es otro que otorgar más libertad y flexibilidad de usos.

Además, en esta versión superior, cuenta con portón de apertura automática y el reverso de los asientos se cura de arañazos gracias a unos protectores de goma con líneas en relieve y en forma de hélice. Todo biker (o quien, por ejemplo, tenga el cuajo de cargar leña en una versión premium) encontrará estos detalles como una bendición.

Comportamiento en pista

Toyota Yaris Cross 19 en pista

Convencidos de que estamos ante un verdadero crossover compacto y no un utilitario disfrazado, es la hora de una sesión todoterreno. Para el debido clímax de nuestra prueba, no vamos a jugar a precipitar por pedregales al vehículo. El nuevo B-SUV de Toyota no es un coche para el pastoreo diario o para llevar al límite su capacidad de torsión, sino un modelo que salva con mucha solvencia y facilidad todo tipo de terrenos, desde la ciudad al campo.

Siguiendo esta premisa básica, nos internamos por diversos tipos de pistas, desde las más llevaderas hasta otras llenas de incómodos baches y obstáculos más técnicos. A primera vista, este modelo es 9 centímetros más alto, el puesto de conducción 6,3 cm y la distancia libre al suelo 2,5 cm. Nos proponemos exprimir estas diferencias.

Toyota Yaris Cross Trail

La comodidad del modo trail en tramos poco quebrados es considerable. Apenas percibimos la diferencia con el asfalto, lo que no diezma el ritmo. Cuando la pista se rompe, el comportamiento es aceptable. Está claro que no estamos ante un animal de los caminos como la última versión híbrida enchufable del Toyota RAV4 Plug-in.

Esto no va en detrimento del apelativo Cross o su naturaleza de todocamino. La tracción integral AWD-i nos es útil para superar pendientes abruptas que puntualmente se cruzan en nuestro camino, en especial, en situaciones en las que la velocidad es reducida o en arrancadas de difícil salida. Su versatilidad de todocamino queda patente, así como la sensación de poder acceder a rincones serranos sin derramar una gota de sudor de más.

5,1 l/100 km clavados

Toyota Yaris Cross Perfil

Por supuesto, insistimos en olvidarnos de conservar un consumo de récord para explorar qué nos puede ofrecer en el campo el Toyota Yaris Cross Electric Hybrid. Tras recorrer varios centenares de kilómetros y todo tipo de terrenos, nuestro consumo medio coincide con la propia homologación de esta versión, es decir, 5,1 l/100 km.

La categoría premium la convierten en la más generosa en la quema de combustible. El peso de la tracción integral eleva su masa hasta los 1.260 kilogramos. Nuestra conducción no ha podido ser más derrochadora, complicándole la vida entre el asfalto y la tierra o circulando en todo momento casi a la velocidad máxima legal que rige en cada vía.

Toyota Yaris Cross trail

Aun así, no hemos logrado superar la cifra de consumo de su homologación WLPT. Desde luego, durante la prueba el Toyota Yariss Cross Electric Hybrid ha honrado el dinamismo de los motores híbridos eléctricos de Toyota y el sistema AWD-i. Este último mantiene la eficiencia al circular fuera del asfalto, compensando las posibles pérdidas de motricidad.

El vehículo es un arma polivalente y eficiente. En ciudad, supera badenes con facilidad; en la naturaleza, nos ayuda a transitar por tramos que serían una pesadilla al volante de otros utilitarios. Por lo vivido, tiene bien merecido un puesto de altura en el segmento B-SUV.

También te puede gustar

Inicio