Compartir
Publicidad
Publicidad

Kia nos desvela la diferencia de emisiones entre un eléctrico y un diésel

Kia nos desvela la diferencia de emisiones entre un eléctrico y un diésel
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas voces críticas con los coches eléctricos suelen decir que esta clase de vehículos no son tan beneficiosos para el medio ambiente como los pintan. Aunque tengan cero emisiones locales el argumento típico de esta gente es que la electricidad proviene de fuentes sucias o que los procesos de fabricación de las baterías y otros componentes de un eléctrico son más agresivos con el entorno que los que se realizan para fabricar un coche convencional.

Se han llegado a oír barbaridades como que un Hummer era más respetuoso con el medio ambiente que un Toyota Prius. Los fabricantes de vehículos ecológicos quieren atajar estas criticas infundadas y para ello solicitan estudios a organismos independientes para que lo corroboren. Esto es lo que ha hecho Kia al comparar los gases de efecto invernadero que generaba durante todo su ciclo de vida un Kia Soul EV y un Kia Soul diésel convencional.

El fabricante coreano le ha encargado a un estudio a la consultora alemana TÜV Nord para aclarar este asunto. En este estudio se han tenido en cuenta los gases de efecto invernadero que se generan durante la fabricación de ambos coches y también lo que estos coches emitirán a la atmósfera durante toda su vida útil. El diésel genera gases que salen por su tubo de escape mientras que un eléctrico necesita electricidad que muchas veces proviene de quemar combustibles fósiles en centrales térmicas.

Evolucion de las energías renovables en la cobertura de la demanda en el sistema eléctrico español (REE)

Para saber cuanto CO2 emite a la atmósfera un vehículo eléctrico es necesario saber la electricidad que necesita para moverse y luego hay que tener en cuenta el mix energético de cada país. Lógicamente cuanto más peso tenga en el mix las fuentes renovables y la energía nuclear, menos emisiones a la atmósfera. En España no vamos mal en ese aspecto: el 42% de la electricidad proviene de fuentes renovables.

Al final, después de meter todos esos datos en la cazuela y realizar las operaciones pertinentes tenemos un resultado: un Kia Soul EV a lo largo de toda su vida generará un 37,8% menos de CO2 y metano que un Kia Soul diésel.

No es la primera vez que vemos estos resultados. Renault ya comparó el impacto medioambietal del Renault Fluence Z.E. en comparación al modelo de gasolina. Incluso BMW también le pidió a TÜV Nord que analizase las emisiones de su BMW i3 en comparación a otros vehículos térmicos comparables.

Kia Soul EV 01

Un 40% de reducción puede parecernos muy poco pero hay que tener en cuenta que buena parte de las emisiones que genera un coche son durante su fabricación. Trabajar los aceros es muy costoso, la fundición para algunas piezas metálicas... todo eso requiere una gran cantidad de energía. Fabricar las baterías también requiere multiples procesos...

Está claro que en ese aspecto no se gana tanto con un coche eléctrico, pero donde sí marca la diferencia es en el día a día durante su uso y los kilómetros. Ya que aunque la electricidad venga de fuentes "sucias" y se pierda algo para llevarla hasta nuestros enchufes, la enorme diferencia de rendimiento entre un motor eléctrico y uno térmico compensa con creces todo eso.

Y no hemos de olvidar que en este estudio se habla de gases de efecto invernadero que son los culpables de eso que se conoce como cambio climático; pero algo más grave e importante para las personas son otro tipo de gases tóxicos, contaminantes y perjudiciales para la salud que generan los vehículos de combustión y que uno eléctrico no produce, al menos localmente.

Vía | Inside EVs
En Motorpasión Futuro | El Kia Soul EV utiliza baterías de 200 Wh/kg

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos