Compartir
Publicidad
Publicidad

La conducción autónoma: Una larga odisea que para Mercedes-Benz comenzó hace 30 años

La conducción autónoma: Una larga odisea que para Mercedes-Benz comenzó hace 30 años
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si os hablo de conducción autónoma a todos se nos va la cabeza pensando en las últimas novedades del sector. Tesla, Nissan, Audi, Volvo, Google... son bastantes los fabricantes que están tirando de tecnología puntera para intentar que los coches de hoy en día se conduzcan solos. Pero aunque todo esto nos parece súper vanguardista, lo cierto es que la historia de la conducción autónoma viene de bastante atrás.

Ya en los años cincuenta algunos fabricantes americanos trazaron sobre el papel sus primeras ideas. La cosa consistía en un cable guía que iba enterrado por debajo del asfalto a lo largo de toda la autovía y que el coche podía "leer" para no salirse de su carril. Esta ocurrencia no pasó de ser una idea curiosa.

La conducción autónoma como la conocemos hoy en día poco tiene que ver con aquella idea del cable guía. En la actualidad todo se basa en ordenadores y procesamiento digital de datos. Multitud de sensores de todo tipo (velocidad, proximidad, dirección...) mandan información a un nodo central muy "inteligente" que toma decisiones en base a esa información y se las envía a unos actuadores (Motor frenos, dirección...).

Volvo Conduccion Autonoma Tecnologia

Aplicar la computación a la conducción autónoma, aunque pueda parecer muy reciente, es algo que ya se viene investigando desde bastante atrás. Mercedes-Benz "presume" de que ya lleva más de 30 años investigando en este campo. ¡Treinta años! pensaréis, y los coches todavía no pueden conducirse solos.

En parte es cierto, pero fruto de estas investigaciones salen sistemas derivados de la conducción autónoma que sí que se aplican en algunos coches que se venden hoy en día. Pensad en los sistemas de aparcamiento automático, en los sistemas de frenado automático precolisión etc, sistemas de detección del angulo muerto, sistemas de alerta por cambio involuntario de carril etc...

Ya falta poco para que todas esas novedades converjan en un sistema de conduccion autónomo completo, y el día que eso llegue estaremos en la siguiente etapa del camino: la batalla legal y burocrática: la regulación de esta nueva forma de conducir.

En Motorpasión Futuro | Drive Me: Volvo va en serio con la conducción autónoma y presenta la tecnología que la hará posible en 2017

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos