Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

La ITV para coches híbridos y su casuística

La ITV para coches híbridos y su casuística
Guardar
6 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Seguro que todos conocéis la ITV y habréis pasado alguna inspección en vuestra vida como conductores. Este trámite obligatorio es para muchos una tortura, o bien un “gasto inútil de dinero”. Sin entrar en polémicas, lo cierto es que es algo obligatorio y que debemos cumplir. Debemos pasarla además cada cierto tiempo dependiendo de la edad de nuestro vehículo, y siempre adecuándonos a la normativa y a los protocolos establecidos.

Para despistados, decir que la ITV se debe pasar por primera vez cuando el vehículo cumple los cuatro años, y a partir de ahí se pasará cada dos años hasta que el coche cumpla la década. A partir de entonces los “chequeos” serán anuales. ¿La razón? Que el parque automovilístico esté lo más sano posible, entendiéndose por sano el que no existan piezas no homologadas montadas en nuestros coches. Para el caso de los coches híbridos es necesario actualizar los protocolos de revisión, y como es un hecho que cada vez hay más coches híbridos en España, hay que hacer un esfuerzo integrador.

Pero, ¿qué cambia en una ITV para coches híbridos?

p1050429.JPG

Lo primero que debemos preguntarnos es qué se revisa exactamente en la ITV, y si sabemos en qué se diferencia un coche híbrido de un coche convencional, casi tendremos la respuesta correcta. Repasemos a grandes rasgos las comprobaciones normales en la ITV:

  1. Comprobación de los datos del vehículo conforme a la documentación entregada: Permiso de Circulación y Tarjeta de Inspección Técnica.
  2. Acondicionamiento general exterior: retrovisores, lunas, matrícula,...
  3. Estado general de la carrocería, bastidor, bajos del vehículo…
  4. Funcionamiento de las puertas y ventanillas, mecanismos de cierre, cinturones de seguridad…
  5. Sistema de alumbrado y señalización: funcionamiento de todas las luces del vehículo
  6. Circuito de frenos
  7. Funcionamiento y estado de la dirección
  8. Sistema de suspensión y ejes, verificando su estado y buen funcionamiento
  9. Bastidor, motor y transmisión: tipo motor, nivel de ruido, emisiones de gases contaminantes…

Encontramos en el punto 9 la diferencia entre vehículos convencionales y coches híbridos. Se trata de las diferencias en el motor y, sobre todo, en la parte híbrida. Para facilitar las inspecciones y ayudar a modernizar las estaciones de la ITV, y además a los técnicos encargados, Toyota ha dado a conocer las especificaciones técnicas de la tecnología híbrida de todos los coches híbridos Toyota y Lexus. De esta forma la ITV estará actualizada y acorde con las nuevas tecnologías que ya son realidad.

Los puntos principales que se actualizan son los correspondientes con los protocolos relacionados con las emisiones de los vehículos y los pasos a seguir para que estos puedan prepararse para el modo de inspección en ITV. Cada coche tiene en su centralita el software necesario para ponerse en modo ITV y facilitar la inspección correspondiente. Si te preguntabas cómo serán las ITV para los coches híbridos, aquí tienes la respuesta. No difieren mucho, ¿verdad?

Durante la pasada semana más de 150 técnicos de estaciones de ITV de todo el país han pasado por este proceso de formación en las oficinas centrales de Toyota España en Alcobendas. El objetivo, actualizar sus conocimientos y estar preparados para inspeccionar con la mejor preparación posible los coches híbridos a los que toque revisión.

Como usuario, ¿cambia en algo la ITV de mi coche híbrido?


p1050446.JPG

A nivel de usuario, no cambian las recomendaciones para pasar la ITV. Es decir, no creas que por ser el orgulloso propietario de un coche híbrido has de dejar de revisar tú mismo el estado general del coche, porque siempre puedes ahorrar algo de dinero (y de tiempo por el trámite de arreglar más llevar de nuevo a inspección) sigueindo estos simples consejos:

  1. Grábate a fuego que debes presentar la documentación correspondiente. Revisa que la llevas en el momento de ir a la inspección
  2. Es conveniente comprobar por uno mismo que todas las luces del coche funcionan correctamente. Si lo haces antes de ir a la inspección, es poco probable que te lleves una sorpresa
  3. Comprueba todas las puertas y cosas como la apertura del maletero o el capó. Las puertas deben poder abrirse desde dentro y desde fuera.
  4. Comprueba que no haya ningún golpe en la carrocería que afecte a una o más ópticas
  5. Comprueba que todos los cinturones de seguridad funcionan correctamente
  6. Si has “perdido” un retrovisor, reponlo. No pasarías la ITV
  7. Comprueba los niveles de líquido más accesibles. Por ejemplo el líquido limpiaparabrisas
  8. Comprueba el estado de tus neumáticos: prifundidad del dibujo, estado visual de las gomas
  9. Cualquier anomalía que apreciemos cuando frenamos puede deberse a algún fallo en suspensiones o sistema de frenado. Conviene que lo lleves a un taller oficial para revisión

En general, lo recomendable es acudir a un taller oficial para hacer una revisión de los sistemas menos visuales como el sistema de frenos o las suspensiones, así como toda la parte motor, junto a las emisiones. Si quieres evitar que te “tiren” para atrás la ITV, no te cuesta nada que a tu coche le hagan una revisión a fondo en tu lugar de confianza.

En Espacio Toyota:

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos