Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

¡Bendito sea el Pegasus! Estas son las locuras que ha cazado desde las alturas

¡Bendito sea el Pegasus! Estas son las locuras que ha cazado desde las alturas
4 comentarios

Publicidad



image


Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Lo mejor

Los conductores tenemos unas obligaciones que cumplir y que, cuando no se cumplen, se acaban pagando las consecuencias. Unas veces con el pago de una multa, pero otras mucho peores con accidentes y fallecidos. Lo peor de todo es que estos últimos casos suelen ser culpa del conductor en una gran mayoría y obliga a tomar ciertas medidas.

Allá por el año 2013, la DGT presentó un elemento que fue criticado y alabado a partes iguales. Había quien se sentía vigilado y exprimido económicamente con tanto radar y tanta multa, mientras que otros se alegraban de la llegada de un método eficaz para el control de las carreteras. Hablamos, obviamente, del Pegasus, un radar de última tecnología capaz de cosas que deberían poner en evidencia el poco respeto que tienen algunos conductores hacia la carretera y el resto de usuarios.

Desde entonces, hace ya seis años, se han sumado a la lista otros siete aparatos que, montados en helicópteros, cubren gran parte de España y captan auténticas locuras al volante. Lo que más sorprende de esas locuras, es que todavía hay usuarios que no usan el cinturón de seguridad ni los sistemas de retención infantil, que siguen usando el teléfono móvil mientras conducen, además de la problemática de conducir un vehículo bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Pegasus, el radar aéreo que todo lo ve, o casi

El Pegasus es un radar de origen militar, fabricado por una empresa canadiense llamada Wescam. Es decir, Pegasus no es el helicóptero, sino el radar con cámara para vigilancia. De hecho, se compone de dos cámaras, una que tiene función panorámica y cinemómetra y se encarga de seguir al vehículo que se esté vigilando, mientras que la segunda es un teleobjetivo de largo alcance, capaz de visualizar la matrícula o incluso la cara de quien conduce a un kilómetro de distancia.

Dicha capacidad para vigilar desde una distancia tan lejana, ha permitido captar momentos que en ocasiones, podrían haber acabado muy mal; adelantamientos con líneas continuas o en curvas ciegas, sin cinturón, usando el teléfono móvil sin ni siquiera coger el volante o sin mirar a la carretera… Es más, hace no mucho se ha llevado a cabo una campaña de control de uso del cinturón y sistemas de retención infantil, con resultados preocupantes. Por ejemplo, se detectaron 232 menores de edad y con una estatura igual o menos a 135 centímetros, viajando sin usar un sistema de retención. De entre ellos, 63 ocupaban los asientos delanteros y 169 ocupaban los traseros.

El Pegasus también ha servido para denunciar a 5.794 conductores por distracciones al volante, de los cuales, 2.267 (el 38,5%) fueron por usar el teléfono móvil. Se ha demostrado que el uso del teléfono mientras se conduce es la tercera causa de accidente de tráfico, con un 20% y más de 390 muertes al año. Pero no sólo esto, los agentes pudieron captar 78 conductores buscando objetos mientras conducían, 128 conductores leyendo documentos, 372 poniéndose el cinturón mientras conducían y 32 por comer durante la conducción.

Inventos y ‘bulos’ sobre Pegasus

Pegasus Dgt 2

Los ‘bulos’ y los inventos alrededor de Pegasus son varios y de lo más variopintos. Algunos, de hecho, ni siquiera tienen por donde agarrarse ni tienen el más mínimo sentido. Se dice que para poder multarte deben grabarte desde atrás y eso es totalmente falso. La forma de actuar, generalmente, consiste en vigilar el habitáculo, controlar la velocidad y una vez comprobado esto, se reduce el ‘zoom’ de la cámara para que se pueda ver la matrícula. Es decir, mientras se aprecie la infracción y la matrícula, pueden filmar desde cualquier ángulo. En ocasiones se detecta una infracción cuando se filma al vehículo desde un lateral, pero se puede ver como la grabación se desplaza sin que desaparezca el vehículo hasta que se puede ver por completo el número de matrícula.

Hay otro falso rumor que afirma que la DGT no avisa de la presencia de Pegasus en la carretera. La Dirección General de Tráfico informa sobre la situación de todos los radares, incluso de los móviles, aunque de estos últimos no da su posición exacta, sólo la zona donde estará operando. Pues con el Pegasus ocurre lo mismo, se avisa de su presencia en los paneles luminosos de las autopistas y autovías, aunque no lo hace en carreteras secundarias por carecer de paneles luminosos.

El Pegasus es tan temido por los infractores que se han creado también bulos en cuanto a su funcionamiento. Hay quien dice que funciona bajo cualquier circunstancia y eso no es correcto. El Pegasus va montado en un helicóptero y en situaciones con vientos de más de 50 km/h, fuertes lluvias o nieve, no sale a controlar las carreteras. Tampoco lo hace por la noche, ya que el radar no tiene infrarrojos ni visión nocturna y su tecnología limita su utilidad en condiciones de baja visbilidad y nocturnidad.

Imágenes | Flickr: Herman Bua Photography y Fabio Acuña

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Compartir