Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Parabrisas y granizo: la lucha en la que solo puede quedar uno

Parabrisas y granizo: la lucha en la que solo puede quedar uno
Sin comentarios

Publicidad



image


Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Lo mejor

Es uno de los combates más encarnizados que podemos presenciar. Si además lo vivimos en primera persona, puede ser una experiencia incluso aterradora. El granizo es una de las formas más visibles que tiene la naturaleza de demostrarnos su fuerza. Y también uno de los acontecimientos en los que se pone a prueba toda la evolución de la que hemos sido capaces en la automoción. ¿Hemos logrado fabricar coches lo suficientemente fuertes para resistir la furia de la madre naturaleza?

El parabrisas: tecnología del vidrio al servicio de nuestra seguridad

Toyota Granizo 01

En un lado del cuadrilátero tenemos el parabrisas, la luna delantera de nuestro coche. Es un elemento de gran importancia, porque nos concede la visibilidad que necesitamos para conducir y nos protege de los efectos del viento a gran velocidad (de ahí su nombre). También, aunque nos parezca extraño, es responsable del 30% de la rigidez estructural del vehículo. E influye considerablemente en la aerodinámica del conjunto, motivo por el cual vemos con cada vez más frecuencia parabrisas curvos.

Por todo ello, las características del parabrisas están reguladas en la gran mayoría de países del mundo. En la UE es el Reglamento nº 43 y la Directiva 92/22/CEE los que recogen cómo deben ser no solo el parabrisas sino también el resto de lunas del coche. En España por ejemplo, mientras que se permite el uso para las ventanillas de vidrio templado (que evita que se produzcan astillas de gran tamaño al romperse), para el parabrisas es obligatorio el vidrio laminado. Este cristal está formado por dos capas de vidrio y una intercalada entre ambas de PVB (butiral de polivinilo), un polímero de gran adherencia que reduce al máximo la entrada de cristales al interior del vehículo en caso de accidente.

Cabe decir que el parabrisas y las lunas en general, como elementos importantes de nuestro vehículo, han ido recibiendo un sinfín de funcionalidad extras. Así, nos podemos encontrar con lunas tintadas, térmicas, con control solar, hidrófobas, antirreflectantes, acústicas… Una de las últimas innovaciones introducidas son los sistemas head-up display, que mediante una capa transparente de reflexión, permite mostrar elementos y mensajes en el propio vidrio.

El granizo: un furioso y fascinante fenómeno de la naturaleza

Toyota Granizo

En el otro lado del cuadrilátero se encuentra el granizo, uno de los fenómenos meteorológicos más fascinantes, a pesar de producirse con cierta frecuencia. Su formación en los cumulonimbos, a partir de una partícula que recoge gotas de agua y se congela, aún guarda algunos misterios para los científicos. Se sabe que el proceso, llamado acreción, se produce cuando la temperatura a 6.000 metros no es muy baja, para que la partícula pueda recoger gotas de agua aún sin congelar. Pero tampoco muy alta, para que el granizo pueda llegar a formarse.

El granizo se produce con más frecuencia en verano

Por eso el granizo es común en zonas relativamente templadas, como Europa, y se produce con más frecuencia con las tormentas de verano que en invierno. Las granizadas han sido causantes de grandes estragos a lo largo de la historia, desde arrasar cultivos y construcciones hasta dañar de gravedad a toda clase  animales y personas. Uno de los contendientes del granizo más habituales en la actualidad es precisamente el parabrisas del coche.

Este video corresponde a una tormenta de granizo sufrido el pasado verano en la localidad de Lalín, Pontevedra. Granizos del tamaño de pelotas de golf, algunas de 4 centímetros de diámetro, y vientos que alcanzaron los 100 kilómetros por hora, provocaron graves daños en los vehículos de los vecinos. Se produjeron bollos en chapas, picadas en lunas e incluso algunas de éstas llegaron a quebrarse ante la potencia de los granizos.

El granizo en nuestro seguro: cuándo estaremos cubierto

Toyota Granizo

Vale, supongamos que se produce el desastre y el granizo vence sobre nuestro parabrisas. ¿Qué podemos hacer ahora? Quizás queramos avisar a nuestra aseguradora antes de llevarlo a cualquier taller. Por supuesto, si contamos con el seguro a terceros (el mínimo exigido por ley), nuestro coche no estará cubierto. Tampoco si contratamos una cobertura de daños propios, que habitualmente recogen los desperfectos en lunas, pero no suelen cubrir los daños causados por efectos meteorológicos. Aunque si bien es cierto que es cada vez más frecuente incluir opciones específicas para los daños provocados por el granizo.

Si contamos con un seguro a todo riesgo, es probable que ésta sí incluya indemnizaciones por daños sufridos en eventualidades naturales, como las tormentas de granizo. Pero no es algo obligatorio, por lo que deberemos leernos bien la letra pequeña de nuestro seguro.

Los seguros no suelen incluir los daños por granizo

Existe una última incógnita a la ecuación. Desde 2016, todos los vehículos asegurados están cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros. Este organismo público fue creado para compensar los cuantiosos daños producidos por determinados acontecimientos o fenómenos extraordinarios, como un tumulto popular, un atentado terrorista o un desastre natural. Este último puede ser una inundación, tempestad o caída de aerolitos (partículas caídas del cielo), pero el consorcio trabaja con límites muy específicos y no cubriría la granizada a menos que los granizos sean de un muy considerable tamaño.

Entonces, ¿cómo podemos proteger nuestro parabrisas?

Toyota Granizo

Obviamente, lo mejor para proteger nuestro coche del granizo es dejarlo en el garaje durante la tormenta, o buscar algún aparcamiento que al menos esté cubierto. Si no contamos con ninguna de las dos opciones, siempre podemos tratar de protegerlo con una cobertura especial (en el mejor de los casos) o con cartones sujetos con los limpiaparabrisas (en el peor).

En caso de tormenta, está prohibido parar en túnel o bajo un puente

Si a pesar de todo ello tenemos que ponernos al volante durante la tormenta de granizo, o si ésta nos pilla de improviso durante el trayecto, la DGT nos recuerda que está prohibido pararse bajo un puente o dentro de un túnel. Además nos da algunas recomendaciones que debemos tener en cuenta:

  • Mantener la calma, pues el estruendo del granizo sobre nuestro coche puede distraernos o alterarnos.
  • Conducir con precaución, pues como en toda tormenta se reduce la visibilidad del tráfico.
  • Acelerar y frenar con suavidad, y no realizar movimientos bruscos, no solo por los propios granizos sino porque nuestros neumáticos se enfriarán más de lo normal.

Y como más vale prevenir que curar, siempre podemos tomar algunas precauciones para mantener las lunas de nuestro coche en un estado óptimo. De esta manera podemos ganar algunos puntos extras a la hora aguantar las embestidas del temible granizo. Las recomendaciones son las clásicas:

Todas son buenas recomendaciones, pero realmente estaremos a merced de la madre naturaleza. Si se forma un granizo de gran tamaño, o si el viento azota con especial virulencia, nuestro coche puede resultar seriamente dañado. Así que si el servicio meteorológico anuncia granizada de la buena, mejor dejar el coche en casa y no presentarse al duelo. Nuestro vehículo lo agradecerá.

Imágenes | Flickr/30 Lines | Pixabay/Andrei Stroca | Unsplash/Helloquence | Toyota Newsroom

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Compartir