Compartir
Publicidad
Publicidad

El Jamais Contente, el eléctrico que superó los 100 km/h

El Jamais Contente, el eléctrico que superó los 100 km/h
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy quiero hacer este post a modo pequeña clase de historia y recordar, para aquellos que no lo sepan, al primer vehículo que logró un importante récord de velocidad. Aprovechando que le tienen dedicado un apartado en el Salón 2011 de Barcelona, que tiene esta semana sus puertas abiertas, yo también quiero comentaros un poco sobre él.

Me refiero a La Jamais Contente, que ha pasado a formar parte de los libros históricos como el primer vehículo eléctrico que superó la barrera de los 100 km/h. Lo que leéis sí, era eléctrico. Y digo barrera porque para entonces parecía un número imposible. Alcanzó los 105.882 km/h, superando los 92,78 km/ h del Conde Gaston de Chasseloup-Laubat, el 1 de Mayo de 1899 en Ivelines, Francia.

En la década de 1820 las investigaciones sobre electromagnetismo avanzaban y su primera aplicación práctica fue la de motorizar vehículos. Desde ahí, nombres y años quedaron marcados como Jedlik (1828), Thomas Davenport (1835) y el primer vehículo eléctrico oficial por parte de Robert Davidson, una locomotora que se movía a 6km/h.

lajamais2.jpg

Le siguieron el primer carruaje de tracción eléctrica con pila no recargable de Robert Anderson en 1839, la patente de una línea electrificada para trolebuses y trenes hasta las primeras baterías recargables casi entrados en 1880. Desde ahí el coche eléctrico invadía progresivamente las calles hasta que el año 1900 se consideró el de su máximo apogeo siendo los más vendidos.

Y en este marco fue cuando La Jamais Contente vería la luz su carrocería de aleación ligera de aluminio, tungsteno y magnesio en forma de torpedo que sin duda no pasaba desapercibido. Pese a su forma, su alta posición de conducción y su alto y vistoso chasis inferior estropeaban bastante la aerodinámica. Nada que ver con los actuales coches de competición pegados a suelo.

Su constructor y conductor fue el belga Camille Jenatzy, hijo de un fabricante de neumáticos caucho, que tras crear una planta de producción de carruajes eléctricos para hacerse hueco en el mercado parisino, centró sus esfuerzos en ganar al fabricante francés Jeantaud, en la lucha por ver quién construía el coche más veloz. Jenatzy salió con su “coche bala” y se llevó la victoria.

Vía | Motorpasión, Wikipedia
En Motorpasión Futuro | Lohner Porsche Semper Vivus, Top 10 de los coches innovadores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos