Compartir
Publicidad
Publicidad
Gran Turismo Sport vs Forza Motorsports 7: en busca del cénit del Motor en consolas
Cine, TV y juegos

Gran Turismo Sport vs Forza Motorsports 7: en busca del cénit del Motor en consolas

Publicidad
Publicidad

Mucho ha llovido desde que en 1974 Taito mostrara al mundo ‘Speed Race’, una recreativa que cimentó la fórmula de los juegos de conducción. Su desmarque del ‘Space Race’ de Atari se notaba en su notoria superioridad gráfica , a lo que había que sumar que competiamos por una carretera interminable. Eso sí gracias a un muy sencillo truco visual en los márgenes de la calzada, el ‘Night Driver’ de 1976 consiguió finalmente ponernos al volante en consolas.

Diez años después, llegaría SEGA y su legendario ‘Out-Run’ de la mano de Yu Suzuki. Ahora la prioridad no estaba en que lo visto en pantalla pareciera un coche, sino en expandir nuestra experiencia como conductores digitales. La presentación visual era impresionante, aunque la clave del éxito estuvo en su planteamiento jugable: rápido, desafiante y divertido a partes iguales. Además, que la cabina tuviera forma de Ferrari era parte de la magia.

Hoy en día, el bendito problema de los juegos como ‘Forza’ o ‘Gran Turismo’ es tener que decidir con qué supercar nos lanzamos a dominar el asfalto.

1

Estamos en 2017. Los mejores juegos de motor en consolas se reinventan con cada nueva entrega para disputarse el honor de ser el referente en el género. Las consolas Xbox One y PS4 ya ofrecen resultados fotorrealistas en los vehículos y los circuitos, el juego online forma parte integral de la propuesta y los jugadores conducen con cascos de realidad virtual y sensores de movimiento, aunque algunos seguimos prefiriendo el clásico volante. Será una cuestión de romanticismo.

Pero la visión de Suzuki y la esencia de aquél ‘Out Run’ sigue presente: no es suficiente con una presentación que nos deslumbre durante las primeras partidas, buscamos el modo de difuminar la línea entre el videojuego y una experiencia de conducción intensa que emule la de los pilotos profesionales. Una visión que Microsoft ha abordado recientemente a través ‘Forza Motorsport 7’ y Sony con ‘Gran Turismo Sport’

Xbox One y PS4 ya ofrecen resultados fotorrealistas. Ahora buscamos el modo de difuminar la línea entre el videojuego y una experiencia de conducción intensa

Ambas propuestas nos ponen por delantes decenas, incluso centenares de vehículos de ensueño en los que el nivel de detalle roza lo obsesivo, recreando cada uno de los automóviles al milímetro tanto por fuera como por dentro y permitiéndonos realizar los ajustes de tracción, equilibrado o llantas para que, a la hora de salir al asfalto digital, vivamos una auténtica competición en la que cada detalle cuenta.

Sin embargo, el enfoque que le da cada saga es diferente y casi -casi- complementario: en ‘Forza’ prima la competitividad y -hasta cierto punto- la creatividad al volante a base de exponerse a diferentes situaciones; mientras que Gran Turismo beneficia generosamente la disciplina y la búsqueda de la trazada perfecta en cada curva a base de constancia. ¿Cuál de estas dos filosofías es capaz de saciar a los apasionados del motor?

Con ‘Forza Motorsports 7’ y ‘Gran Turismo Sport’ ya en las tiendas, queremos poner cada juego frente a frente en la comparativa definitiva entre ambas propuestas. Hay muchos más títulos, como el imprescindible ‘Project CARS 2’ o un ‘F1 2017’ que, pese a su nombre, lleva poco más de un mes entre nosotros. Sin embargo el choque de enfoque entre las sagas de Microsoft y Sony es especialmente interesante. Y puestos a entrar en faena, comenzaremos por la saga que revolucionó el género de la conducción hace dos décadas.

Sport, el broche de la celebración de los 20 años de Gran Turismo

Regresamos a 1997. La primera PlayStation se empieza a imponer en números a las consolas de titanes como Nintendo y SEGA, y el ‘Gran Turismo’ original fue uno de los indiscutibles causantes: coches, escenarios y efectos que llevaban al límite el hardware de Sony y que dejaban claro que el subtítulo del juego, ‘The Real Driving Simulator’ iba completamente en serio.

Desde entonces, la saga ‘Gran Turismo’ se ha esforzado en ofrecer un apartado técnico de vanguardia acompañado de una jugabilidad centrada en el dominio absoluto de cada circuito y automóvil, y hay que reconocer que lo pone fácil: Kazunori Yamauchi, máximo responsable de la saga y piloto ocasional, ha ofrecido tutoriales, desafíos y vídeos explicativos desde la primera entrega.

Con el reciente estreno de ‘Gran Turismo Sport’ los fans recuperan esos mismos principios, y lo hacen con tres interesantes añadidos. Por un lado ‘Sport’ es el debut de la saga en PS4, la actual generación de consolas, lo que supone un refuerzo técnico muy a considerar en todos los aspectos. Pero además, es uno de los principales embajadores de PlayStation VR, siendo uno de los proyectos más atractivos de realidad virtual.

Sin embargo, el enfoque central de ‘Gran Turismo Sport’ es su apartado competitivo. Si bien ‘Sport’ no crea el mismo impacto visual que obtuvo en 1997, su as en la manga es el modo que le da nombre a la propuesta: el modo Sport nos permitirá disfrutar de competiciones online contra otros jugadores y el objetivo es saciar ese aspecto de corredor competitivo en videojuegos que hará las delicias de los apasionados del motor.

Forza, una de las mejores excusas para dar el salto a la bestia negra de Microsoft

El primer ‘Forza Motorsports’ llegó en mayo de 2005, aunque tardaría un par de entregas más en demostrar que era mucho más que un alumno aventajado de ‘Gran Turismo’ o el equivalente para las consolas Xbox: desde el principio se incluyeron opciones de personalización a los vehículos y un apartado online potente, pero la serie no tardaría en alejarse de lo mostrado en las consolas de Sony.

A diferencia de la propuesta de Yamahuchi, ‘Forza’ ofrecería una evolución constante y palpable en lo jugable, sin que esto último desacelerará la producción de un nuevo lanzamiento cada dos años. En 2012, y con cuatro entregas editadas, la saga pasaría a ser anual intercalando cada nuevo ‘Forza Motorsports’ con un ‘Forza Horizon’ desarrollado por Playground Games que nos permitiría competir en enormes mundos abiertos sin que eso afectara al sistema de conducción o al número de vehículos.

En la saga de conducción de Microsoft cuenta la experiencia al volante, por supuesto, pero ofrece un interesante enfoque creativo al jugador: salir de los circuitos, los impactos y colisiones y el no abordar las curvas a la perfección no nos costarán la carrera dando un extra de creatividad al jugador. Pero además, si pulsamos un botón podremos rebobinar nuestra jugada lo suficiente como para que aquél que quiera una carrera impoluta no tenga que empezar desde el principio.

‘Forza Motorsports 7’ no solo es el cúlmen de una saga que ha calado con una fuerza enorme entre los apasionados por el videojuego, sino que es puro músculo técnico. Es más, si apostamos por la versión digital en vez del clásico disco, la compra incluye una copia de consola y PC, y si la versión de Xbox One saca un estupendo partido de sus componentes, en Windows 10 es un espectáculo visual: juego en resolución 4K y a unos 60 fps fluidos. Algo que también se puede ver en Xbox One X, la revisión definitiva de la sobremesa de Microsoft. ¡La bestia negra de la compañía de Redmond!

Con las cifras sobre la mesa

Con ambas propuestas ya disponibles y varias partidas por delante, llega el momento de medir lo que nos proponen los estudios Polyphony Digital y Turn 10 con propiedad. Y nada como una tabla en la que se comparan los aspectos esenciales más allá de la propia jugabilidad para entrar en materia.

Gran Turismo Sport

Forza Motorsport 7

Plataformas disponibles

PlayStation 4

Xbox One, PC con Windows 10

Desarrollador

Polyphony Digital

Turn 10

Primer juego de la saga

Gran Turismo (PlayStation) 1997

Forza Motorsport (Xbox) 2005

Anuncio oficial

27 de octubre de 2015

11 de junio de 2017

Fecha de lanzamiento

17 de octubre de 2017 (Estados Unidos)

3 de octubre de 2017

Resolución Máxima

1080p reescalado a 4K en PS4 Pro

3840x2160 en Xbox One X y PC

Cross-Play

No

Si entre Xbox y PC con Windows 10

Realidad Virtual

Sí vía PlayStation VR

NO

Multijugador

Online y pantalla dividida

Online y pantalla dividida

Clima dinámico

No, ajuste manual

Si

Colisiones y Desperfectos

Rozaduras leves

Deformaciones en chapa y carrocería según impacto

Modos Principales

  • Arcade
  • Campaña
  • Sport
  • Fotografía
  • Forza Driver’s Cup
  • Modo Libre
  • Multijugador
  • Ligas
  • Galería

Número de vehículos disponibles de lanzamiento

162

Más de 700

Número de Circuitos

  • 17 ubicaciones
  • 40 recorridos distintos
  • 32 ubicaciones
  • 200 recorridos distintos

Ediciones

  • Estándar
  • Día 1
  • Limitada
  • Coleccionista
  • Standard
  • Deluxe
  • Ultimate

Puntuación en Metacritic

75 crítica/ 6,1 usuarios

86 crítica /5,6 usuarios

Análisis en VidaExtra

Análisis Gran Turismo Sport

Análisis Forza Motorsport 7

De entrada, y con los números sobre la mesa, nos encontramos con un ‘Forza Motorsports 7’ que saca ventaja clara como propuesta de juego: más coches, más pistas y una resolución mayor. Pero más allá de eso, Turn 10 ofrece efectos climáticos durante la carrera.

Ahora bien, ‘Gran Turismo Sport’ apuesta por el formato de realidad Virtual, pero el nivel de detalle que encontramos no se queda atrás. De hecho, ofrecer casi la quinta parte de vehículos que su contrapunto en Xbox permite que Yamahuchi y su equipo se vuelquen por completo en los detalles, pero. ¿hasta qué punto se nota esa diferencia?

El apartado visual: es hora de sacar el músculo técnico

‘Gran Turismo Sport’ y ‘Forza Motorsports 7’ no solo sacan el máximo partido a cada consola, sino que han sido diseñados con las actuales revisiones de las mismas con extra de potencia. Dicho de otro modo: más allá de su jugabilidad, sólo desde una PS4 Pro y una XBox One X se puede extraer todo su potencial técnico.

Uno que entiende que el presente del motor en consolas ya se ve en 4K, con un sistema HDR que mejora la intensidad del color y con la fluidez de unos 60fps, si. Pero lo verdaderamente interesante es cómo Polyphony y Turn 10 consiguen que esta espectacularidad, sólo abordable desde una pantalla preparada esta tecnología, no les condicione los detalles más sutiles que cualquier apasionado del automovilismo no pasaría por alto.

Partiendo desde esos propios detalles, vemos que ambos títulos han reproducido milimétricamente cada vehículo, aunque ‘Gran Turismo’ ha compensado la cantidad de automóviles ofrecidos -prácticamente cinco veces menos- con unos resultados más exigentes que quedan plasmados en elementos exquisitamente sutiles como los cierres o los focos como queda reflejado en el análisis de Digital Foundry.

1

Pero más allá de los propios vehículos, y continuando con la propuesta de conducción de Sony, también nos encontramos con unos circuitos en los que la diferencia numérica también ha sido equilibrada con una mayor fidelidad en las edificaciones. Ahora bien, en Xbox (y PC) la resolución del asfalto y el resto de elementos es bastante mayor.

1

A esto hay que añadirle un matiz muy diferencial: ‘Forza’ apuesta por un sistema de iluminación que saca partido del clima dinámico, mientras que en ‘Gran Turismo’ la iluminación y la climatología están fijadas antes de comenzar la carrera.

1

Curiosamente, los vehículos fabricados en Japón también presentan alguna diferencia en ambos juegos: en ‘Forza 7’ veremos las versiones occidentales (con el asiento del conductor a la izquierda) mientras que en ‘Gran Turismo’ veremos los modelos asiáticos.

De este modo, en ‘Forza 7’ -y siempre que avancemos- veremos como las nubes o el cielo presentan variaciones dándole un plus de realismo, mientras que Yamahuchi ha preferido buscar la máxima perfección fotográfica haciendo que, aunque configuremos el juego para hacernos una maratón de 8 horas al volante (algo que el juego permite) estemos ante un atardecer eterno, en el sentido literal de la expresión.

1

Eso no quita que haya algún truco de diseño para ahorrarle a cada consola un poco de carga: en ‘Gran Turismo Sport’ todos coches comparten los reflejos del vehículo que conducimos mientras que en ‘Forza 7’ la chapa y la carrocería reflejan todo lo que se ve en pantalla, lo cual incluye las líneas de referencia que dejan los desarrolladores.

Ahora bien, existe un punto muy a destacar: al impactar contra otros vehículos veremos como los vehículos de ‘Forza 7’ no solo ofrecen físicas mucho más acentuadas (y realistas), también queda patente cómo esto le pasa factura a su chapa en función del tipo de golpe recibido. Por otro lado, sólo veremos algunas rasgaduras leves en ‘Gran Turismo Sport’ incluso nosotros mismos si provocamos una enorme colisión, quitando algunos circuitos de Rally, tendremos las cuatro ruedas pegadas al asfalto en todo momento.

Como detalle extra, la recreación del público en las gradas o los árboles se han planteado de modos diferentes: el estudio japonés apuesta por el público recreado a base de polígonos muy básicos y un sistema de ramificaciones que le dan cierta sensación de profundidad sin que cueste demasiados recursos a la PS4, mientras que ‘Forza’ ofrece un público más variado y definido a base de Sprites y el clásico sistema de hojas en 2D estratégicamente situadas.

1

¿Cual es el enfoque jugable de Gran Turismo Sport y Forza 7?

Como ya hemos podido ver, ambas entregas son una delicia en lo visual y lo jugable, cada una aporta una sensación diferente al jugador. Es más, la propia experiencia jugable entre ‘Gran Turismo Sport’ y ‘Forza Motorsport 7’ se va distanciando de manera progresiva.

Pese a que fue anunciado el pasado mes de junio, ‘Forza 7’ llegó antes apostando por ofrecer un juego de conducción en el que cualquier jugador es bienvenido, pero si queremos sacarle todo el potencial deberemos ir quitándole los rodajes al juego y empezar a ajustar las opciones de conducción manual. Algo que el propio título sabe recompensar metidos en carrera sin perjudicar a los jugadores más casuales.

1

Con todo, hay varios factores muy a considerar: Microsoft lleva años eliminando las barreras que separan a los jugadores de PC y consolas y gracias al programa Play Anywhere podremos hacernos con las dos ediciones de Forza adquiriendo la versión digital. Además, los progresos (y automóviles) que obtengamos en consola se mantendrán en nuestra copia de escritorio, y viceversa. De este modo podemos llevarnos nuestro juego en un portátil que cumpla los requisitos mínimos y disfrutar de lo conseguido en nuestro sofá al regresar a casa.

Por otro lado, el modo campaña está más centrado en la competición y la obtención de vehículos, y hay cientos por desbloquear. Sin embargo, los contenidos de post-lanzamiento (los cuales no son una novedad en la saga) y la implementación de las cajas de botín, un sistema en el cual podemos adquirir mejoras y elementos decorativos con crédito obtenido in-game o dinero real, condicionan una competencia equilibrada incluso contra la propia IA.

‘Gran Turismo Sport’ llegaría dos semanas después, aunque su lanzamiento original estaba previsto para el año pasado. Eso sí, se puede decir que buena parte del tiempo extra de desarrollo se usó para reforzar el modo Sport, el as en la manga de Yamahuchi, con una beta online de carácter cerrado que duró un par de meses y se celebró en Japón, Estados Unidos y Europa.

El objetivo de esta beta era triple: pulir el sistema de emparejamientos, servir como embajador para jugadores nuevos y veteranos de la saga y demostrar que, pese al retraso, el núcleo jugable del proyecto ya estaba terminado y solo hacía falta afinar los elementos clave.

Como ya comentamos un poco más arriba, ‘Gran Turismo’ es un juego fácil de entender aunque son necesarias muchas horas de juego para dominar: la premisa de Polyphony digital sigue siendo que busquemos la trazada perfecta en cualquier circunstancia, memoricemos cada curva de cada circuito y sepamos los límites de cada vehículo para aprovecharlos al máximo.

1

De hecho, el llamado modo campaña del juego es en realidad el sistema de carnets y tutoriales de entregas pasadas, con más desafíos y -como no- premios. Pero en esta entrega se nos da un motivo de peso para aprovechar el matiz perfeccionista de la saga: el modo Sport busca ofrecer un ecosistema online completamente competitivo entre los jugadores.

De este modo, el enfoque de ‘Gran Turismo Sport’ no se queda en la experiencia al volante sino que se apuesta por incluir un sentimiento de progresos constantes en base a torneos y eventos que se celebran periódicamente. Uno que incluso está avalado por la FIA y que intenta equiparar las carreras digitales en las que puede participar todo el que tenga una copia del juego con las competiciones reales a través de torneos reglados y un sistema de emparejamiento y clasificaciones sólido.

Eso sí, los amantes del diseño de automóviles tienen en el proyecto de Polyphony un modo fotografía transgresor y completísimo, en el que encontramos todas las herramientas de edición necesarias para sacar la imagen perfecta de nuestros vehículos favoritos en fondos reales y con el vanguardista aprovechamiento de la luz y los elementos atmosféricos.

1

Ambos títulos están diseñados para colmar nuestros garajes virtuales de coches de ensueño y no nos costará demasiado conseguir premios en forma de flamantes deportivos o créditos suficientes como para pasarnos por esos nutridos concesionarios y darnos un capricho digital. Sin embargo lo mejor es que tanto ‘Forza 7’ como ‘Gran Turismo Sport’ están planteados para seguir expandiéndose y complementarse. Y ahí es donde cada uno tiene que decidir cuál de las dos opciones es la que más encaja con su manera de entender en motor en consolas.

Ambos juegos son una delicia en lo visual y lo jugable, pero la experiencia que proponen se va distanciando de manera progresiva.

Ya no hacen falta aquellas mastodónticas (y divertidisimas) cabinas del ‘Out-Run’ para hacernos creer que estrechamos los vínculos que separan la conducción real y la digital. Pero lo mejor es que, más allá de la fantasía de tener un garaje con cientos de coches de lujo, correr junto a otros pilotos a toda velocidad por Autodromo Nazionale Monza, el Mazda Raceway Laguna Seca o el legendario autódromo Nürburgring no solo es una realidad, sino que está comenzando a convertirse en una competición real.

Más sobre Gran Turismo y Forza Motorsport 7

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos