Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿Cuánto del interior sabemos de nuestros coches en España? Hablamos con una experta, Mónica Plaza

¿Cuánto del interior sabemos de nuestros coches en España? Hablamos con una experta, Mónica Plaza
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Comenzar a preparar un coche es una concienzuda labor que a la hora de llevarla a cabo debemos tener muy claro lo que queremos hacer. No es lo mismo que nuestro automóvil de uso diario gane un poco de gracia, haciéndolo más resultón, sin sacrificar fiabilidad, a hacernos un coche de tandas para ir a darlo todo en circuito o trazado campestre.

Pero, ¿realmente sabemos lo que queremos a la hora de afrontar una preparación con garantías?, ¿tenemos los suficientes conocimientos en automoción para transmitir al especialista lo que queremos llevar a cabo? Son cuestiones que trataremos de resolver en este artículo. Hablamos con Mónica Plaza, copiloto de la especialidad de Rally TT y experta preparadora de Tecnoraid, empresa especializada en las transformación de vehículos Toyota, radicada en Cuenca.

Manuel Plaza y su hija mónica, responsables de Tecnoraid

Toyota, una marca de referencia en el TT

Hija del experimentado piloto de raids Manolo Plaza, nos cuenta cómo afrontar una preparación. Desde un Land Cruiser, pasando por un Hilux hasta llegar al FJ, las transformaciones en modelos de Toyota, que pasan por las manos de la familia Plaza no dejan indiferente a nadie.

La transformación más complicada llevada a cabo en Tecnoraid ha convertido un Toyota Hilux en un modelo militar

"En la mayoría de los casos el cliente no sabe exactamente lo que quiere, por lo que se deja aconsejar para la preparación de su vehículo con la finalidad de mejorar las condiciones de su coche”, señala Mónica Plaza.

En el mercado del todoterreno “Toyota es la marca de referencia, sólo hay que ver los precios que tienen en vehículos de segunda mano en comparación con otros. Además, su robustez en la parte ciclo como del motor, hacen que sea el coche más fiable en condiciones adversas de terreno y combustible”, asegura esta copiloto.

En Tecnoraid se hacen preparaciones de todo tipo, tanto que alguna de ellas cuentan con cierta complejidad como la de "transformar un Toyota Hilux en un modelo militar", asegura la copiloto conquense.

Plaza Ventura en plena competición

Neumáticos, protección y suspensión, elementos clave para la preparación

“Neumáticos, protecciones y suspensión”, son, a juicio de Mónica, los tres elementos que más solicitan modificar los clientes que acuden a Tecnoraid.

Respecto a los neumáticos, de su elección depende lo que queramos hacer con el vehículo, pues al ser el principal punto de apoyo entre el auto y el suelo, determinan la eficacia de la tracción, la frenada y la dirección.

En la actualidad contamos con tres tipos de neumáticos: los de carretera, conocidos como H/T, suelen ser los que montan de origen la mayoría de las marcas y destacan por su confort de rodadura, buen agarre en asfalto, consumo mínimo y precio ajustado. Por otro lado, se encuentran los A/T o mixtos, más caros, ruidosos e inestables que los anteriores. Dependiendo del neumático, los hay que dan más preferencia al asfalto o al campo.

Por último, están los neumáticos especiales para terrenos difíciles, conocidos como Mud Terrain o M/T, más caros, ruidosos e inestables en asfalto. Una superficie, esta última, que acusa mucho más cuando el asfalto se encuentra mojado, por su falta de agarre. En campo sacan lo mejor de sí mismos, ayudando a mejorar las tracción, la adherencia y la resistencia a las complicaciones que pueda presentar el terreno.

A la hora de preparar un TT para campo es importante reforzar los elementos elásticos de la suspensión

En cuanto a las suspensiones, las hay de dos tipos: las que se usan para mejorar la apariencia del vehículo, que elevan la suspensión e incrementan la altura libre del suelo, aunque no refuerzan ni los recorridos ni los elementos elásticos, por los que presentan una funcionalidad más estética. Por otro lado, se encuentran aquellas que refuerzan los elementos elásticos y, por lo tanto, más enfocadas para una conducción offroad.

Para los que se inclinan por una conducción más campera montan el segundo tipo de suspensión mediante un kit, que puede traer amortiguadores hidráulicos o a gas. En realidad, todos son esencialmente hidráulicos, salvo que en estos últimos se los inyecta una cantidad de gas a baja presión, que los permite obtener un mejor rendimiento, un mayor confort y seguridad en las conducción.

Hilux, el modelo preferido para transformar

En el plano de las protecciones y aunque en un principio las que porta de serie cumplen con su cometido, requieren de la robustez necesaria para el uso extremo que se le quiere dar al vehículo.

Transformaciones como “anular las ballestas, poner tirantes con suspensión Ohlins, modificar los trapecios delanteros, mejorar los ángulos de ataque y salida, así como potenciar el motor con la centralita Adonis”, son las que más han satisfecho a esta copiloto de rallies todoterreno, sobre un modelo Toyota, en este caso, un Hilux.

Atrasar el motor y la carrocería unos 30 centímetros, de tal forma que las ruedas vayan por delante de la carrocería y cortar la parte trasera y la batalla otros 50 centímetros”, completaría la transformación ideal para Mónica Plaza en un Toyota Hilux. Precisamente, esta pick up es el todoterreno idóneo para esta experta deportista, que ha hecho labores de copiloto en pruebas tan importantes como la Baja Aragón o el Dakar, porque a diferencia del Land Cruiser, "cuenta de partida con 500 kilos menos con la misma motorización. Además su precio es inferior”, apunta.

Una preparación básica para un Toyota Land Cruiser o Hilux parte de un desembolso entre 2.500 y 3.000 euros
En pleno transporte

¿De cuánto estamos hablando?

Toda preparación de un vehículo requiere de un desembolso económico que varía en función de lo completo que queramos realizar la misma, y la cantidad de elementos que queremos cambiar. Una “básica, que incluye cambiar cubrecarter, neumáticos y suspensión se va en torno a 2.500 ó 3.000 euros, mientras que una más completa que añadiría suspensión Ohlins o King, además de doblar ballestas, la cifra ascendería en torno a 15.000 ó 20.000 euros en un Hilux”, apunta Manuel Plaza, padre de Mónica y responsable de Tecnoraids.

No obstante añade, que esta modificación más completa en un modelo como el Land Cruiser reduciría su precio en 5.000 euros, puesto que “algunos de los elementos que se modifican los incluye este todoterreno”, afirma Manuel.

En el caso de que queramos hacer de nuestro Hilux o Land Cruiser un coche de competición, el precio ascendería "en torno a 35.000-40.000 euros en el Hilux y 30.000-35.000 euros en el Land Cruiser”, concluye el máximo responsable de Tecnoraids.

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos