Compartir
Publicidad
Publicidad

Renault Kangoo Z.E. con extensor de autonomía de hidrógeno

Renault Kangoo Z.E. con extensor de autonomía de hidrógeno
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La compañía Symbio FCell tiene un proyecto muy revolucionario entre manos. Esta empresa francesa ha desarrollado un extensor de autonomía para vehículos eléctricos basado en hidrógeno. De esta forma, tecnologías en principio rivales ahora son complementarias ya que trabajan juntas, y además parece que el sistema no funciona mal.

El proyecto HyWay, así se llama la iniciativa, tiene más de 20 furgonetas Renault Kangoo Z.E. eléctricas modificadas rodando por las calles de algunas ciudades galas y los resultados son bastante prometedores. Con este sistema, la autonomía de las furgonetas supera los 300 Km y eso en condiciones reales y exigentes de uso.

Las furgonetas pertenecen todas a la misma flota y pueden repostar en tres estaciones de servicio de hidrógeno que completan este proyecto. El objetivo es llegar hasta 200 Kangoo Z.E. con extensor de autonomía de hidrógeno para finales de año. Detrás de este proyecto, a parte de Symbio FCell, están también empresas importantes como Michelin o la propia Renault.

Renault Kangoo Symbio 5

El funcionamiento de los automóviles es sencillo. La furgoneta eléctrica se comporta como siempre, consumiendo la energía almacenada en sus baterías para moverse, pero mientras esto ocurre, de forma paralela la pila de combustible de hidrógeno quema este gas para generar electricidad que va inyectando poco a poco en la batería del vehículo para compensar en parte el gasto de energía.

Entendemos que la pila de combustible debe de ser pequeña y que no tiene mucha potencia. La furgoneta gasta más electricidad para moverse que la que es capaz de general la pila de combustible, y por eso al final, tras uno 300 Km recorridos el vehículo se queda sin energía.

La idea puede ser buena. Va en la línea del extensor de autonomía que tiene el BMW i3 por ejemplo, solo que este emplea gasolina y un motor térmico pequeñito para generar la electricidad. De esta forma tenemos un coche 100% eléctrico con todas sus ventajas, pero en esas ocasiones especiales en las que necesitamos un extra de energía conectamos el extensor y ya está.

Usar un extensor de autonomía a priori no es tan eficiente ni barato como usar la electricidad del enchufe de casa, pero como se va a emplear en contadas ocasiones la eficiencia no es un problema. El sobrecoste sin embargo sí lo es

Renault Kangoo Symbio 7

El problema es el sobrecoste

Juntar tecnologías que por separado ya son caras a priori es una mala idea. El coste del vehículo se dispara, y el ahorro que conseguimos con ellas a veces se canibaliza. Os pongo un ejemplo: queremos transformar nuestro coche a GLP para ahorrar en gasolina.

La transformación será más interesante cuanta más gasolina consuma el coche. El ahorro es mayor al transformar un coche de gasolina con un motor V8 que al transformar un Toyota Prius, por ejemplo, que ya gasta muy poquito por si solo.

Renault Kangoo Symbio

Pasa algo parecido con los híbridos diésel. Los diésel gastan poco, los híbridos también gastan poco. Si juntamos ambas tecnologías el consumo no va a disminuir mucho más, pero el precio del coche se va a poner por las nubes. Eso es justo lo que pasa con esta furgoneta eléctrica y además de hidrógeno.

Por este motivo dudo que el sistema pueda tener éxito comercial a gran escala. Para mi no deja de ser una prueba de concepto. Demostrar que tecnicamente se puede emplear el hidrógeno como extensor de autonomía y cumpliendo de una forma bastante solvente.

Sin embargo, no se dan cifras. No sabemos podría valer todo el conjunto. De momento es sólo un proyecto en pruebas pero a todas luces no será barato. El problema es cuando le tengas que decir a una empresa que la Renault Kangoo le va a costar 60.000 euros o más. Ahí se acabará cualquier opción de comercializar este sistema en el sector privado.

Los automóviles puramente eléctricos por el contrario pueden tener limitaciones y carencias importantes para según que usos, pero hay unos cuantos escenarios en los que sí salen los números y al final las empresas se ahorran dinero comprando vehículos de este tipo. No son coches para todo el mundo pero cada día lo pueden ser para más y más gente.

Gracias a Miguel Angel por la pista

Más Información | Symbio FCell

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos