Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Un comportamiento suave, fluido y poderoso del Toyota RAV4 Black Edition

Un comportamiento suave, fluido y poderoso del Toyota RAV4 Black Edition
Sin comentarios

Desde que se lanzó la actual generación del Toyota RAV4, hemos podido conducir tres unidades diferentes. La primera vez fue una versión con tracción delantera, cuyas sensaciones nos recordaron lo bien que iba la generación anterior y lo bien que le vendrían unas ruedas M+S a este nuevo RAV4 para completar con las notables mejoras obtenidas.

En nuestra segunda ocasión, Toyota nos cedió un RAV4 con tracción a las cuatro ruedas, unidad que nos sirvió para ir un poco más allá y dejar el asfalto para otras ocasiones, demostrando una vez más que si montara unas gomas M+S sería un coche perfecto para quienes buscan capacidad de salir a caminos sin asfaltar y luego volver a casa con la máxima comodidad.

En la tercera ocasión, el Toyota RAV4 que hemos tenido la oportunidad de conducir es la última novedad de la gama, el Toyota RAV4 Black Edition, versión que lo apuesta todo al negro, como lo hacía el Toyota GR Yaris que pudimos disfrutar justo antes que el SUV híbrido japonés.

Un gran SUV para conducir todos los días

Curioso, no obstante, que las dos últimas unidades cedidas por la marca han ido “vestidas” de riguroso negro, aunque el RAV4 tiene algunos detalles que rompen esa exclusividad monocromática, como el logo de fondo azul que llevan todos los híbridos o una finísima moldura cromada en la parte superior de las ventanillas.

Habiendo probado durante muchos kilómetros dos unidades con anterioridad, nos saltó la duda sobre lo que podíamos hacer en esta ocasión. Ya lo habíamos hecho sufrir un poco por carreteras de todo tipo y también habíamos salido a caminos sin asfaltar buscando el “más difícil todavía” para un SUV, así que poco nos quedaba por escarbar.

La situación actual con el COVID-19 nos impedía visitar nuevos lugares y tampoco era coherente ocupar todas las plazas del coche, como sí hemos hecho con otros modelos, para ver si se encuentra tan cómodo yendo “hasta los topes”. En consecuencia, finalmente decidimos que nos dejaríamos de experimentos y el Toyota RAV4 Black Edition pasaría a ser nuestro "coche de diario".

Más equipamiento y más carácter

Toyota Rav4 Black Pack 10

Antes de comenzar a relatar nuestras experiencias con este RAV4 Black Edition, conviene conocer mejor el coche. No existe una diferencia abismal con el resto de versiones del catálogo, pero siendo una edición especial si cuenta con algunos detalles específicos que no tienen el resto de “hermanos” de gama. Toyota se ha centrado, con esta versión de su exitoso SUV híbrido, en ofrecer más equipamiento y más carácter, aunque sea básicamente visual, pues el resto del coche es idéntico a cualquier otro Toyota RAV4 de tracción delantera.

Lo más característico del Toyota RAV4 Black Edition te lo anuncia su denominación: Black Edition. El coche es negro, pero negro casi hasta la médula. El exterior está pintado casi al completo en negro, apenas hay pequeños detalles que no estén cubiertos por este color; las llantas son negras, igual que las molduras. La parte baja de los paragolpes, pintada de color metálico en el resto de versiones, también es de color negro en el Black Edition y las lunas traseras oscuras hacen que parezca un coche oficial visto desde atrás. Tan solo una fina tira cromada en la parte superior de las ventanillas rompe esta hegemonía, a lo que deberíamos sumar los emblemas del modelo, todos igualmente cromados.

El Toyota RAV4 Black Edition se puede configurar con tracción delantera y 218 CV o con tracción total y 222 CV

En el habitáculo encontramos la misma fórmula usada para su exterior: negro y más negro. Salpicadero, moqueta del suelo, asientos, paneles de las puertas, pilares, techo… todo de oscuro y elegante negro. Hay que decir que aquí hay más detalles que sirven de contraste, como las molduras de color metálico del salpicadero (junto a las salidas de aireación), el marco de los tiradores de las puertas o el que hay en la consola central, en la zona del selector del cambio, por poner unos ejemplos. Son detalles bien ideados, pues aportan muy buenas vibraciones sentado en el interior de este RAV4. La actual  generación del SUV híbrido de Toyota ofrece una buena terminación y una sensación de calidad general elevada, pero en esta ocasión se eleva aún más gracias a la tapicería de piel presente en el vehículo.

La lista de equipamiento del RAV4 Black Edition también cuenta con elementos adicionales, como asientos delanteros calefactables, cargador inalámbrico para el teléfono móvil, sistema multimedia compatible con Android Auto y Apple CarPlay, equipo de sonido JBL con nueve altavoces o sensor inteligente de aparcamiento (delante y detrás), entre otras características.

Mecánicamente sigue siendo igual al resto de versiones. Es decir, bajo el capó y a las órdenes del pedal derecho hay un grupo propulsor híbrido compuesto por un bloque de gasolina y ciclo Atkinson de 2,5 litros de la familia Dynamic Force, asistido, en nuestro caso, por un motor eléctrico, que suma en conjunto 218 CV. También se puede configurar con tracción total, con lo que montaría un segundo motor eléctrico y tendría 222 CV. Por supuesto, cuenta con distintivo ECO de la Dirección General de Tráfico.

Cómodo, fácil de conducir y de consumos contenidos

Toyota Rav4 Black Pack 3

Conocida esta versión del Toyota RAV4, vamos a lo más interesante, su uso diario. Y cuando decimos “uso diario”, es básicamente eso, uso diario: ir a comprar, llevar al niño al colegio, desplazamientos puntuales a determinados quehaceres… lo que haríamos normalmente con nuestro coche particular.

Una de las cosas más sobresalientes ha sido lo cómodo que resulta el RAV4 en un uso normal. El confort de bacheo es muy elevado sea cual sea la circunstancia, excepto si pretendes circular más rápido de la cuenta. Si se conduce con suavidad, el Toyota RAV4 es como una alfombra voladora, aislando muy bien al pasaje de los baches de la carretera, de los dichosos badenes y de cualquier agujero que haya por el camino.

En esta situación, el motor de gasolina apenas hace acto de presencia, te puedes mover con el motor eléctrico una gran parte del tiempo, sobre todo en los desplazamientos por poblado. Llevar al niño al colegio sin tener que gastar apenas combustible es una gozada.

Las medias de consumo, por cierto, son bastante buenas si te adaptas a su condición de híbrido. El consumo oscilará entre los 4,7 y los 5,5 litros, pero si te aplicas bien y haces una conducción económica accionando los pedales con mucha suavidad, cuando circulas por poblado, puedes ver cifras como las que logramos nosotros: 3,4 litros. Eso sí, en carretera este número subió a 4 litros.

Toyota Rav4 Black Pack 14

El Toyota RAV4 Black Edition es un coche grande. Hay mucho espacio interior, los asientos son muy confortable (y  atractivos) y la postura al volante es fácil de encontrar. No hay quejas en este apartado. Ahora, al circular por calles estrechas, la impresión es que te sobra coche por todos los lados. La posición de conducción es alta y el capó, muy plano, casi paralelo al suelo, está a la vista siempre durante la conducción. Esto permite ajustar bastante bien las maniobras en dichas callejuelas, pero aumenta la sensación de llevar un coche enorme.

No te dejes engañar por ella. El coche gira bien, es muy sencillo regular el acelerador por el buen tanto que ofrece y el motor eléctrico ayuda a moverse despacio y con total suavidad. El resultado es un callejeo cómodo y con mucha confianza, aunque no está de más vigilar los alrededores del coche, porque desde luego el Toyota RAV4 tiene unas dimensiones respetables.

Realizando una conducción económica, pudimos ver en la pantalla de la instrumentación un consumo de 3,4 litros

Dichas dimensiones se notan también al aparcar. Para dejarlo en la calle, aparcado en línea, por ejemplo, tendremos que prestar la misma atención que con cualquier coche que supere los cuatro metros de largo (y el RAV4 los supera con holgura…). Por suerte, el tamaño de los espejos ayuda en las maniobras marcha atrás, que se hacen mucho más sencillas al sumarle la cámara de visión trasera. En estos vehículos, cuya zona trasera es un poco complicada de controlar, la cámara es el mejor invento del mundo. Y también tiene sensores que te avisan mediante señales acústicas.

Toyota Rav4 Black Pack 17

Por autopista todos los coches van bien, pero hay pequeños detalles que hacen los viajes más cómodos en unos y más incómodos en otros. El Toyota RAV4 Black Edition es de los primeros, de esos coches en los que subes y no importa el destino. El motor de gasolina apenas suena, empezarás a notarlo cuando demandes potencia, es decir, cuando pises el acelerador más de la cuenta para ganar velocidad. En cambio, si vas demasiado rápido las inercias se notan y parece que la carrocería se mueve. Se aprecia igualmente en poblado, cuando se frena tarde en lugar de aprovechar la frenada regenerativa; o en carreteras secundarias, cuando se circula más rápido de la cuenta y hay que frenar antes de una curva o negociar un viraje algo más cerrado.

A la venta en España como el segundo acabado más alto de la gama

El Toyota RAV4 Black Edition ya está disponible en España y se coloca como el segundo acabado más completo de la gama, justo por debajo del RAV4 Luxury. Los precios arrancan en 39.050 euros para el Toyota RAV4 Black Edition 4x2 y en 42.050 euros para el Toyota RAV4 Black Edition 4x4. La unidad prestada por Toyota tenía la opción del techo panorámico practicable, cuyo precio asciende a 1.300 euros, para disfrutar no solo de la conducción, sino de una vista más amplia del entorno.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio