Publicidad

La burbuja ciclista: ¿sabías que España es el país con más programas de bicicleta pública?

La burbuja ciclista: ¿sabías que España es el país con más programas de bicicleta pública?
Sin comentarios

Un nuevo estudio del Earth Policy Institute (EPI) ha confirmado lo que desde hace algunos años llevamos apuntando: España es el país del mundo donde más ciudades tienen bicicleta compartida, con 132 programas en total, y el tercero con más bicicletas, con 26.210.

Cuesta creerlo, pero los españoles tenemos a nuestra disposición más bicicletas públicas que daneses y holandeses juntos. Fue en un período de unos cuatro años entre 2007 y 2011; en 2007 se contabilizaban 29 ciudades con bici pública, y en 2011 la lista era de más de 130, gracias en parte a la financiación pública. Lo que más llama la atención es lo desproporcionado que ha venido resultando el uso real de estos sistemas.

Apadrina una bici

Apadrina a una bicicleta pública

Como en el EPI, otros tantos centros de investigación en el mundo, cuando abordan el tema de la bicicleta pública, nos siguen considerando los líderes al respecto, algo de lo que en realidad podemos estar poco orgullosos, porque según el informe que publicaban la Fundación ECA - Bureau Veritas en colaboracion con la colaboración del IDAE en 2011, el uso de los mismos era muy escaso.

Los datos que recogía este informe apuntaban que el 71% de esos más de 130 programas constataban un tránsito escaso en sus ciudades, con un porcentaje de viajes diarios en bicicleta por debajo del 1% del total. En Copenhaguen (ciudad donde el 26% de los desplazamientos urbanos son en bici), antes de su privatización su programa contaba con 2.500 bicicletas. Si algo huele a podrido allí no es precisamente esto.

Bici pública Copenhaguen

El mismo informe nos enseña que la media de utilización de cada una de las 26.000 bicicletas en 2011 era de un uso cada cuatro días. Otro dato preocupante es que, a pesar de que tantas ciudades se hayan animado a ofrecer un sistema de bicicleta pública, lo cierto es que "el 62% de estas están dotadas con menos de 0,25 kilómetros de vías ciclistas por cada 1.000 habitantes".

En el 65% de los casos, el tiempo de utilización de la bicicleta no pasó de los 30 minutos (algo todavía más lógico en los casos en los que ses período de tiempo es gratuito), y tan sólo el 12% de los préstamos totales superó la hora de utilización.

BIZI en Zaragoza

Hay que decir que se trata de datos recopilados en 2011, y que a pesar de que la sensación en términos generales sigue siendo muy parecida, el uso de la bicicleta compartida no ha tenido más remedio que aumentar (es casi imposible que no sea así). También existen grandes diferencias entre ciudades a este respecto. Los programas son tantos que es complicado generalizar sobre el número de bicicletas públicas que sufren de abandono crónico en nuestro país.

Un sistema público de alquiler de bicicleta requiere algo más de trabajo local

Con todo, este panorama demuestra que para que la bicicleta se utilice en el ámbito urbano, hace falta algo más que montar en una localidad un programa de bici compartida, como ciclocarriles, que las estaciones no caigan en el plano de la localidad de forma aleatoria, y algo tan sencillo complicado como que los ciudadanos conozcan de su existencia y de su funcionamiento.

Petición Carril Bici

Dicho esto, resulta muy irónico cuanto menos que, siendo los líderes mundiales, la capital del país haya tardado tanto tiempo en sumarse, y que, por citar algunos puntos, Almansa, Cieza o Totana hayan tenido antes bici pública que Madrid. Este o no preparado Madrid para introducir más de 1.500 bicicletas en su centro, no puede retrasarse más.

Otro dato curioso que ya podíamos observar en este Balance General de la Bicicleta Pública de 2011 es el que concierne a las bicicletas eléctricas. Estas ofrecen una solución más completa, atractiva y casi tan saludable, para movernos por la ciudad. De hecho, esto es lo que ha movido a Madrid para ofrecer una flota electrificada, o a otras ciudades como Tarragona para no contemplar otra fórmula que no sea esa.

A pesar de esto, la presencia de la bicicleta eléctrica en este panorama es todavía muy limitada. Así, el 92% de los programas carecía de bicicleta eléctrica alguna en 2012, y lo que las ofrecían no lo hacían precisamente de forma masiva, sino minoritaria.

Bici pública en San José
En San Jose (California) la bici pública tiene hasta mascota. ¿De quién se está riendo?

Bicicleta compartida, ¿servicio público o negocio?

Mientras, el resto del mundo trata de seguir con muchas complicaciones y quebraderos de cabeza nuestra estela de líderes universales, pero con situaciones muy diferentes, sobre todo cuando son compañías privadas las que ponen el capital y quieren sacar beneficios de un negocio que según muchos tiene un increíble margen de crecimiento.

Aún así, hay de todo. Por ejemplo, Citibike en Nueva York ha supuesto un gran éxito para el uso de la bicicleta pública en la metrópoli (al contrario que su gestión). En contraposición, el caso de Dublín parece el más ideal y proporcionado de los que os hemos hablado hasta el momento.

Fuente | EPI

Más información | Balance General de la Bicicleta Pública

Imágenes | Ehedaya, Komunikativ, Birnamen y Rory Finnerem en Wikimedia Commons; Richard Masoner / Cyclelicious y Geraint Rowland en Flickr

En Motorpasión Futuro | Es el momento de la bicicleta compartida, Copenhague pone en funcionamiento un sistema inteligente de alquiler de bicicletas eléctricas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio