Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

La transformación del carsharing no es el futuro del coche, es el presente

La transformación del carsharing no es el futuro del coche, es el presente
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

El mundo del transporte urbano vive una auténtica revolución con fórmulas como el carsharing, que ofrecen la posibilidad de alquilar a tiempo parcial, sin tener que comprarlo y olvidarte del aparcamiento.

Este fenómeno se ha convertido en la nueva forma de tener coche en el siglo XXI, gracias a que podemos disfrutar de un vehículo solamente por el tiempo que realmente lo necesitamos.

El hecho de reservar el vehículo a través del teléfono móvil o Internet aporta comodidad e inmediatez

El éxito y el gran crecimiento que están teniendo las plataformas de carsharing es un hecho. Solo basta ver en las grandes ciudades la proliferación de esta nueva movilidad, que apuesta por el alquiler del coche por un tiempo limitado, que contribuye a descongestionar el tráfico.

¿Cómo se utiliza el carsharing?

El alquiler de un vehículo a través de este sistema del carsharing se puede efectuar desde el teléfono móvil o Internet, por lo que aporta al usuario comodidad e inmediatez en la respuesta. Una vez se reserva el coche, éste dispondrá de una tarjeta electrónica con la que abrir y cerrar el automóvil, sin necesidad de mediar con la empresa para conseguir la llave.

Toyota Iroad 4

La operadora del servicio se encarga, además de las revisiones y del mantenimiento del coche, junto con el combustible y el seguro a Todo Riesgo.

En la mayoría de las ciudades españolas, la cifra de vehículos supera la de sus habitantes. Por ejemplo, en Madrid, estos son casi dos tercios de su población. Precisamente esta superpoblación de automóviles hace que vaya ganando adeptos una opción de movilidad, que todavía es minoritaria: el alquiler de coche por minutos. En Madrid, por ejemplo, se contabilizaron 1,9 millones de coches para una población de 3,14 millones de personas, según el último informe anual completo de la DGT. Y sólo el 11% corresponde a ciclomotores y motocicletas. El resto de vehículos que más obstaculizan la movilidad son turismos, furgonetas y camiones.

Desde el pasado año, tanto la Comunidad de Madrid como el Ayuntamiento de la capital permiten con la tarjeta de Transporte Público acceder a los coches de carsharing de las compañías Bluemove y Respiro, además de ofrecer descuentos a los usuarios del Consorcio de Transportes.

El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, dispone de una tarifa plana para estacionar vehículos de carsharing en las zonas de estacionamiento regulado.

Tener un coche en propiedad en Madrid o Barcelona cuesta más de 16 euros cada hora

Ahorro de dinero y flexibilidad

El carsharing se ha convertido una nueva forma de tener coche, ya que nos ofrece la posibilidad de contar con un vehículo únicamente por el tiempo que realmente lo necesitamos. Tanto es así, que según un estudio realizado por Avancar, empresa subsidiaria de Zipcar, la mayor red de carsharing a nivel mundial, el 46 % de los conductores de Madrid y el 37 % de los de Barcelona han oído hablar del carsharing como forma alternativa del transporte urbano frente a tener un coche en propiedad.

Además, según los datos del citado estudio llevado a cabo en febrero de 2016 a más de 650 conductores de Madrid y Barcelona, entre las ventajas del carsharing cabe destacar el ahorro de dinero (41,3 %), ya que supone la forma más barata de viajar en coche, y la flexibilidad a la hora de acceder a un vehículo (42 %).

El revelador estudio desvela que sólo el 14,9 % de los encuestados considera el carsharing como la forma más respetuosa con el medio ambiente. Esto pone a las claras que para el usuario, el valor añadido de usar carsharing es sobre todo económico, más que medioambiental.

Toyota Iroad Carga 4

Otro estudio, también realizado realizado por Avancar, revela además que tener un coche en propiedad en Madrid o Barcelona cuesta más de 16 euros cada hora. En concreto, el coste por hora de conducción en Barcelona es de 16,62 euros frente a los 17,33 euros, que supone esto en Madrid. Un importe que contrasta significativamente con otros modelos de movilidad, como por ejemplo el servicio de carsharing que ofrece Avancar donde un conductor puede acceder a un vehículo con un modalidad diseñada para uso frecuente por 1,50 € la hora, 30 € el día y 0,20 €/km, pagando una cuota mensual de 10 €. En el caso de Respiro por 2€ la hora, 25€ el día, 5 € al mes y 0,27€/km, puedes desplazarte con un modelo básico.

Todas estas plataformas (Avancar, Bluemove y Respiro, entre otras) suelen alquilar el coche por horas tras el pago de cuotas mensuales, con ofertas de coches de larga distancia y cuya contratación se hace a través de Internet y sin necesidad de acudir a ninguna oficina para rellenar datos. Se trata de un cliente que necesita un vehículo para largos desplazamientos, normalmente de fin de semana.

Optar por el carsharing supondría un ahorro por hora que puede llegar hasta el 75 %, respecto a tener el coche en propiedad

Otras como car2go y emov, a diferencia de las anteriores, se utilizan para trayectos cortos en ciudad, en el que el coche se recoge en un punto y se devuelve en otro. También se diferencian en que no cuentan con un sistema de flota libre.

En este tipo de servicios los coches son eléctricos por lo que pueden aparcar de manera gratuita en la zona azul y verde de aparcamiento regulado de la capital (SER), sin necesidad de sacar ticket. Además y a diferencia de las citadas plataformas tienen acceso a zonas de tráfico restringido.

El considerable ahorro del carsharing

Con los mencionados datos en la mano, optar por el carsharing como modelo de movilidad urbana supondría un considerable ahorro considerable ahorro por hora que podría llegar hasta el 75 % de los conductores.

La encuesta realizada a 1.802 conductores y propietarios de vehículos por valor de más de 20.000 euros procedentes de Madrid, Barcelona, París y Londres, señala que cada ciudadano de la Ciudad Condal gasta en su coche al año 3.284,67 euros durante las 197,67 horas que pasa conduciendo, frente a las 3.785,36 euros y 218,4 horas de Madrid, las 3.583,18 euros al año de París o los 3.435,18 euros de Londres.

El estudio revela que para hacernos una idea de lo que suponen los gastos de tener un coche en propiedad, un ciudadano de Madrid o Barcelona paga más horas de conducción que por pasar una noche en un hotel de 5 estrellas en Madrid o una hora de esquí en una estación del Pirineo Catalán.

¿Quién utiliza el coche compartido?

Los jóvenes con carnet de conducir son los que más utilizan esta forma de movilidad. En el caso de Bluemove el grueso de los usuarios tienen una edad entre los 25 y los 45 años. En el caso de Avancar, el 81 % del perfil de sus usuarios son jóvenes entre 35 y 44 años. No obstante, los jóvenes han sido los que se han convertido en el público “natural" del consumo.

Toyota Iroad 8

En el caso de car2go el 60 % de los usuarios tienen una edad entre los 25 y los 49 años, mientras en emov los jóvenes que utilizan este servicio tienen una edad media de 32 años.

Ir y venir del trabajo, asuntos propios, compras o algún asunto relacionado con el ocio, son los que utilizan car2go y emov, mientras que Avancar, Bluemove y Respiro suelen ser más para escapadas de fin de semana o para trasladar amigos y familiares.

Toyota apuesta con Citélib by Ha:mo por la movilidad urbana sostenible

Otros servicios apuestan por la movilidad urbana sostenible, caso del denominado “Citélib by Ha:mo”, un proyecto piloto de coches eléctricos ultracompompactos instaurado por Toyota en la ciudad francesa de Grenoble en 2014.

Con el Citélib by Ha:mo, Toyota pone a disposición de los ciudadanos de Grenoble 35 i-ROAD y otros tantos Auto Body COMS

Desde ese año y hasta el actual, los 150.000 habitantes pueden disfrutar de 70 vehículos eléctricos de Toyota, integrados por 35 vehículos i-ROAD de tres ruedas y 35 Auto Body COMS de 4 ruedas, que complementan el sistema actual de transporte público interurbano de la ciudad.

Al tratarse de un sistema de transporte basado en vehículos eléctricos, el servicio que oferta cuenta con la instalación de 27 estaciones de carga ubicadas estratégicamente en las inmediaciones de autobuses urbanos, estaciones de trenes y paradas de tranvía. En realidad, se trataba de crear espacio de intermodalidad urbana para complementar la red pública de transporte urbano en el que los usuarios utilicen este sistema de trayectos cortos de vehículos eléctricos compartidos.

Toyota Coms 2

El sistema Citélib by Ha:mo funciona de manera similar al de las bicicletas públicas de alquiler en el que los usuarios tienen la posibilidad de recoger los Toyota mencionados en una de las estaciones habilitadas y depositarlos en cualquier otra estación próxima de destino.

La elección de los modelos de tres y cuatro ruedas de este novedoso sistema de transporte no ha sido al azar. Tanto los Toyota i-ROAD como los Auto Body COMS eliminan la necesidad de aparcamiento, ya que su tamaño compacto, de dimensiones muy reducidas, facilita también la gestión de infraestructuras de aparcamiento.

Además, estos modelos de movilidad personal cuentan con las últimas novedades en materia de seguridad como la innovadora tecnología activa Active Lean, que simula las maniobras de un esquiador en el momento que realizamos la maniobra de giro en las curvas.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos