Publicidad

Volvo está probando la instalación de imanes en la calzada para mejorar la conducción autónoma

Volvo está probando la instalación de imanes en la calzada para mejorar la conducción autónoma
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Volvo ha completado un proyecto de investigación de mejora del posicionamiento de los vehículos autónomos, en colaboración con la Administración de Transporte Sueca, algo así como el Ministerio de Fomento aquí. Dicho proyecto consiste en la colocación de imanes en la calzada cada cierta distancia, unos 20 cm por debajo asfalto, ocultos a la vista, formando una retícula en el carril.

Estos son imanes de ferrita, redondos, y bastante pequeños de 4 cm de diámetro y 1,5 cm de grueso. Su campo magnético es de varias decenas de centímetros y sigue estando presente aunque las condiciones meteorológicas sean adversas, con lluvia intensa o incluso cuando haya varios centímetros de nieve sobre la calzada.

Hay que tener presente que una cámara, un Lídar o un Radar, pueden no "ver" tan bien como sería deseable lo que sucede cuando hay visibilidad reducida, o cuando la antena del radar se ensucia con barro o nieve, o incluso cuando algún sistema falla. El objetivo de este proyecto es buscar y explorar los sistemas que por redundancia y complementaridad den la mayor seguridad posible durate la conducción.

En la parte inferior del coche irían unos sensores de campo magnético que detectarían a los imanes, así el computador del sistema de conducción autónoma tendría mucha más precisión y fiabilidad para determinar la posición exacta del coche, incluso en las peores condiciones de visibilidad, donde otros sistemas pueden presentar menos precisión.

En el proyecto de investigación se construyó un tramo de carril con imanes, en la pista de pruebas de Volvo a las afueras de Gotemburgo, para ver qué tal funciona. También se ha analizado el coste de instalación, la durabilidad y el impacto sobre el mantenimiento de la carretera. Volvo dice que es una solución relativamente barata.

La propuesta de Volvo rompe con la idea de coche autónomo que se estaba presentando actualmente, de vehículo equipado con múltiples sensores redundantes, LIDAR, radares, cámaras HD, GPS de alta precisión y sensores de ultrasonidos, que sobre el papel serían capaces de permitir conducir al coche por sí solo, sin conductor, en cualquier carretera y circunstancia, sin la necesidad de instalar "balizas de posicionamiento" en la carretera, ni otros sistemas de ayuda en la infraestructura (Car2Car y Car2Infraestructure), que aún así también se están investigando, y serían complementarios.

En Xataka | Así es el coche autónomo de Ford que hemos visto en el MWC En Motorpasión Futuro | Volvo probará la conducción autónoma en Suecia en condiciones reales en 2017

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir