Compartir
Publicidad
Publicidad

Los fabricantes de automóviles alemanes a favor de la caja negra en los coches autónomos

Los fabricantes de automóviles alemanes a favor de la caja negra en los coches autónomos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La mayor parte de los accidentes de coches son por culpa de un error humano, las estadísticas dicen que en un 90%, por lo que los fabricantes de automóviles están convencidos que los ordenadores y sobre todo la conducción autónoma puede ayudar a reducir esa siniestralidad de forma considerable.

Pero uno de los grandes dilemas que surge con la conducción autónoma es determinar de quien es la responsabilidad en caso de accidente. Está claro que los fabricantes de coches no quieren asumir esa responsabilidad en caso que este se produzca por el simple hecho de que el coche disponga de la posibilidad de conducirse de forma autónoma, pues bien podía haberse producido por anulación voluntaria por parte del conductor del sistema o efectivamente por error en la programación de la aplicación.

1-12.jpg

La legislación actual no distingue, en caso de accidente, si el coche estaba siendo pilotado de forma semiautónoma, por ejemplo con un control de velocidad, o de forma totalmente manual, hasta ahora la responsabilidad es siempre del conductor y precisamente esto puede alejar a posibles compradores de un coche autónomo, pues serían ellos los que responderían, al menos en primera instancia, por un error del fabricante al no haber estado atentos a la situación del tráfico.

Mientras que algunos avances tecnológicos se están comercializando libremente, pues no suponen una pérdida total de atención, como por ejemplo el aparcamiento asistido o el control de la distancia de seguridad, las cuestiones jurídicas podrían bloquear la puesta en funcionamiento de otro tipo de tecnologías que podrían salvar muchas vidas, como esta de la conducción autónoma.

Ante esto los fabricantes alemanes, encabezados por Mercedes-Benz y BMW están considerando el uso de cajas negras registradoras de datos instaladas en los vehículos, al igual que las que disponen los aviones, cosa por otro lado nada nueva, pues en los Estados Unidos ya se lo han llegado a plantear incluso antes de que llegara la conducción autónoma. En ellas se grabarían datos como la velocidad y la ubicación, además de otra serie de registro e imágenes grabadas por múltiples cámaras o sensores instalados en el coche.

2-10.jpg

Una vez que ocurriera un accidente tan solo quedaría analizar todos los datos procedentes de esa caja negra y con ellos se determinarían de quien es la responsabilidad. Lógicamente estos datos deberían de estar a disposición de las compañías aseguradoras además del fabricante del vehículo. De esta forma esos datos también podrían ser utilizados por las compañías de seguros para calcular y valorar con una mayor precisión el perfil de riesgo y crear así primas de seguros personalizadas.

Pero nuevamente esto vuelve a chocar con la ley, sobre todo en un país, como es Alemania, tan preocupado por la vigilancia, con innumerables grupos defensores de la privacidad. Siempre existirá el riesgo de que los datos se utilicen de forma fraudulenta o con fines comerciales, justo lo contrario de lo que se pretende con ello, aumentar la seguridad en todos los sentidos de los ocupantes del vehículo.

La Unión Europea tiene que tomar una postura sobre ello en breve, para eso ha formado una mesa redonda en donde se están debatiendo todas estas cuestiones y de la que se espera salga una plantilla que sea aceptada por todos los fabricantes. En definitiva, no se trata de recoger datos para hacer negocio con ellos sino para hacer la conducción más segura.

¿Qué opináis vosotros de todo esto?

google-self-drive.jpg

Vía | Europe Auto News
En Motorpasión Futuro | ¿Nos traerá la conducción autónoma un precio más bajo de los seguros de coche?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos